Explica la fiscalía cómo Pistorius habría matado a su novia

Por en Deportes 02/19/13 10:50am
El atleta sudafricano Oscar Pistorius durante una comparecencia en corte este martes en Pretoria, Sudáfrica. STEPHANE DE SAKUTIN | GETTY

PRETORIA - La estrella sudafricana del atletismo olímpico y paralímpico Oscar Pistorius se puso las prótesis en las piernas y salió de su habitación en su lujosa casa en Pretoria antes de abrir fuego contra la puerta cerrada del baño, donde se encontraba su novia, dijo el martes la fiscalía.

Reeva Steenkamp, de 30 años, licenciada en derecho y modelo, murió tras ser alcanzada por tres de los disparos de una pistola .9 milímetros, dijo el fiscal Gerrie Nel.

Pistorius, de 26 años, lloró inconsolablemente en el tribunal a medida que Nel daba detalles de un tiroteo que ha conmocionado a Sudáfrica y a millones de personas que en todo el mundo siguieron la gloria en las pistas del doble amputado.

Después, en una declaración jurada leída por su abogado defensor, Barry Roux, Pistorius dijo que estaba “profundamente enamorado” de Steenkamp y que no tenía intención de matarla.

Habiendo recibido amenazas de muerte, Pistorius dijo que dormía con una pistola bajo su cama en su lujosa casa de Pretoria, situada en una comunidad fuertemente custodiada.

El atleta y Steenkamp se fueron a dormir el miércoles por la noche -en la víspera del Día de San Valentín- poco después de las 10 pm, dijo Pistorius.

Sin embargo, en medio de la noche y en plena oscuridad, se levantó y pensó que un intruso había escalado por la ventana de su cuarto de baño, explicó Pistorius.

Salió de la cama sin ponerse las prótesis de las piernas y fue hacia la puerta del baño cerrada, sin darse cuenta de que Steenkamp estaba detrás de ella, dijo. Después disparó varias veces hacia la puerta, antes de gritar a Steenkamp que llamara a la policía.

Al darse cuenta de que no estaba en la cama, cogió un bate de críquet para echar abajo la puerta del cuarto de baño, y encontró a su novia desplomada en el suelo.

“Estoy absolutamente mortificado por la muerte de mi querida Reeva”, dijo en la declaración. Mientras Roux leía el texto, Pistorius lloraba inconsolablemente, hasta el punto de que el magistrado Desmond Nair tuvo que detener el procedimiento durante varios minutos.

A unos 1,000 kilómetros, decenas de personas se reunieron en la localidad costera de Port Elizabeth para el funeral de la joven, que mezcló dolor e ira por la pérdida de “un ángel”. Entre la pena, había poca simpatía hacia Pistorius.

“Ella era un ángel. Era tan dulce, tan inocente. Una persona tan adorable. Es muy triste que esto pueda pasarle a alguien tan bueno, dijo Gavin Venter, un ex jinete que trabajó para el padre de Steenkamp.

“Estoy asqueado con lo que hizo. Debe ser tratado con dureza”, añadió. “Sin duda, es un peligro para el público. Debe permanecer en la cárcel”, agregó.

El caso ha centrado la atención en la violencia endémica contra las mujeres en Sudáfrica tras la violación en grupo, mutilación y asesinato de una joven de 17 años en Ciudad del Cabo este mes.

Miembros de la Liga de Mujeres del Congreso Nacional Africano protestaron a las puertas del edificio, con pancartas que decían “Sin fianza para Pistorius” y “Que se pudra en la cárcel”.

Antes del dramático testimonio de Pistorius, Nel, el fiscal principal del caso, dibujó un panorama de asesinato premeditado, un delito que conlleva la cadena perpetua en Sudáfrica.

“Si tomo un arma, camino una distancia y mato a una persona, eso es premeditado”, dijo. “La puerta está cerrada. No hay duda, camino siete metros y la mató”, agregó.

“El motivo es ‘Quiero matar. Ese es (…) Era una pequeña habitación de 1.4 metros por 1.4. No podía ir a ninguna parte. Debe haber sido horrible”, indicó.

El arresto de Pistorius sorprendió a los millones de personas que habían visto como el año pasado compitió en los Juegos Paralímpicos y Olímpicos, llegando en estos últimos a la semifinal de los 400 metros corriendo con prótesis de fibra de carbono.

Pero el impacto ha sido mayor en Sudáfrica, un país que adora el deporte, donde a Pistorius se le consideraba un héroe inusual, que ha trascendido las divisiones raciales 19 años después del fin del ‘apartheid’.

Sus apoyos y patrocinios, entre los que se incluye el gigante de la ropa deportiva Nike, la empresa de telecomunicaciones británica BT, el fabricante de gafas de sol Oakley y el diseñador francés Thierry Mugler, se cree que están valorados en 2 millones de dólares al año.

Nike dijo el lunes que había prescindido de Pistorius para cualquier futura campaña de publicidad. Otros patrocinadores han dicho que no tomarán decisiones hasta que el proceso legal haya seguido su curso.