El fundador de Spartan Race nos muestra por qué ‘esta es más que una carrera en lodo’

Por en Deportes 12/6/12 2:20pm

La carrera ‘Spartan Race’ ofrece algunos de los obstáculos más difíciles y desafiantes, pero recientemente en su versión ‘Sprint’ en una lluviosa y fría mañana de diciembre en las colinas de Malibú, el recorrido fue aun más duro, con un terreno mojado y lodoso desde la línea de inicio hasta la meta.

Desde los primeros pasos tras empezar la carrera de cinco kilómetros nos dimos cuenta que esta no sería como el resto de las llamadas carreras ‘Mud Run’ en las que hemos participado. Las colinas lodosas no eran nada fáciles de cruzar y a solo metros del inicio nos encontramos con el primer obstáculo, un pantano de agua lodosa y extremadamente fría.

A partir de ahí los desafíos llegaron uno tras otro. Saltamos por encima de paredes, escalamos redes de carga lo doble de alto de otras carreras, dimos 30 saltos seguidos sobre cajas de madera, cruzamos un pasamanos tan resbaloso que la mayoría de los participantes preferían colgarse usando también sus piernas y nos arrastramos por debajo de alambres de púas sobre una colina enlodada de 72 yardas, casi 10 veces más larga de las que habíamos intentado en otras carreras.

Y para hacer de cada desafío una tarea más difícil, los participantes debían realizar de 15 a 30 saltos ‘burpees’ si no eran capaces de terminar el obstáculo. Un ‘burpee’ es un ejercicio de resistencia cardiovascular en el que se debe lanzar al piso en cuclillas, se extienden las piernas, se hace una flexión de codos y desde esa posición se levanta para hacer un salto vertical con los brazos en alto, toda esa secuencia es una repetición.

Tras recorrer 3.1 millas, los corredores se veían exhaustos al llegar al área de la meta, desafortunadamente la tortura no terminaba ahí. Entre la línea de meta y los corredores se encontraba un grupo de espartanos que sostenían palos justa, preparados para impedir el paso a los que se atrevían a cruzar.

Pero una vez cruzada la meta, los participantes eran recibidos con una medalla, una cerveza gratis y el respeto de sus compañeros y camaradas espartanos.

Joe Desena, el fundador de ‘Spartan Race’, se tomo el tiempo para hablar con nosotros sobre este y otros eventos por venir. Nos explico como esta no es otra carrera ‘Mud Run’ y se burlo de la comparación con esas ‘Fiestas’.

“Esas carreras fiestas a las que te refieres no son desafíos. Y aunque esta bien que la gente salga a hacer un poco de ejercicio al participar en ellas, no se comparan con nuestra carrera” dijo Desena.

“Nosotros te traemos desafíos duros y tal como en la vida real no puedes brincarte ninguno. Si no eres capaz de terminar serás penalizado con más ejercicios. Aquí el tiempo cuenta y existen rankings y sistema de puntuación en este deporte”.

Joe Desena también menciono que el siguiente paso es llevar este tipo de eventos a las olimpiadas y hacerlo un deporte oficial.

“Si el ping-pong esta ahí, ¿Porque nosotros no? Estamos en el proceso de llevarlo a las olimpiadas y les aseguro que pronto nos verán por ahí”.

‘Spartan Race’ fue fundada en el 2004, a diferencia de las otras promotoras de carreras, ellos no proporciona ninguna información sobre el recorrido u obstáculos hasta el día del evento. Esto hace que sea más intensa y desafiante para los atletas, ya que no saben lo que están a punto de enfrentar.

‘Spartan Race’ ofrece también diferentes niveles de carreras que varían en longitud y número de obstáculos. El ‘Spartan Sprint’ es la más corta de las cuatro carreras con 5 kilómetros. ‘Super Spartan’ es de 8 millas. ‘Spartan Beast’ es la distancia de un medio maratón de 13.1 millas.

Y para aquellos que lograron conquistar las tres carreras y se sienten listos para el desafío más grande existe el ‘Spartan Death Race’, un recorrido de 50 millas por las bosques de Vermont.

Durante la ‘Death Race’, se les puede pedir a los competidores que realicen tareas como cortar leña por 2 horas, cargar un tronco de 20 libras durante horas, levantar rocas 10-30 libras durante 5 horas, encender una fogata sin el uso de cerillos, cortar un quintal de cebolla, arrastrarse por barro bajo alambre de púas, o después de 20 horas de carrera, memorizar los nombres de los primeros 10 presidentes de EE.UU. o un versículo de la Biblia, escalar a la cima de una montaña y recitarlos de nuevo en el mismo orden.

A diferencia de otras carreras de resistencia que ofrecen un mapa detallado, los participantes de la versión ‘Death Race’ no tienen ni idea de qué esperar ya que el mapa del curso y la lista de desafíos se mantienen en secreto. La carrera puede variar desde 24-48 horas. Para un atleta de resistencia, aunque se encuentre en la mejor forma física, el no saber donde es el final puede ser una auténtica tortura.

Posiblemente no estemos listos aún para el ‘Death Race’, pero hemos sido invitados personalmente por Joe Desena, aunque sonó más como un desafío, a conquistar el ‘Super Spartan’ en enero y el ‘Spartan Beast’ en abril… ¡Desafío aceptado! Nos vemos en enero Joe.