Las razones y consecuencias de la confesión de culpabilidad de Lance Armstrong

Por en Ciclismo 01/15/13 12:55pm
El exciclista Lance Armstrong fue entrevistado por Oprah Winfrey en Austin, Texas, este lunes 14 de enero. REUTERS/Harpo Studios

La confesión este lunes de Lance Armstrong a la periodista Oprah Winfrey de que utilizó sustancias prohibidas podría tener ramificaciones legales o financieras. Aunque todo fue un plan muy estudiado por el exciclista estadounidense.

Aconsejado por un equipo de juristas, esta semana Armstrong empezó su campaña de limpiar su imagen para poder rehacer su vida deportiva, afirma The Wall Street Journal.

Arrancó el lunes por la mañana disculpándose ante el personal de su Fundación Livestrong de lucha contra el cáncer y luego concedió la entrevista a Oprah para confesar que se dopaba. Esta entrevista será emitida el jueves.

El objetivo de Armstrong con este cambio de actitud tras reiteradas negativas de su dopaje no es otro que sentar las bases para que la Agencia Antidopaje de Estados Unidos (USADA) considere la posibilidad de dejarle competir al máximo nivel en triatlón, el nuevo deporte adoptado por el estadounidense tras su retiro del ciclismo en 2011.

En muchos casos, la USADA ha castigado con un mínimo castigo de seis meses de suspensión a deportitas que han admitido su dopaje y han colaborado a esclarecer los hechos. Mientras que el castigo regular por dopaje es de dos años de suspensión.

Armstrong, que nunca dio positivo en un control de dopaje, perdió los siete títulos conseguidos en el Tour de Francia (1999-2005) después del informe inculpatorio que emitió el pasado agosto la USADA, del que no quiso defenderse y por lo que fue suspendido de por vida del ciclismo.

El patrimonio del exciclista se estima que supera los $100 millones de dolares, aunque muchas y grandes firmas como Nike ya le retiraron su patrocinio cuando estalló el escándalo de que usaba sustancias prohibidas. Aunque la firma siguió apoyando a Livestrong.

Desde que la Unión Internacional de Ciclismo (UCI) borrara sus récords de los libros de registro, el Sunday Times de Gran Bretaña ha demandado a Armstrong por más de 1 millón de libras (1.6 millones de dólares) tras haberle pagado 300,000 libras ($482,324 dólares) por difamación en 2006 por publicar una historia en la que sugería su dopaje.

Una compañía de seguros de Texas ha amenazado también con acciones legales para recuperar millones de dólares en bonos que le pagó por múltiples victorias.

El gobierno del estado de Australia del Sur reclamará una compensación por daños, tras haberle pagado para que participara en tres ediciones del Tour Down Under (del 2009 al 2011), después de que éste haya reconocido que se dopó durante su carrera.

Jay Weatherill, primer ministro de dicho estado australiano, dijo que Armstrong “ha engañado a la comunidad del ciclismo de todo el mundo con sus reiteradas negaciones  sobre el uso de productos para mejorar su rendimiento.

Además del dinero de sus primas de victoria que podría tener que devolver, el deportista podría exponerse también a causas penales, según aseguran algunos juristas.

“Lo peor que podría ocurrirle es que fuera reconocido culpable de perjurio”, explicó el profesor de derecho Michael McCann a la Agencia AFP.

La exatleta Marion Jones, que confesó ante Oprah Winfrey haberse dopado en 2008, pasó seis meses en prisión por haber mentido a los investigadores.

Winfrey describió la entrevista como difícil y por momentos emotiva.

“Fue sorpresivo para mí. Diría que para mí, mi equipo, todos los que estábamos en la sala, estábamos hipnotizados y fascinados por algunas de sus respuestas”, explicó.

Esta constituye la primera entrevista de Armstrong, de 41 años, con la prensa desde que en octubre fue despojado de sus siete títulos del Tour de Francia, luego de que la USADA  afirmara que ayudó a organizar el programa de dopaje más sofisticado de la historia del deporte.