¿Un futuro campeón mundial de La Villita?

El peleador de Chicago Carlos ‘King’ Molina (izq.) derrotó con autoridad al excampeón mundial Cory Spinks y se ganó el derecho de pelear por el título mundial superligero del FIB. TOM BARNES/HOY

Durante toda su carrera, Carlos ‘King’ Molina se ha caracterizado por ir siempre en contra de la corriente, ganándoles a supuestos favoritos en sus propias casas para ir subiendo en los rankings mundiales.
Una y otra vez Molina, un michoacano nacido en Pátzcuaro que vivió casi toda su vida en Chicago, ha llegado a ciudades como Las Vegas o Nueva York como “el oponente” de la promesa local y en casi todas se ha ido con la mano en alto, con la excepción de ciertas ocasiones, en la que algún jurado o árbitro inescrupuloso inventó algo para quitarle la victoria.
En 2005 todos lo vieron ganarle a Julio César Chávez Jr. en Monterrey pero un fallo controversial (empate) lo privó de una merecida victoria. En marzo del año pasado tenía el triunfo en el bolsillo en Houston ante James Kirkland pero una típica decisión al estilo Texas le arruinó la noche. El árbitro de entonces, Jon Scharle, decidió que los entrenadores de Molina subieron al ring antes del final del décimo asalto y decretó la descalificación.
“El ganador de esa pelea podía haber peleado con ‘Canelo’ Alvarez y esa era una pelea grande, de un millón de dólares”, dijo Molina, quien cree que no ha perdido en forma legítima desde 2007.
Desde entonces consiguió 13 victorias consecutivas (con la excepción de la polémica derrota con Kirkland) hasta acumular un record de 21-5-2 y 6 KOs.
El pasado viernes 1 de febrero, en el UIC Pavilion de Chicago, tuvo la oportunidad de su vida ante su propio público y no la desaprovechó. Con una actuación más que convincente, superó ampliamente por decisión a Cory Spinks (39-8 y 11 KOs), cinco veces campeón mundial (dos entre los superligeros), y se aseguró un combate por el título mundial superligero de la FIB (Federación Internacional de Boxeo).
Según los jurados, Molina ganó ampliamente por 119-106 (en dos tarjetas) y 120-105 pero el michoacano ni se animó a festejar antes de conocerse el fallo.

“Cuando terminó la pelea no quise levantar la mano porque ya me pasó varias veces…”, señaló.

Ahora Molina irá en busca del cinturón de la FIB. “Está firmado que voy a pelear (posiblemente en agosto) contra el ganador de la pelea del 23 de febrero entre el campeón Cornelius Bundrage y Ishe Smith en Detroit”, añade Molina.
A los 29 años, por fin, el púgil residente en La Villita tendrá la chance de disputar una corona mundial.
“Puede ser que haya sido mi última pelea”
“Yo no peleo por el dinero sino por mí mismo”, dijo el mexicano José Luis ‘Temible’ Castillo, dos veces campeón mundial ligero, antes de enfrentar a Antwone Smith el pasado fin de semana en UIC Pavilion en la cartelera de ESPN y en el combate previo a Molina-Spinks. “El año pasado me pagaron 15,000 dólares (por derrotar en Chicago a Iván Popoca en siete rounds) y en esta voy a cobrar algo parecido, es muy poquito para un doble campeón mundial”.
Después subió al ring y demostró que a los 39 años no le queda demasiado como para aspirar a mejores bolsas. Castillo (64-12-1 y 55 KOs) se vio muy lento y fue derrotado ampliamente por decisión por Smith, un  moreno radicado en Florida que posee un humilde record de 23-4-1 y 12 KOs.
“Puede ser que haya sido mi última pelea, pero es muy prematuro decir que voy a volver o me voy a retirar”, dijo momentos después de bajar del ring. “No sé, porque con la adrenalina podría decir cosas ahora y después en un mes quiero volver. Vamos a pensarlo fríamente y platicarlo con mis hijos y mi familia, y vamos a ver si nos vamos o nos quedamos”.
Su entrenador físico Angel Heredia, quien opinó que Castillo no debió haber enfrentado a un welter natural que lo superaba por varias libras en el momento de la pelea, dio una versión muy diferente. “Vamos a hacer un entrenamiento diferente, para mí tiene unos tres años más, de aquí en adelante vamos para arriba”, señaló.
Castillo agregó que se conformaría con “tres peleas más, no con otros tres años” y que tomará una decisión en familia con respecto al futuro. Su hijo José Luis Jr., de 19 años, que debutará el próximo 23 de este mes como profesional en México, quiere que su padre continúe en el boxeo. Castillo desea que su hijo se dedique a sus estudios universitarios, que ya comenzó, y no se dedique al boxeo. Ambos decidirán en los próximos meses el camino a seguir. Por lo pronto, Castillo confesó que el retiro se acerca y que se agiganta su viejo sueño de trabajar como manejador de jóvenes boxeadores y comenzar la carrera de abogacía en México.
Fonfara y ‘Da Bomb’ George
“Lo lamento por mis aficionados, yo quería darles un mejor espectáculo y espero que la próxima vez sea mejor”. Las palabras del super mediano Donovan ‘Da Bomb’ George después de presentarse en la función de ESPN sonaron como las de un perdedor. Es que James Cook, su rival de turno, sólo le aguantó un poco más de un minuto y George casi ni pudo disfrutar de la acción.
La victoria le abre nuevas oportunidades a George (24-3-1 y 21 KOs), quien podría volver al UIC Pavilion el próximo 22 de marzo en su nuevo peso, como mediano, tras la reciente derrota ante el haitiano Adonis Stevenson en una eliminatoria por el cinturón super mediano de la FIB en Canadá.
Para la misma función de marzo, que también será transmitida por ESPN, se confirmó la presencia del boxeador con más seguidores en Chicago, el semipesado polaco Andrzej Fonfara, quien no defenderá su corona de campeón mundial de la OBI pero realizará un combate preparatorio de 10 rounds frente al canadiense Nicholson Poulard.


El autor

Alejandro Yanún es contribuidor Vívelohoy

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero debemos indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página. Evita, por favor, las descalificaciones personales, comentarios maleducados, o calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, o a otro comentarista.