Chávez Jr. entrena a tope a una semana de su pelea

Por en Boxeo 05/26/11 2:30pm
 
 
 

Julio César Chávez Jr. entrena duro para su próxima e histórica pelea. REFORMA

HOLLYWOOD

Un día que para muchos podría ser de locos, para el púgil mexicano Julio César Chávez hijo es de lo más normal.

“Me estás matando”, le grita el sinaloense invicto de 25 de años al preparador físico Alex Ariza mientras entrena duro en el gimnasio Wild Card, propiedad de Freddie Roach, el mismo entrenador de Manny Pacquiao.

Es la preparación más intensa y completa en su carrera profesional, pero se justifica pues el 4 de junio disputará su primer título mundial, en el Staples Center de Los Ángeles, el de peso mediano del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) en poder del alemán Sebastian Zbik.

“Termino rendido, pero es parte de esto, quiero ser campeón y me estoy entrenando como nunca. Es un entrenamiento muy duro, donde cada día es distinto. Trabajamos fortaleza, corremos, boxeamos en el gimnasio y hasta nos toca nadar de vez en cuando.

“Es un entrenamiento muy completo el que hacemos, muy difícil, incluso hacemos ejercicios duros que actualmente ya no hace ni Manny Pacquiao (también entrenado por la dupla Roach-Ariza), por lo duro”, apunta el hijo del legendario campeón sonorense Julio César Chávez.

Se nota que es la primera gran concentración de Julio desde que debutó en el boxeo profesional en septiembre de 2003 en el Parque Revolución de Culiacán.

Eso sí, “El Pelón” hace todo con ritmo, desde que se traslada en auto al gimnasio, cuando corre o en pleno entrenamiento se coloca sus audífonos. Le encanta la música en español y en su iPod pone a Ana Gabriel, Yuri y hasta Banda.

Lo cierto es que siempre tiene que traer las pilas a tope, pues su día es maratónico, como el que CANCHA atestiguó.

Por casi dos meses, de dos a tres veces por semana, Julio se ha levantado a las 6 de la mañana a correr. Tras desayunar, revisa información en internet y contesta mails.

A mediodía llega al gimnasio donde pasa al menos dos horas, empezando con 30 minutos de trabajo cardiovascular y luego se fortalece por hora y media más con ejercicios no boxísticos. Los demás días hace lo de todos los boxeadores: pera, costal, sombra…

Después de comer, dedica un par de horas a analizar videos de las peleas de su rival en turno. Y algo clave: el descanso. Tiene que irse a la cama entre 8 y 9 de la noche.

Analiza a su rival

Chávez Jr. ve fijamente el televisor de plasma de 32 pulgadas en la sala del departamento que le rentaron para su siguiente pleito, el cual se ubica en el sexto piso de la Vine Street, en pleno corazón de Hollywood.

“Tiene muy buena defensa, se cubre muy bien, pero abajo tiene fallas”, explica el sinaloense mientras ve una de las peleas de su rival, el campeón alemán Zbik.

El peleador mexicano e invicto sabe que es la pelea más importante de su vida y que debe revisar todos los detalles.

“Tengo tres peleas grabadas de Zbik. Por lo que hemos visto es un peleador muy fuerte y con una gran defensa, pero lo analizamos ya varias veces y vemos que no le han pegado abajo. Vamos a hacer eso, a darle abajo.

“También no tiene muchas combinaciones, tiene el estilo europeo. Vamos a tirar muchas combinaciones”, revela.

La mano derecha es el arma letal del alemán. Julio ha visto los videos una y otra vez, y dice que cada vez encuentra un detalle más que le servirá arriba del ring.

“Tiene una derecha potente, hay que anularla, es con lo que hace daño”, asevera.