Para Pistorius como OJ Simpson, la defensa usa fallas de la fiscalía

Por en Atletismo 02/21/13 2:13pm
El atleta paralímpico sudafricano Oscar Pistorius durante su comparecencia ante la Corte de Pretoria este jueves 21 de febrero. ALEXANDER JOE/AFP/Getty Images

Para el atleta paralímpico sudafricano Oscar Pistorius, acusado de asesinar a su novia, como para el exjugador de football americano OJ Simpson, absuelto en 1995 del asesinato de su mujer, los errores de la acusación benefician a la defensa. Elementos de comparación.

Los investigadores desacreditados

– En el caso de Pistorius, el principal investigador Botha Hilton enfrenta cargos por siete intentos de asesinato en 2009 cuando estando borracho disparó contra un taxi colectivo para obligarlo a detenerse.

– Para OJ Simpson, el oficial de la policía de Los Angeles Mark Fuhrman, quien poco después del crimen, había encontrado en el domicilio del atleta negro un guante ensangrentado que hundía al acusado, había tenido actitudes racistas violentas en el pasado, lo cual había negado bajo juramento y le valió la acusación de perjurio. En el juicio, invocó la 5ª Enmienda de la Constitución para negarse a declarar.

Una defensa brillante al servicio de celebridades

– Pistorius está respaldado por uno de los mejores abogados de Sudáfrica, Roux Barry, quien logró hacer que uno de los jefes de los investigadores admita que la principal coartada del acusado pareció “coherente” y que la investigación “podría haber sido mejor realizada”.

– La defensa de OJ Simpson habría costado entre tres y seis millones de dólares, según las estimaciones. Contaba con especialistas de ADN que lograron desacreditar los abrumadores análisis genéticos que apuntaban al acusado.

La debilidad de las pruebas clave

– En el caso de Pistorius, un testigo dijo que había “oído algo parecido a discusiones ininterrumpidas entre las dos y tres de la mañana”, pero sin embargo, vive a más de 300 metros de la casa del acusado. Otro testigo informó de cinco o seis disparos, mientras que la policía afirmó que Pistorius había disparado cuatro veces.

– En el caso “O.J”, Jill Shively, un vecino de la víctima, dijo que vio a Simpson rápidamente salir de la escena del crimen la noche del asesinato. José Camacho, vendedor de cuchillos, reveló que le había vendido una cuchillo de 380 mm de hoja a Simpson tres semanas antes del asesinato. Sin embargo, los dos testigos, que habían vendido sus historias a la prensa, nunca se presentaron en el juicio.

La evidencia deficiente

– En el caso de Pistorius, la defensa argumenta que “la evidencia no demuestra (…) que el acusado ha cometido un asesinato.” Los investigadores no utilizaron patines para caminar por la escena del crimen, no verificaron llamadas del acusado, que afirma sin embargo haber telefoneado a los servicios de emergencia, y no habían visto que un casquillo de bala cayó en el inodoro. Pistorius, descrito como de comportamiento violento y un gran amante de las armas, sería procesado por posesión ilegal de munición calibre 38. Pero la policía no comprobó a quien pertenecían esas municiones, que serían de su padre, según la defensa.

– El abogado de Simpson mostró que los abrumadores análisis de ADN no eran fiables debido a que las muestras de sangre no fueron conservadas con las debidas precauciones. Un miembro de la policía científica había mantenido una muestra durante todo el día en el bolsillo antes de regresar a un laboratorio, que ya había cometido dos errores. El guante de cuero con sangre de la víctima era demasiado pequeño para el acusado. “Si no es de su talle, usted debe absolverle”, dijo el abogado, aunque la fiscalía había considerado que el cuero se había encogido por los efectos de la sangre y el frío.