De Chicago a la Ciudad de México, un luchador alcanza el éxito

Por en Chicago 02/5/13 10:41am
El Samuray del Sol

La sala del Samuray del Sol parece normal a primera vista: Él tiene una Mac, un televisor y Nintendo Wii (Netflix está en la pantalla), y una Virgen de Guadalupe que cuelga en la puerta. Dos perras pequeñas ladran alrededor de la casa mientras que su gato se relaja en los sofás.

En la esquina hay una fila de cabezas de maniquíes enmascarados que adornan una mesa.

Algunos de ellos -como una máscara de plata y rosa con el pelo verde- fueron dados a Samuray por sus compañeros en México: Regalos de luchadores llamados Trauma II, Yakuza y Astro.

La mayoría de las máscaras pertenecen a Samuray y muestran el ascenso de un joven con la esperanza de triunfar en la lucha y convertirse en una estrella internacional.

Una de las máscaras es muy sencilla. Está hecha de spandex delgado con una M diseñada para parecerse a un pájaro.

Fue su primera máscara.

“Todavía tengo el mismo diseño en mis calzones”, dijo Samuray. (Se refiere a su traje de lucha libre.)

“Me lleva de nuevo a cuando empecé”, dijo Samuray. ” He aprendido mucho a través de los años.”

Las mascaras del Samuray

Samuray del Sol creció en Chicago. Fue a la secundaria Curie, tiene 26 años y comenzó a luchar cuando tenía 19.

Samuray entrenó en Windy City Pro Wrestling, una escuela local que ya no existe, donde los profesionales eran muy estrictos con él porque era joven.

“En ocasiones quería dejarlo”, dijo Samuray.

Pero se quedó y buscó hacerse de un nombre en la lucha libre. Samuray comenzó en la lucha libre en el Teatro del Congreso en Chicago y realizó conexiones con otros luchadores.

En la primavera de 2011 llegó a Desastre Total Ultraviolento en México, una promoción de lucha libre extrema, donde se lesionó al realizar volteretas desde el ring al suelo.

Samuray golpeó su cabeza contra la barandilla, y sabe que eso pudo haberlo matado.

La lesión lo dejó con una conmoción cerebral y su esposa Abigail lo corrigió “síndrome postraumático”.

“Literalmente me sentía como si estuviera borracho todos los días”, dijo Samuray.

Esta lesión ocurrió en un mal momento para Samuray, y pudo haber descarrilado su carrera. Ese verano, él estaba programado para luchar contra una de las grandes estrellas de la escena de lucha libre independiente, El Genérico, en Pittsburgh.

Los dos tuvieron un encuentro mediocre.

“Cuando luché contra él, está en YouTube, mucha gente piensó que yo no era bueno”, dijo Samuray. Pero “no fue eso. Estaba demasiado mareado en ese entonces”.

La conmoción lo hizo pensar en la jubilación y Samuray estuvo a punto de alejarse de la empresa.

Pero Samuray tenía un par de reservas para el Expo Lucha, en México, y decidió ser parte del programa.

Cuando regresó a Estados Unidos, trabajó como extra para la WWE cuando éstos llegaron a Chicago.

Luego fue contratado para trabajar en un torneo por Asistencia Asesoría y Administración, que es una de las dos principales federaciones de lucha libre mexicana.

“Hice mis cosas, hice lo que hago, [y] un montón de gente se dio cuenta”, dijo Samuray y señaló que las principales estrellas mexicanas como Dr. Wagner Jr. y La Parka le dijeron cosas buenas.

“Es un gran honor el que venga de ellos”, dijo Samuray.

Samuray entrenaba en Canadá con Teddy Hart cuando recibió una llamada telefónica de Konnan el Bárbaro, ex estrella que es jefe en AAA.

“Queremos que seas Octagón”, dijo Konnan.

En realidad, quería que fuera Octagón Jr., compañero de Octagón. (Aquí hay un video de ellos junto con La Parka.)

Para aquellos que no entienden, Octagón era una enorme estrella de lucha libre en la década de los 90 y aún es importante en la AAA.

En México, muchas estrellas heredan los personajes de sus familiares. El Santo es el luchador más famoso de la historia del país, y su hijo -El Hijo del Santo- es una figura importante porque comparte el nombre. (El Hijo del Santo también es muy talentoso.)

“Es un gran honor, especialmente en México, porque no soy familiar de Octagón”, dijo Samuray. “Es un verdadero honor”.

Y mientras Samuray se posicionaba en AAA, también subió en la escena de lucha libre independiente.

Cada año en Florida hay un torneo llamado Jeff Peterson Memorial Cup. Es un evento importante en el mundo de la lucha libre profesional independiente: Algunas de las principales estrellas de la industria han ganado el concurso, incluyendo Davey Richards, Chris Hero, Callahan Sami y AR Fox.

Samuray del Sol ganó el año pasado.

Él también comenzó a trabajar para Dragon Gate USA, una compañía japonesa conocida por su ritmo rápido.

Al describir su estilo en el ring, Samuray dice que es adaptable y puede pelear, volar y hacer lo que sea para tener el mejor encuentro con un rival.

Este enero, estuvo en California luchando para Dragon Gate USA. En mayo, él viajará al Reino Unido por sus primeras peleas en Gran Bretaña.

En marzo vuelve a AAA como Octagon Jr., donde es probable que siga impresionando al mundo de la lucha libre con inmersiones locas como ésta.

Sin embargo, Samuray es un hombre humilde que disfruta comiendo Captain Crunch cuando rompe su dieta.

Una de las partes más difíciles de ser un luchador, dijo, es que siempre dejas a la familia durante el viaje. Él y su esposa Abigail dijeron que se sienten “solos” cuando él está fuera.

Pero ella apoya su sueño, y él trabaja duro para cumplir con sus próximos objetivos –aunque no reveló cuáles son.

“Cuando me fijo un objetivo, no digo nada. Pero cuando lo cumplo, lo presumo con orgullo “, dijo Samuray.

Él quiere que todos tomen un mensaje simple de su historia.

“Si usted se fija un objetivo y va por él, nunca se sabe”, dijo Samuray. “En realidad podría conseguirlo, ¿sabes?”.