Filipinas llora la sorpresiva derrota de Pacquiao

Por en Boxeo 06/10/12 3:18pm
La afición filipina reacciona contrariada tras escuchar la de decisión de la derrota de Pacquiao. JAY DIRECTO- GETTY

La multitud quedó en silencio durante unos segundos y algunos lloraban sin pudor mientras observaban una pantalla gigante en un parque de Manila, después de que Manny Pacquiao perdió el sábado su corona de peso welter de la Organización Mundial de Boxeo en una controvertida decisión dividida.

Los filipinos vieron el combate en cines, hoteles, parques públicos e incluso en bases militares, y quedaron sumamente sorprendidos cuando Pacquiao, ganador de ocho divisiones mundiales de boxeo, sufrió su primera derrota desde marzo del 2005.

El estadounidense Timothy Bradley terminó una racha de 15 triunfos de Pacquiao en el cuadrilátero, pero muchos filipinos no aceptaron la derrota, en una pelea que fue dominada por su compatriota.

“Estoy devastado”, dijo a Reuters el entrenador de baloncesto Carlos Tiu, quien vio la pelea con su familia y amigos en un bar.

La gente en el bar estaba sorprendida por la decisión de los jueces. Muchos se quedaron sin habla por un momento, pero no hubo ninguna protesta simultánea.

“Estoy sorprendido y decepcionado”, dijo Gina Tubo, una madre de 42 años, secándose las lágrimas de sus ojos.

“La decisión fue injusta. Hubo un momento en que Bradley se tambaleó. ¿Cómo pudo Pacquiao perder?”, se preguntó.

Pacquiao estaba convencido de que había ganado la pelea en Las Vegas y la multitud abucheó la decisión de los jueces, lo que provocó críticas en el mundo del boxeo.

El púgil británico Amir Khan dijo en su cuenta en Twitter que el resultado fue un “robo”, mientras que el ex campeón mundial de pesos pesados Lennox Lewis calificó la decisión de los jueces como “vergonzosa”.

También pudo apreciarse frustración en los rostros de los cientos de soldados que miraron el combate en las bases militares de todo el país.

Los filipinos respaldaron a Pacquiao, quien ofreció de inmediato una revancha a Bradley.

“Manny seguirá siendo nuestro campeón”, dijo el portavoz del Ejército, Arnulfo Marcelo Burgos, sobre Pacquiao, un congresista filipino ampliamente considerado como el mejor boxeador del mundo libra por libra.

Las calles de Manila estaban desiertas antes y durante la pelea, con los filipinos pegados a la televisión.

Las autoridades policiales han dicho que los índices de criminalidad del país caen cada vez que Pacquiao entra al ring.