El verano más feliz de Phil Mickelson

Por en Deportes 07/21/13 1:08pm
Phil Mickelson posa con la Jarra de Clarete tras ganar el Open Británico. Rob Carr/Getty Images

Phil Mickelson no podrá olvidar sus dos semanas vividas en julio en el país que inventó el golf, Escocia, en tardes de verano como la que el jugador zurdo remató hoy, domingo, en Muirfield para ganar su primer título del Open Británico, el quinto Grande de su palmarés.

La cuna del golf meció suavemente y trató con mimo a uno de los mejores jugadores que este deporte ha arrojado en las últimas dos décadas.

Mickelson ya arribó a Muirfield feliz, con un trofeo en el asiento trasero del coche. El golfista de San Diego se había impuesto en el Abierto de Escocia que se disputó en otro ‘links’, el Castle Stuart.

A sus 43 años, Mickelson abrió allí su cuenta particular de títulos individuales en el Reino Unido. Pero el domingo de Muirfield esa cifra se incrementó, insospechadamente, para acabar, además, con la maldición que había impedido siempre ganar el ‘British’ al campeón del previo abierto escocés.

Inevitablemente, uno de los dos trofeos ganados por Mickelson en los soleados ‘links’ escoceses, en donde se inventó este deporte, no viajó en el asiento trasero del coche rumbo al aeropuerto de Edimburgo. Ese trofeo ‘menor’ quedó tumbado en el maletero. La deshonrosa postura horizontal no recayó, desde luego, en la Jarra de Clarete, el trofeo más antiguo y prestigioso del Grand Slam. Phil la llevó en sus manos, agarrada entre los brazos.

Mickelson fue, progresivamente, convirtiéndose en el dignísimo vencedor de un domingo brillante. Se ganó la gloria golpe a golpe. No hubo discusión. En los últimos 6 hoyos, el norteamericano embocó cuatro ‘birdies’ que sentenciaron su lucha frente al australiano Adam Scott y el inglés Lee Westwood. La ametralladora zurda asestó el golpe definitivo en el hoyo 18, con un ‘birdie’ para la historia del golf.

Phil es el segundo golfista zurdo que levanta la Jarra de Clarete, 50 años después de que lo hiciera, en 1963, el neocelandés Bob Charles.

Llevaba 20 años intentando encontrar una victoria en Europa en sus escasos viajes al viejo continente más allá de la Ryder Cup, y Mickelson halló dos consecutivas en un verano feliz en la cuna del golf.

Westwood, el hombre que más torneos de Grand Slam ha disputado sin obtener éxito (62 en total), deberá nuevamente esperar otra oportunidad mejor. Sus 75 golpes estropearon su liderato inicial. Acabó tercero, por detrás del sueco Henrik Stenson, que fue el que más se acercó (tres golpes) al campeón y único que ganó a Muirfield con 3 bajo el par.

Ni Tiger Woods pudo sacudirse los golpes tendidos, rectos y cercanos a bandera de Mickelson. A Tiger, el mejor golfista del planeta, no le benefició jugar junto a Adam Scott, el australiano que contrató al que fuera su ‘caddie’ durante años y con el que Woods finiquitó de la peor manera su relación.

Octavo triunfo estadounidense

Phil Mickelson se convirtió, tras su triunfo en Muirfield, en el sexto golfista estadounidense que conquista el Open Británico y sumó la octava victoria de un compatriota en este tercer torneo de Grand Slam del año por las victorias repetidas de Tiger Woods.

Este es el palmarés desde 1988:

2013 Phil Mickelson (USA)

2012 Ernie Els (RSA)

2011 Darren Clarke (IRN)

2010 Louis Oosthuizen (RSA)

2009 Stewart Cink (USA)

2008 Padraig Harrington (IRL)

2007 Padraig Harrington (IRL)

2006 Tiger Woods (USA)

2005 Tiger Woods (USA)

2004 Todd Hamilton (USA)

2003 Ben Curtis (USA)

2002 Ernie Els (RSA)

2001 David Duval (USA)

2000 Tiger Woods (USA)

1999 Paul Lawrie (ESC)

1998 Mark O’Meara (USA)

1997 Justin Leonard (USA)

1996 Tom Lehman (USA)

1995 John Daly (USA)

1994 Nick Price (ZIM)

1993 Greg Norman (AUS)

1992 Nick Faldo (ING)

1991 Ian Baker-Finch (AUS)

1990 Nick Faldo (ING)

1989 Mark Calcavecchia (USA)

1988 Seve Ballesteros (ESP)