¿Ray Lewis jugó dopado este año?

Por en Deportes 01/29/13 6:28pm
El apoyador de los Ravens, Ray Lewis, durante el Dia de la Prensa del Super Bowl XLVII este martes en New Orleans. GETTY

El apoyador de los Baltimore Ravens, Ray Lewis, acaparó este martes la atención en el ‘Día de la Prensa’ del Super Bowl y no porque este domingo ponga punto y final a una brillante carrera el fútbol americano, sino por el anuncio de que la revista Sports Illustrated publicará que el jugador consumió esteroides en octubre pasado para adelantar la recuperación de una lesión.

Obviamente Lewis negó inmediata y rotundamente esta noticia, que saldrá publicada en la edición del 4 de febrero, un día después de jugarse el Super Bowl.

“Estoy aquí para disfrutar de un momento histórico, volver a un Super Bowl, que es la culminación más grande que puede tener cualquier profesional”, insistió Lewis al salir al paso de las insistentes preguntas de la prensa.

Lewis, quien se encuentra en New Orleans con los Ravens para participar en el SuperBowl el próximo domingo 3 frente a los San Francisco 49ers, señaló que nunca ha dado positivo en una prueba antidrogas.

Mitch Ross, un copropietario de Sports With Alternative to Steriods (SWATS), le dijo a Sports Illustrated que habló con Lewis poco después a la lesión de triceps del apoyador el 14 de octubre pasado en un partido como local ante los Dallas Cowboys.

En ese entonces el jugador le pidió productos que los ayudaran a recuperarse de manera más rápida. Se presume que el aceite de cuerno de venado estaba entre los tratamientos recetados, el cual contiene una sustancia (IGF-1, hormona de crecimiento) que está prohibida por la NFL.

“Hace dos años, era el mismo reporte. No voy hacer ninguna declaración. No vale la pena. Siguiente pregunta”, señaló a ESPN.com Lewis, de 37 años, 17 como profesional y quien anunció recientemente su retirada del fútbol americano al término de esta temporada.

El aceite de cuerno de venado se suministra a través de un spray que se echa debajo de la lengua y que sólo es detectado con pruebas de sangre, algo que no se realiza en la NFL.

Los directivos de los Ravens salieron también en defensa de su jugador y recordaron este martes que Lewis no ha dado nunca positivo en pruebas de dopaje.

Los Ravens y Lewis buscarán este domingo el segundo título del Super Bowl después de ganar el trofeo Vince Lombardi, el 28 de enero del 2001, cuando se impusieron por 34-7 a los Giants de Nueva York.

El defensivo estelar de los Ravens fue designado entonces com el Jugador Más Valioso (MVP) del Super Bowl XXXV.

Lo cierto es que desgraciadamente el deporte estadounidense y sus grandes ídolos siguen derrumbándose por culpa de dopaje. Una plaga que parece no tener fin.

Hace tres semanas el Salón de la Fama de béisbol no podía seleccionar a ninguno pelotero al templo de los inmortales en Cooperstown debido al dopaje, y eso que estaban ante una de sus mejores camadas de toda su historia con peloteros como Barry Bonds, Sammy Sosa o Roger Clemens.

Hace un par de semanas era el ciclista Lance Armstrong quien reconocía públicamente en una entrevista televisiva que se había dopado para ganar el Tour de Francia. Y ahora, a cinco días del partido más importante del año del deporte mundial, la mancha del dopaje cae sobre uno de los grandes protagonistas del Super Bowl, Ray Lewis.

De momento es una dura acusación que habrá que demostrar. Pero la sombra de la plaga del dopaje vuelve a aparecer.

 

 

 

 

 

El jugador agregó que no quería darle ninguna publicidad al hecho y cuestionó por qué habría de responder semejante “estupidez”.

“Ray se ha sometido a pruebas aleatorias por sustancias prohibidas y nunca ha dado positivo. Nunca se nos ha notificado que no pasó una prueba. Nunca le hemos notificado que no haya pasado una prueba”, dijo por su parte Kevin Byrne, vicepresidente de comunicaciones de los Ravens.

“Negó haber usado la sustancia que mencionó el artículo y le creemos”, dijo Byrne.

Los Ravens tuvieron una junta con Lewis el martes por la mañana para discutir el artículo de la revista.