Perfume, ¿de tamal?

Por en Cultura 01/17/13 10:30 AM

CHICAGO- ¿A qué huele un perfume de tamal? Puedo asegurar que no despide un olor de como si hubieras pasado toda la tarde cocinando tamales. Tampoco como si te hubieras colocado frente a la vaporera donde se cocinan los tamales, abrieras la tapa de la vaporera y te aromatizas con el vapor que sale de ella.

Nada de eso. La verdad es que los perfumes de “tamal” ¡huelen muy bien! y quizá hasta te despierten el apetito.

Como dice su creadora, la puertorriqueña Zorayda Ortiz, van “de la cocina a tu piel. No necesariamente te darán hambre, pero ¡harán a otros hambrientos por ti!”.

La idea de Ortiz de tomar a las recetas de los platillos como referencia para crear su marca de fragancias, Love Zoils, surgió después de años de experimentos y prácticas.

Residente de Pilsen, Zorayda, quien tiene un bachillerato en Ciencias Biológicas por la Universidad de Northern Illinois y una carrera complementaria en Estudios de la Mujer, comenzó a crear perfumes y experimentar con ingredientes con el afán de encontrar aquellos que no sólo tuvieran poderes holísticos, sino que también fueran sensuales y hasta tuvieran una especie de poder curativo y que le dieran a cada persona la oportunidad de tener su fragancia única.

“Comenzó como una idea artística. Para mí esto es un arte. De pronto mis amigos comenzaron a pedirme cosas específicas, perfumes que no encontrarían en las tiendas. A mucha gente le gusta oler original. Conmigo lo pueden lograr”, enfatiza Ortiz.

Su pasión por el ciclismo y sus idas y venidas por la calle principal de Pilsen, la 18, despertaron en su sentido del olfato una idea más tangente: Hacer un homenaje a la calle, sus habitantes y comerciantes con una línea de fragancias, que llama “La 18” y en esa línea, el olor a tamal era algo esencial.

“No es difícil crear un perfume basándose en la receta de un platillo. Claro que no usas los ingredientes pero usas aquellos que se pueden encontrar similares a los aceites esenciales. No hay mucha diferencia entre la comida y un perfume. Es como si la belleza de cuando cocinas se traspasa al laboratorio. Hice lo mejor para que así fuera”, explica.

Lo primero, fue la masa. ¿Cómo hizo Ortiz para recrear en una fragancia su olor? Ese secreto no lo revela porque fue el mayor reto.

Sus perfumes dice, sirven además como aromaterapia. Levantan el ánimo de la persona si está deprimida, si necesita energía. Esas propiedades las tienen los aceites esenciales y por eso, en su línea encontramos desde los que tienen aroma más frutal, como el perfume de tamal de fresa, el picosito y rico olor de la fragancia de tamal de chile, o hasta la contradicción entre nombre y aroma de la fragancia de pan de muerto.

Confieso que el perfume de tamal de chile y el de pan de muerto, son mis favoritos de la línea Zoil Oils y que me sorprendieron. Más después de mi usual escepticismo cuando voy a entrevistar a alguien.

El día de la entrevista con Zorayda, tenía mis dudas. Hasta había  bromeado con mis compañeros de trabajo sobre cómo olería un perfume de tamal.

La primera asociación fueron los recuerdos de mi infancia en la cocina de la casa de mi abuela materna, cuando todas las mujeres de la familia madrugábamos para cocinar los tamales.

Después de una larga jornada “tamalera” entre ir al molino para moler la masa, picar, moler, freír, la fragancia que se despedía en ese espacio no era agradable…menos cuando la ropa se impregnaba con el olor a manteca.

Las fragancias de Love Zoils no tienen ese olor. Pero sí lograron algo más mágico y único que fue evocar y recordar esos momentos especiales, de esos que quedan grabados por siempre y que nuestro cerebro tiene guardados en algún espacio para cuando un olor los despierta, nos haga sentir emocionalmente bien.

Esas reacciones son las que Ortiz busca y en cada gota de la fragancia usa sus sentidos, y si las hace bajo pedido especial, pensando en lo que quiere y necesita su cliente tras una entrevista con peticiones detalladas.

“Uso mucho la intuición. Tengo que sentir la esencia, meditar en ella. Tengo que crear productos de calidad, si no, no lo hago”, aclara. Lo que quiere lograr además es que sus perfumes sean un producto de calidad que esté disponible para un público en general, aunque le encantaría que dos de sus ídolos, Jennifer López y Marc Anthony, un día usaran sus fragancias.

“Puedo crear fragancias de cualquier precio, dependiendo de las esencias que se usen. Lo que hay dentro de la botella se refleja en el precio”.

Con “La 18”, que será una línea completa de fragancias que espera lanzar esta primavera, marca sólo el inicio de sus planes. Esa línea tendrá además de los perfumes de tamal de chile y dulce, perfumes de elote y de champurrado, en una edición más limitada.

Luego, seguirá otra línea inspirada en la calle Division, corazón de la comunidad puertorriqueña de Chicago, donde en sus fragancias capturará los olores de el lechón asado, el coquito y la canepa.

Con sus perfumes quiere dejar firme “la huella” de los latinos en EEUU.

“Estoy haciendo hincapié en que la cultura latina está aquí, que es vibrante, especial. Y que ahora tenemos estos perfumes latinos”.

Y deja claro que las fragancias no pueden considerarse como un fetiche, aunque claro, el efecto que despierten en cada persona ya es otra cosa.

“Sí están hechos para que quien lo use, sea atractivo para otros. Es mi pasión crear perfumes sensuales y quien quiera le puede poner un poco de picante a su vida amorosa”, agrega. Esta cualidad de sus fragancias las hace un buen regalo para el Día de San Valentín.

Para más detalles sobre “Zoil Oils”, puedes visitar la página de Facebook, www.facebook.com/ZoilsOils o contactar a Zorayda al correo Lovezoils@gmail.com