El Camp Nou tendrá la última palabra

Por en Deportes 01/30/13 4:34pm
CAPTION: El delantero argentino del Barcelona, Lionel Messi (izq.), disputa un balón con el centrocampista alemán del Real Madrid, Sami Khedira. GETTY-PIERRE-PHILIPPE MARCOU

El Camp Nou dictará sentencia a las semifinales de Copa del Rey, tras el primer capítulo de un clásico repleto de fútbol, en el que a falta de goles de Cristiano Ronaldo y Leo Messi, el Barcelona pudo sentenciar tras el tanto de Cesc Fábregas y permitió levantarse a un Real Madrid amparado en la figura de un inconmensurable Varane.

Barcelona y Real Madrid no pasaron del empate 1-1 este miércoles en el estadio Santiago Bernabéu dejando abierto el pase a la final para la vuelta en el Camp Nou de la capital catalana.
Cesc Fábregas marcó el gol de su equipo al cruzar un balón ante la salida de Diego López (51), pero casi al final del encuentro el joven francés Raphael Varane igualó con un soberbio cabezazo (81).
En una primera parte con imprecisiones por parte de ambos equipos, el Real Madrid salió muy decidido, presionando muy adelantado y buscando dificultar la salida del Barcelona.
Los azulgranas, vigentes campeones de la Copa del Rey, tenían, por su parte, dificultades para desplegar su juego en un encuentro que tuvo ocasiones para ambas partes y en el que los barcelonistas tuvieron que esperar al segundo tiempo para encontrar el toque del balón que los caracteriza.
El Barça, sin embargo, contó con una gran ocasión en el minuto 21, cuando Xavi Hernández sacó una falta desde la frontal del área en la que la pelota pegó en el larguero de la portería defendida este miércoles por Diego López, el portero recién fichado al Sevilla por la lesión de Iker Casillas.
Antes, Michael Essien se había ido hasta el área de la meta ‘blaugrana’ defendida por José Manuel Pinto para soltar un disparo a modo de centro, que el portero del Barça desvió al córner por encima del larguero con dificultades (9).
Los catalanes apenas pudieron contar con Messi, muy apagado, pese a que un gol del argentino le habría permitido igualar el récord de 18 tantos en clásicos Real Madrid-Barcelona, que posee el mítico hispano-argentino Alfredo Di Stéfano.
No obstante, los visitantes tuvieron otra gran ocasión en el minuto 24, cuando Fábregas logró irse hasta la línea de fondo, para desde allí pasar el balón hacia atrás para Xavi ante la salida de Diego López y con la puerta vacía, el tiro del cerebro azulgrana lo sacó Varane de debajo de los palos.
El joven central francés, titular ante la ausencia de Sergio Ramos por sanción y Pepe por lesión, fue uno de los mejores de su equipo.
Varane volvería a distinguirse en la segunda parte al rebañar un balón a Fábregas dentro del área cuando el azulgrana se quedaba sólo ante Diego López (56), antes de convertirse en el salvador de los blancos.
El descanso pareció sentar bien a los dos equipos, que salieron mucho más centrados y colocados en el terreno de juego.
El Barça recuperó su estilo, controlando el balón y buscando más profundidad, y a los cinco minutos se adelantó en el marcador.
Messi recuperó el balón en la frontal del área y lo pasó en profundidad al área donde apareció Fábregas para cruzarlo ante Diego López haciendo el 1-0 (51).
El gol dio seguridad a los azulgrana, mientras los blancos dieron un paso adelante y recurrieron a su mejor arma, los contragolpes, en busca del empate.
El técnico merengue, José Mourinho, sacó a Luka Modric por Callejón (58) buscando más control en el centro del campo y a Gonzalo Higuaín por Benzema (64) para tener más profundidad.
Sin embargo, tendría que esperar al minuto 81 para que el alemán Özil metiera un centro largo al área rival, donde se elevó Varane para anotar la igualada definitiva de cabeza (81).
El empate 1-1 deja la eliminatoria abierta para la vuelta en el Camp Nou, el próximo 27 de febrero.