Dos hermanos de Toledo compiten por el Super Bowl XLVII

El entrenador de los San Francisco 49ers, Jim Harbauhg (der.), y su hermano John (izq.), entrenador de los Baltimore Ravens, se disputan este domingo 3 de febrero el Super Bowl XLVII. GETTY

Este domingo 3 de febrero en el Super Bowl XLVII será la primera vez en la historia del deporte profesional estadounidense que dos entrenadores hermanos competirán por ganar un campeonato deportivo. Y además, ambos son de Toledo, pero no de la histórica ciudad española, sino de la del estado de Ohio de EE.UU.

Este domingo a un lado del emparrillado del  Mercedes-Benz Superdome de New Orleans estará el entrenador de los San Francisco 49ers, Jim Harbaugh. Y al otro, su hermano mayor y entrenador de los Baltimore Ravens, John Harbaugh.

Este peculiar duelo ha provocado que el Super Bowl XLVII reciba apelativos como ‘Brother Bowl’, ‘Har-Bowl’ o ‘Super Baugh’.

“Enfrentarme a mi hermano es una bendición y una maldición”, afirma Jim. “Bendición porque es el equipo de mi hermano y porque jugué en los Ravens. Y la maldición es porque todo lo que se hable de nosotros le estará restando protagonismo a  los jugadores”.

Mejor lo tienen sus padres, Jack y Jackie, quien afirman ser neutrales y que prefieren que el partido termine en empate.

“¿Puede la NFL permitir eso?, pregunta la madre.

Lo que está seguro es que este domingo los Harbaugh celebrarán el título.

Jim, que tuvo un exitosa carrera como mariscal que arrancó en los Chicago Bears, nunca pudo llegar al Super Bowl, algo que ahora ha logrado como técnico en su segundo año en la NFL y con los 49ers.

John nunca jugó fútbol americano profesional y desde 1998 está entrenando en la NFL. En 2008 fue elegido entrenador en jefe de los Ravens, a los que ha guiado este año al Super Bowl.

 

 


El autor

Jose Luis Sanchez Pando es el editor de deportes Vívelohoy

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero debemos indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página. Evita, por favor, las descalificaciones personales, comentarios maleducados, o calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, o a otro comentarista.