Una jugada del destino pone a Daniel Sarcos frente a Chiquinquirá Delgado una vez más

Por en Entretenimiento 03/11/11 3:08pm

En los Estados Unidos su rostro no es ajeno a la audiencia. La gente lo pudo ver a través de las cadenas Telefutura y Univisión como conductor estrella del programa musical y de variedades Súper Sábado Sensacional y del show de concursos “La Guerra de los Sexos” junto a la bella animadora venezolana Viviana Gibelli.

Por esa razón, el día que debutó en el programa “Levántate” de la cadena rival Telemundo, su voz y su imagen fueron identificadas sin problemas por parte de esa audiencia que vive con el control remoto en la mano y que se pasea entre los canales sin tener uno favorito.

Daniel Ramón Sarcos Cabrera, como es su nombre de pila, es ahora uno de los cinco presentadores que Telemundo ha puesto al frente de la nueva temporada de su revista mañanera “Levántate”, que además de Sarcos, cuenta con la conducción de Omar Germenos y Azucena Cierco, quienes al lado de la cubana Rashel Díaz, completan el equipo de anfitriones, mientras que el periodista Ramón Zayas es el encargado del segmento de noticias.

“Y me siento contento de poder estar compartiendo con toda la familia de Telemundo en este relanzamiento del programa ‘Levántate’”, comenta Daniel Sarcos vía telefónica a HOY desde Miami.

El destacado animador y conductor señala que esta nueva ventana profesional le permite incursionar en un formato que jamás había experimentado, pues lo suyo siempre han sido los musicales y los programas de concurso. “En los musicales es donde más experiencia tengo y los que tienen que ver con los juegos de panel o de concursos, pero esto de ahora me brinda otra oportunidad, que es la entrevista, la conversación cotidiana, que es algo que quería aprender y ponerlo en práctica”, dice el conductor nacido en Maracaibo, Edo Zulia, en Venezuela.

Cada uno de los cinco presentadores representan en este show, que se transmite desde las 7 a.m., algo distinto y como explica Sarcos “la unión de los cinco dará una fórmula que a la gente le va a gustar”.

Pero lo que sí resulta ser todo un sacrificio para Sarcos es el tener que madrugar. Por eso, el día anterior a su debut, cuenta que se fue a dormir tan temprano que ni él mismo se lo pudo creer. “Nunca he sido un hombre de programas mañaneros. Esta es una de las cosas que yo no había hecho nunca. Pero empiezo con el mismo entusiasmo que lo he hecho con todos los programas que he animado. Gracias a Dios necesito de muy pocas horas [de sueño] para reponerme y [siento] que también le hace falta disciplina a mi vida”.

¿Disciplina? ¿Por qué lo dices? le preguntámos, a lo que Daniel respondé sin titubeos. “Siempre he tenido bastante tendencia a divertirme y acostarme tarde, pero creo que le hace falta un poquito de régimen, de horarios a mi vida y voy a estar aquí [en Miami] de lunes a viernes , mientras que los fines de semana estaré produciendo un programa desde República Dominicana y con cierta periodicidad viajaré a Ecuador hasta que cese la temporada de ‘Deal or no Deal’ y se cumplan los meses de vigencia [del contrato]”, dice.

Del Zulia al estrellato

Desde siempre, todo lo que Daniel se ha propuesto en su vida personal y profesional lo ha conseguido. Daniel siempre fue un hombre de radio, pero luego fue descubierto haciendo una entrevista al pelotero venezolano Wilson Alvarez a las orillas del Lago de Maracaibo, en el Edo. Zulia. Para ese entonces, Luis Ramón Pasarella, un conocido productor de televisión en Venezuela, lo vió y lo invitó a una audición en Caracas y Daniel asistió sin imaginarse que ese día su carrera daría un giro por completo.

En Caracas comenzó animando un programa especial de Navidad para el canal del Estado, de allí estuvo al frente del musical Frecuencia Latina por dos años, hasta que le ofrecieron un contrato millonario para ser la imagen de una de las loterías más importante de su país. Paralelo a este reto le ofrecieron conducir el show Mega Match Sensacional en la cadena Venevisión y luego le llegó la oportunidad de sustituir a Gilberto Correa como animador de uno de los programas más legendarios de la televisión venezolana: Súper Sábado Sensacional. En este programa musical , Daniel estuvo al frente por más de una década  convirtiéndose en el presentador más importante de su natal Venezuela gracias a la oportunidad que le dio Joaquin Riviera y el desaparecido productor argentino Ricardo Peña.

