Los Xolos de Tijuana se coronan en el infierno de Toluca

Por en Deportes 12/2/12 8:25pm

 

Fidel Martínez (negro) de los Xolos, fue una pesadilla por las bandas para Carlos Esquivel. REFORMA

El apoyo fue incondicional desde mucho antes del silbatazo inicial. El ambiente en el Nemesio Diez, casa de los Diablos Rojos del Toluca, era inmejorable.

La visita, los Xoloitzcuintles de Tijuana, llegó con la ventaja en el marcador. Un 2-1 que terminó por ser una lápida a pesar de que los locales dejaron cuernos, rabo y trinche en la cancha.

Dos horas antes de iniciado el encuentro, a las 4 pm hora del centro, y vía Facebook, Víctor Sánchez Arreola, un “diablo de corazón”, contaba que “el infierno huele a gloria” y confiaba en que su equipo sumaría su décimo primer título como campeón del fútbol mexicano. Simplemente no fue.

Del otro lado, el apoyo no era menos. Alejandro Galindo, también en Facebook, veía cristalizado su anhelo. La primera estrella para los Xolos. “Hoy te veré campeón y gritando en la grada, dejando el corazón, en la cancha mi equipo Xolos será campeón…”. Se le cumplió.

A la cancha, los Xolos saltaron de negro, mientras que los Diablos en su color característico.

Los primeros cinco minutos fueron de imprecisiones, como de estudio. Y en los siguientes cinco, los Xolos presionaron un poco, pero cedieron la iniciativa al Toluca.

Para el 10, desde las gradas, llegó el primer saludo para Cirilo Saucedo, el meta de los Xolos, un “pu…” tan sonoro como para darle la vuelta al mundo. De ahí en adelante, el saludito era cada vez que tocaba el balón. Ya para la duodécima ocasión, Saucedo nomás sonreía.

Con el marcador a su favor, Xolos salió a hacer su juego. Después de todo, quien estaba obligado a pegar, y doble cuando menos, era el Toluca.

Tal era el ambiente en el estadio que la voz de los cronistas prácticamente desaparecía.

En las laterales, Enrique “Ojitos” Meza, técnico de Diablos, y Antonio “Turco” Mohamed, timonel de Xolos, trabajaban su áreas.

En la cancha, mucho intercambio en el medio campo. Xolos, atrás, aguantó casi toda la primera mitad. Toluca insistía, pero nada en concreto.

Cuarenta y cinco minutos después, nada para nadie. Meza simplemente no pudo descifrar el planteamiento de Mohamed, a quien por cierto dirigió cuando éste jugaba en Toros Neza.

Para la segunda parte, Meza ajustó con Brambila en lugar de Ríos al 46 y con Cacho en lugar de Dueñas al 65. Mohamed hizo lo propio con Ruiz en lugar de Moreno al 46, con Ábrego por Corona al 69 y con Hernández por Riascos al 75, por lesión.

Apenas empezado el segundo tiempo, Talavera tuvo que emplearse a fondo para que un disparo de Castillo no terminara en el fondo de las redes rojas. Era el primer aviso.

Para el 56 Toluca tuvo una oportunidad en la cabeza de Tejada. Parecía más fácil meterla que echarla fuera, pero ocurrió al revés. Goles que no vuelven, dicen, y así fue.

Los Diablos presionaban y Xolos apostaba al contragolpe, pero las imprecisiones a la hora de concretar les impedían lograr el gol para sellar el triunfo.

Y la sorpresa vino al 69. Arce dispara al arco desde fuera del área luego de una falta y el balón rebota en el poste para que Ruiz, solo frente a Talavera, completara la tarea. Falla inmensa de la defensa toluqueña. Silencio en el infierno.

Toluca apenas se reponía y la apuesta de Mohamed para el segundo tiempo, el contragolpe, rindió frutos. Al 70 Riascos amaga a Talavera y la pelota se fue al fondo. Una losa imposible de levantar.

Toluca necesitaba dos para soñar y tres para lo imposible.

Al 75, Riascos sale por lesión y lo nunca antes visto en una transmisión del fútbol mexicano: Anuncios justo cuando más emocionante estaba el partido.

Al 78 Toluca casi anota, pero Saucedo se empleó a fondo y rescató en la línea de meta. Los Diablos insistían, pero era prácticamente imposible.

En los últimos 10 minutos, la desilusión se apoderó de las gradas. La afición abandonó el Nemesio Diez. Dejó que Mohamed, con lágrimas, y sus muchachos recibieran la copa con el estadio a medias. Sólo lo más leales se quedaron para ver cómo Diablos recibía el premio de consolación: El subcampeonato.

Con este título, el primero para Xolos, quien esta temporada subió a primera división, Mohamed se convierte en el primer entrenador extranjero en coronarse en el fútbol mexicano desde 2005, cuando su paisano, el argentino Américo Gallegos. lo consiguió precisamente con Toluca.

Alineaciones
Toluca: Talavera, Novaretti, Tiago Rodríguez, Silva, Sinha, Esquivel, Dueñas (Cacho, m. 65), Ríos (Brambila, m. 46), Benítez y Tejada
Tijuana: Saucedo, Castillo, Gandolfi, Aguilar, Arce, Moreno (Ruiz, m. 46), Martínez, Corona (Ábrego, m. 66), Pellerano, Riascos (Hernández, m. 75) y Núñez
Estadio: Nemesio Diez con capacidad para 27,000 espectadores
Sede: Toluca, Estado de México
Árbitro: Juan Francisco Chacón. Amonestó a Novaretti al 68 (Toluca) y a Martínez al 85 (Xolos)