Entretenimiento

Bebe quiere ‘Un pokito de rocanrol’

En su tercer álbum sigue con su lírica directa y ‘saca su lengua a pasea’ .

Por ,  02/9/12 - 5:00pm
More share buttons
Share on Pinterest
Bebe, directa como de costumbre. CAPITOL LATIN
Bebe, directa como de costumbre. CAPITOL LATIN

Se revela  juguetona, ácida, mordaz, criticona, atrevida, claridosa, divertida, decidida, arriesgada y un “pokito” melancólica e incorrecta. Al que le guste bien y al que no,  también.
“Qué guay, un placer hija”, me saluda María Nieves Rebolledo Vila (su nombre de pila) mejor conocida como Bebe, al inicio de la conversación telefónica que sostuvimos para hablar del disco.
Le comento que “Un pokito”, me pareció un disco tan complejo como sencillo y que sus 11 temas bien se pueden entender como once estados de ánimo y que hablan de momentos simples y soaces, que no hay forma de estereotiparlo ya que tiene de todo, hasta una oda al tabaco (“Yo fumo”).
“Qué bueno, ¿no? Divertida la lectura que haces (risas). Fenomenal, me encanta que lo sientas así. ¡Qué guay tía!, creo que es la mejor entrevista que he hecho, ¡qué bueno!”, responde divertida.
Y elabora en su respuesta: “Que sí, (que el disco) está muy liado, como tú dices. Me encanta porque es lo que he estado repitiendo toda la tarde pero aquí me lo estás diciendo tú. Hay muchísimo humor, humor muy negro, energía, está divertido y sigue muy cuidado. Hemos conseguido lo que queríamos, estamos muy contentos”, reveló.
“Un pokito de rocanrol” es el primer disco que hace después del nacimiento de su hija Candela en 2010. Y aunque la maternidad no la hizo sentarse a escribir canciones de cuna, sí influyó en su música y en la lectura que le dio a las canciones.
Sus primeros dos discos, dice, eran súper melancólicos y en éste echó la melancolía “pa’fuera” . Está la energía, le da otro tipo de lecturas, por ejemplo en el tema “Adiós”  que anteriormente pudo haber sido muy denso por lo que habla –una ruptura de pareja- en ésta se lo toma a la ligera y con filosofía, o la misma “K.I.E.R.E.M.E.”, primer sencillo (“Cuando te digo que quiero que me quieras”).
El sentir de la mujer del siglo XXI
En letras como “Me pintaré”, Bebe se pone juguetona y sensual. “Esta noche quiero cenarte y si estás sabroso desayunarte”, dice uno de los estribillos.
“Así debe de ser, hay que hacer las cosas que uno desea, siempre y cuando no hagan daño al otro, como uno las siente. Las mujeres del siglo XXI no tenemos nada que ver con las mujeres de mitad del siglo XX, estamos en otra onda, tenemos otra educación.  La sexualidad la vivimos mucho más abiertamente,  la elección de nuestras parejas y de nuestra vida, tenemos más el control de cada cosa”, dice.
Al ser un disco tan perfectamente embonado y directo, pareciera que el proceso de grabación fue largo, pero Bebe dice que curiosamente, fue el disco que más rápido ha hecho, lo que no significa que esté menos tratado.
“Al haber sido madre, mi vida ha cambiado mucho y ahora todo es mucho más ordenado. El producto (disco) fue mucho más ‘concentradito’ más aprovechado”, comparte.
Antes de meterse a grabar al estudio, se fue a trabajar sola para poder “engranar la maquinaria” que tenía parada. Luego se fue a París a grabar el disco con el productor  Renaud Letang. Estuvo trabajando en bloques, iba y venía entre París y España.
“Cuando mi hija dormía me ponía a trabajar, luego volvía (a París) llevaba las canciones que había preparado. El proceso ha sido muy fluído porque la concentración estaba muy equilibrada tanto cuando iba a París como cuando estaba en España, me ha sorprendido mucho también a mí”, confía.
Más directa
Bebe se ha caracterizado por decir y vivir sin miramientos, su espíritu está todavía más claro después de la maternidad.
“Más si ciertas cosas ya las has dicho cuando tienes 20 años, cuando estás en los 30 se te asientan más (risas), porque ya hay más seguridad, ya la fiera que uno tiene dentro está mucho más en guardia y te importa mucho menos lo que piensen de tí los demás”, dice la cantante de 33 años.
Pero aunque está más directa, está más juguetona, algo que dice que asocia con su maternidad.
“Desde que una es mamá las prioridades cambian. Te empiezas a reír mucho más de todas las tonterías a las que antes les dedicabas tiempo y ahora no les dedicas tiempo porque no lo tienes y no te interesa. Entonces está claro que eso se ve en el disco, bastante, la verdad y a mí me encanta, me parece súper divertido poder  aprender a leer la vida de otra manera, mucho menos dramática, porque ya la vida es bastante dramática y bastante trágica como para que la hagamos más”.
La gira de promoción de su disco la inicia en España, en marzo va a México y Colombia y tocará en Rusia. No tiene planeado hacer gira por EEUU, pero las ganas las tiene todas.

“Me apetece muchísimo, ojalá que podamos llegar”.
Candela es su prioridad y sigue sorprendiéndose como madre y mujer de la cantidad de cosas que puede hacer en un día y que antes no hacías. “Hay veces que tienes que hacer malabares”, dice entre risas.
Bebe, que no es de las que comparte mucho de su vida privada, me confió que tiene la suerte de contar con el padre de la niña y se organizan muy bien para criarla. Cuando salga de gira seguirá muy ordenada y en absoluto alterará la rutina de la niña llevándosela de gira.
“Los niños deben de tener su rutina y su lugar y no hacer  vida de mayores, ya tendrá tiempo de venirse conmigo cuando crezca”, dice muy juiciosa.

More share buttons
Share on Pinterest