Beat Latino: Poder, pasión y mucha música en Nueva York

Por en Entretenimiento 01/17/13 10:11am
La Marisoul y la Santa Cecilia. CATALINA MARÍA JOHNSON

CHICAGO- En el mundo de la industria del arte, existen dos lados de la ecuación. Por un lado, se encuentran los artistas con deseos de promover su mercancía cultural y por otro lado, están los curadores y promotores con acceso a galerías, auditorios, instituciones, universidades y centros culturales que pudieran presentar este arte.

Ambos lados coinciden cada año a principios de enero en una interacción casi febril en Nueva York durante el congreso anual de la Association of Performing Arts Presenters (APAP).

Presenciar la conferencia de APAP es casi una manera de tomarle el pulso a la industria del arte, y, cada año la presencia de latinos cobra mayor importancia en todos los sentidos.

Ya en 2012 tomó el mando de la organización en calidad de Presidente y Director Ejecutivo Mario García Durham, mexicoamericano originario de Houston, Texas.

Garcia Durham comenta con pasión que APAP se ha comprometido no solo en apoyar los esfuerzos de artistas minoritarios sino de crear mayor diversidad en el liderazgo de quienes crean espacios donde el arte florece. Ambas cosas considera él de absoluta necesidad e importancia para poder transformar nuestra sociedad.

Aparte de los paneles y sesiones oficiales de la conferencia, durante la misma se llevan a cabo en el festival centenares de funciones, entre las cuales las de mayor importancia para la música se encuentran Winter JazzFest y  globalFEST.  Dichos eventos brindan las noches musicales más anticipadas de cada año y a continuación señalamos algunos de los artistas latinos que se hicieron notar.

Como parte de Winter JazzFest, Alexis Cuadrado, bajista español, presentó su proyecto “A Lorca Soundscape”. Esta obra musicaliza en jazz lo que Cuadrado llama canciones protesta para el día de hoy, una serie de poemas de Federico García Lorca escritos en 1929 en la ciudad de Nueva York – justo el año en el que se derrumba Wall Street agonizante.

Los poemas están marcados por los sentimientos de Lorca, impactado profundamente por el estado de la sociedad norteamericana, la manera en la que las grandes corporaciones dejaban al margen gran parte de la misma y el trato dispensado a la minoría negra.

Aparte de guitarrista y baterista, acompañaron a Cuadrado a manera de cante hondo estilo jazz las dos voces de la cantante jazzista chilena Claudia Acuña y el saxofonista cubano Yosvani Terry, intercaladas magistralmente. Las letras de García Lorca cobraron un sentido especial en esa ciudad donde nació el movimiento Occupy, como en momentos de dulce lamento de la “La Aurora” que dice: “La aurora llega y nadie la recibe en su boca, porque allí no hay mañana ni esperanza posible”.

La siguiente noche en Globalfest 2013, se dieron trece conciertos a lo largo de seis horas en un solo edificio. El grupo selecto de artistas invitados a participar incluyeron La Shica de España y La Santa Cecilia de Los Angeles.

La Shica, cantaora española originaria de Ceuta, afirma con desafío que define el flamenco a su manera. ¡Y de verdad que lo hace! En el escenario, a pesar de ser pequeña (de ahí, el nombre de “Shica”, la manera de pronunciar “chica” en Andalucía) es una presencia realmente feroz. Luce pantalones de cuero negro, que le dejan a uno realmente apreciar el arte de flamenco desde una perspectiva completamente nueva. La Shica no solo canta en una potente voz aterciopelada, sino que utiliza completo el escenario al bailar con gestos tradicionales y contemporáneos a la vez, ya que su vida profesional por más de una década fue de bailaora flamenca.

El otro grupo latino invitado a globalFEST fue La Santa Cecilia. De Los Ángeles California, la banda personifica el mundo pan-latino que ha surgido después de décadas de la presencia inmigrante en los Estados Unidos. El corazón y alma del grupo es La Marisoul, meciendo al compás de la música amplias faldas adornadas con flores que nos recuerdan las de papel mexicanas.

La cantante evoca las grandes cantantes de rancheras mexicanas pero con aire ligeramente punk. Canta con valentía y mucho estilo ya sea cumbia o norteñas o jarocho o igual boleros, ofreciendo vivo testimonio a la mezcla de pueblos latinos que se está dando este país y al igual a la bella y fértil mezcla de músicas latinas que se refieren con orgullo a su pasado y a la vez miran sin temor a un futuro prometedor.