Pasión y ansiedad en la 28 Convención de los Chicago Cubs

Por en Béisbol 01/21/13 9:00am
El presidente de operaciones de los Cubs, Theo Epstein, lanza la ceremonial primera bola junto al mánager Dale Sveum para abrir la 28 Convención de los Cubs del pasado fin de semana en el hotel Sheraton de Chicago. Chris Sweda/ Chicago Tribune

La historia se repite cada año en  la Convención de los Chicago Cubs y los protagonistas muestran su calma pero el público espera respuestas. En la convención anual de 2012 el siempre optimista y ex Cub, Ryan Dempster, dijo que “en este momento, antes de empezar la temporada, somos líderes con todos los otros equipos”. Este año el lanzador Matt Garza comentó algo parecido: “Hoy (nuestro record) es 0-0 y estamos al tope de las posiciones”.
Entre los aficionados de los Cubs que asistieron a la 28º convención anual del equipo en el hotel Sheraton del centro de Chicago hubo optimismo pero cierta impaciencia. “Ya nos estamos quedando sin tiempo”, se quejaron algunos fanáticos entrados en años. El propio Theo Epstein, presidente de operaciones de béisbol de la organización, reconoció unos días atrás la realidad del equipo en cada temporada: “Es siempre playoffs o fracaso”.
Novedades
En la convención de los Cubs de 2007 el pitcher Jeff Szamardzija, hasta entonces sólo conocido como estrella de fútbol americano en la universidad de Notre Dame, fue presentado como nuevo jugador de la organización. Este fin de semana se anunció que acaba de firmar por un año por $2.6 millones para competir por un lugar entre los rotación inicial. Consultado por la presión que existe en Chicago por obtener un campeonato, Szamardzija respondió: “Si no quieres esa presión debes dedicarte a otra cosa”.
La reunión del fin de semana también sirvió para anunciar otras novedades como la firma del lanzador zurdo James Russell con condiciones similares a las de Szamardzija: una temporada a cambio de $1,075,000.
Por su parte, Alfonso Soriano se mostró feliz por seguir en Chicago tras negarse a ir en el verano pasado a los Gigantes de San Francisco y evitar ser transferido al final de la temporada pasada, en la que rumoreó que la organización podría deshacerse de él pues todavía le quedan dos años y $36 millones en su contrato de $136 millones. “Yo quiero ganar antes de retirarme porque firmé para conseguir una Serie Mundial y ganar en Chicago, si ellos ganan yo quiero ser parte del equipo”, afirmó el dominicano.
Tanto Soriano como el joven Starlin Castro, también dominicano, informaron que no van a representar a su país en el próximo Clásico Mundial de Béisbol. “Fue difícil para mí porque yo siempre quise representar a mi país”, comentó Castro, quien prefirió dedicarse a la preparación con los Cubs durante la pretemporada porque espera batear otra vez .300 después de terminar con un promedio de .286 en 2012. “Esta es una temporada importante para mí y para el equipo”.
El estadio
Un tema presente en la convención durante el fin de semana fue la renovación en Wrigley Field. Tom Ricketts, principal dueño y CEO de la organización, respondió preguntas del público y dijo que los Cubs desean lanzar un plan de $300 millones para modernizar el estadio si la ciudad de Chicago deja de lado algunas restricciones en los alrededores.
“Tenemos una gran oportunidad, si nos dan un poco de ayuda con las restricciones, nosotros nos vamos a ocupar de Wrigley FIeld”, indicó Ricketts sobre el plan que incluiría restaurantes, puestos de concesiones, un “clubhouse” más amplio, un techo nuevo cajas de bateo, asientos más modernos y se completaría en cinco años fuera de la temporada de béisbol.
Los Cubs también desean jugar la mitad de sus partidos (41) de noche y volver al horario de los viernes a las 3:05 de la tarde. Entre los planes también figura un interesante agregado afuera del estadio, con negocios y un ambiente de fiesta callejera sobre Sheffield Avenue, a la mejor manera de Yawkey Way, la calle exterior de Fenway Park en Boston. Ricketts fue claro al referirse a las posibles reformas: “No somos un museo, somos un negocio”.
El multimillonario propietario del club también abordó el tema de Sammy Sosa, quien no fue invitado a la convención y mantiene una fría relación con el club. “Con Sammy (la situación) es rara, yo creo que con el tiempo habrá una buena solución”, dijo Ricketts.
Los aficionados
Como cada año, la opinión de los aficionados parece variar entre la falta de esperanza de unos y el optimismo de otros. Jesús Arenas, fanático de los Cubs “desde que en Wrigley Field no había juegos de noche”, piensa que el 2013 será una temporada más con sinsabores.
“La época de Sandberg, Grace y Dawson ya no va a volver”, comentó Arenas. “Este año no hubo buenas contrataciones. La carta más fuerte es Starlin Castro pero el muchacho necesita ayuda. Pero ganen o pierdan, los Cubs siempre venden todo el estadio”.
Otros ven con buenos ojos el trabajo de la actual administración y sueñan con un título. “Hay que limpiar todo y empezar de nuevo. Pero no se puede cambiar todo rápidamente, este es el tercer año de Ricketts y Epstein y es un proceso de cinco años”, señaló Homero Tristán, un abonado de toda la temporada en Wrigley FIeld que espera que Epstein replique su éxito de Boston en Chicago. “Pero este no puede ser un equipo que sólo mejore, tiene que ser un equipo que traiga un campeonato”.

Chicago Cubs en 2013
Catchers: Welington Castillo, Dioner Navarro, Steve Clevenger
Primera base: Anthony Rizzo, Steve Clevenger
Segunda base: Darwin Barney, Luis Valbuena
Tercera base: Ian Stewart, Josh Vitters, Luis Valbuena
Campocorto: Starlin Castro, Darwin Barney
Jardineros: Alfonso Soriano, David DeJesús, Nate Schierholtz, Tony Campana, Dave Sappelt
Lanzadores abridores: Matt Garza, Edwin Jackson, Travis Wood, Jeff Samardzija, Scott Feldman, Scott Baker, Carlos Villanueva
Relevistas: Carlos Mármol, Kyuji Fujikawa, James Russell, Michael Bowden, Shawn Camp, Hisanori Takahashi