A nivel personal, Daniel se casó con la mujer de sus sueños, pues aun lo recordamos soñando, por allá en 1994, con conocer a esa mujer y con presentar en el escenario a los grandes artistas internacionales como Chayanne, Ricky Martin, Shakira y otras estrellas del espectáculo.

Al final todos esos deseos dejaron de ser un sueño para convertirse en realidad. La oportunidad de conocer a los grandes le llegó con Súper Sábado Sensacional y el sueño de casarse con la mujer deseada lo alcanzó al convertir en su esposa a la presentadora y ex participante del Miss Venezuela 1990, Chiquinquirá Delgado, la actual conductora del programa Despierta América (Univision).

Sin embargo, luego de protagonizar una de las relaciones más sólidas del espectáculo venezolano, la pareja experimentó debacles en una unión marcada por las distancias y en noviembre de 2010 anunciaron su separación. De ese matrimonio nació Carlota Valentina. “Carlota está bellísima, ya cumplió 9 meses, está creciendo, está preciosa y gracias a la mamá salió muy linda. Y ahora voy a tener la oportunidad de verla con más frecuencia”, dice Sarcos, quien hasta hace poco vivía entre Santo Domingo y Venezuela.

Con la llegada de Sarcos a Miami para conducir “Levántate”, se ha comenzado a especular sobre si trata de una estrategia de Telemundo frente a su rival al poner a competir a una ex pareja en el horario de las mañanas. Sin embargo, Sarcos se lo atribuye a la casualidad. “Si hay una jugada o estrategia, es del destino porque no creo que Don Browne (Presidente de Telemundo Communications Group) y toda la gente que está en Telemundo estén pendiente de eso […], creo que la mayoría del público no sabe ni siquiera que ‘Chiqui’ y yo algún día estuvimos casados y mucho menos que nos estámos divorciando. Es una casualidad que me ha causado gracia que hay que enfrentarla con la naturalidad que se presentaron los hechos”, asegura.

Mientras Chiquinquirá tiene a Maria Elena, su hija mayor de edad que vive en Nueva York (procreada durante su matrimonio con el cantante Guillermo Dávila), Daniel también tiene a su primogénita producto de su primera unión, María Victoria. “Ella sigue viviendo en Maracaibo y ya me hizo abuelo y tengo una nieta de dos años”, agrega con orgullo.

El equilibrar su vida personal con la profesional ha sido algo con lo que Sarcos ha tenido que batallar. “No todas las cosas me han salido como he querido. Nadie es infalible en la vida, pero gracias a Dios, la vida ha sido generosa conmigo. , pues los grandes proyectos que me he propuesto en la vida se han cristalizado Espero que este [proyecto] sea uno de ellos, porque hay gente comprometida, desde el empleado más humilde hasta la junta directiva”, dice de su nuevo reto, donde se ve como pez en el agua.

El estar compartiendo segmentos con hermosas invitadas, como ocurrió hace unos dias con unas bailarinas brasileñas de samba, hacen que Daniel saque a relucir su fama de conquistador. “Esa es mi especialidad, digo… la animación de musicales”, dice con picardía y suelta una carcajada.

Con su compañía Vista Luz Internacional , Sarcos produce un programa que se llama ‘Aquí se habla español’ que se trasmite en la isla de República Dominicana. “Es mi primer programa de televisión y gracias a Dios, apenas tenemos seis meses del lanzamiento, y ya estamos nominados al Cassandra, tenemos un gran nivel de rating y creo que va muy bien ese negocio”, comenta con emoción.

Daniel, quien la mayor parte de su vida profesional la ha hecho en Venezuela, entre los que se incluyen dos años en el programa Frecuencia Latina de Venezolana de Televisión y otros 14 años en Súper Sábado Sensacional dela cadena Venevisión, donde también se incluyen obras de teatro y cine, señala que ve algo lejano el trabajar por ahora en su país. “La brújula profesional me lleva a otros sitios. Ojalá algún día hacer televisión en Venezuela deje de ser una carrera de obstáculos”, concluye.