Ozzie Guillén se pasó de bocazas y ahora piden su cabeza

Por en Béisbol 04/9/12 11:57am
Ozzie Guillén no ha empezado bien su etapa en los Miami Marlins, ni deportiva ni socialmente hablando. SARAH GLENN/GETTY

Para empezar tengo que reconocer que siempre he sido un gran admirador y defensor del estilo del mánager venezolano Ozzie Guillén durante todo su tiempo que estuvo dirigiendo a los White Sox. Y eso que también rajó de lo lindo. Pero siempre lo hizo con su verdad por delante y diciendo lo que pensaba aunque muchos se molestaran.

Pero todo tiene su límite y hay que ser un poco inteligente para no pasarse de la raya soltando comentarios fuera de tono y completamente absurdos y ofensivos en un momento y lugar poco adecuado.

Eso es lo que le ha pasado exáctamente a Guillén, actual mánager de los Miami Marlins, al declarar en una nota de Time Magazine que “me encanta Fidel Castro”. Decir esto en la Florida, donde la comunidad cubanoamericana, anticastrista por naturaleza, es prácticamente dueña del estado, es como hacerse el harakiri o firmar tu sentencia de repudio.

De momento, además de lloverle las críticas por todos lados, menos de la isla y del gobierno de su natal Venezuela, el  grupo de cubanoamericanos denominado Vigilia Mambisa y liderado por Miguel Saavedra, ya ha anunciado acciones de boicot para empujar el despido de Guillén como mánager de los Marlins, y para empezar, según publica NBC Miami, enviará una caravana de coches al Marlins Park el martes en medida de protesta.

Guillén no tardó mucho en dar marcha atrás y quiso explicar sus palabras, lo que fue realmente peor. Por lo que finalmente optó por disculparse por su desafortunado comentario.

“Yo respeto a Fidel Castro. ¿Sábes por qué? Porque mucha gente ha querido martarlo en los últimos 60 años y él sigue todavía ahí”, explicó Guillén.

“Si la gente sigue decepcionada o molesta con lo que dije, no los culpo y estoy con ellos”, añadió. “Llevo viviendo en Miami 12 años y sé exáctamente lo que representa Castro para esta ciudad”.

Guillén dijo además que “está al cien por cien en contra de la manera que Castro trata a su pueblo y su país”.

Este lunes Guillén aseguró tras ganar 6-2 en Filadelfia que se marchaba rápidamente de vuelta a Miami para pedir disculpas personalmente en una rueda de prensa este martes en el Marlins Park a las 10:30 am, a donde a invitado a todo el mundo.

“Cualquiera que quiera acudir, que se sienta libre para ir”, dijo Guillén. “No quiero hacer un comunicado porque es mucho peor. Quiero que la gente me mire a la cara y ver lo que pasa y cuál es el problema”.

Guillén también dijo que no ha podido dormir en los últimos tres días desde que la noticia reventó en los medios.

“Me siento muy culpable, mal y triste y sobre todo muy avergonzado”, dijo el piloto de los Marlins.

Entre los peloteros de los Marlins que Guillén tiene a sus órdenes se encuentra el infielder Gaby Sánchez, hijo de cubanos exiliados, y que afirmó al respecto que “Guillén no admira al déspota cubano”, así como que se está montando un tremendo drama por  nada.

Por su parte, los Marlins sacarón la semana pasada el siguiente comunicado al respecto: “Somos conscientes del artículo. No hay nada que respetar de Fidel Castro. Él es un brutal dictador que ha causado un infinito dolor por más de 50 años. Vivimos en una comunidad llena de víctimas de este dictador y la gente en Cuba continúa sufriendo hoy”.

El aterrizaje de Guillén en los Marlins no está siendo nada bueno, ya que además de esta dura polémica y enfrentamiento con gran parte de la masa social que sigue al equipo, hay que añadir el mal arranque deportivo que ha tenido el equipo, donde de cuatro juegos disputados sólo ha ganado uno. Y para colmo, los nuevos uniformes del equipo son centro de mofas y chistes en todo el país.