Oscar 2013: Ben Affleck, víctima del pecado

Por en Entretenimiento 02/17/13 11:34am
El actor y director Ben Affleck es uno de los más galardonados de la temporada gracias a su película Argo (2012), pero ante la Academia corrió la suerte del patito feo: alguien que es brillante, mas no incluido. REFORMA

El actor y director es uno de los más galardonados de la temporada gracias a su película Argo (2012), pero ante la Academia corrió la suerte del patito feo: alguien que es brillante, mas no incluido.

La mayor sorpresa es su omisión en la categoría como Mejor Director. Si bien el actor, que ya tiene una estatuilla por el guión de Good Will Hunting (1997), ha batallado para ser tomado en serio, su nominación era cosa segura.

Hace años dejó la época en que era atacado por los tabloides, cuando tenía una relación con la cantante Jennifer Lopez.

Ahora, felizmente casado con otra Jennifer (Garner), ha dirigido tres películas que lo regresaron a la lista de las celebridades respetadas por su talento.

Primero con Gone Baby Gone (2007), luego con The Town (2010) y ahora con Argo, Affleck ha demostrado ser un maestro detrás de las cámaras.

Sus trabajos anteriores fueron bien recibidos por la Academia. Por su primera cinta Amy Ryan fue postulada para Actriz de Reparto y por la segunda Jeremy Renner compitió en el equivalente masculino.

Desde la mañana de las nominaciones en la que no se mencionó su nombre han circulado muchas teorías al respecto, ya que Argo sí recibió siete nominaciones: Película, Guión Adaptado, Actor de Reparto (Alan Arkin), Música Original, Edición de Sonido, Mezcla de Sonido y Edición.

De pronto, su filme se ha convertido en la favorita para ganar el Oscar de Mejor Película y como él es uno de los productores puede que la noche del 24 de febrero no se vaya a casa con las manos vacías.

Pero, ¿por qué Affleck no recibió su nominación en la categoría de Mejor Director?

1. Teoría: Es un ‘complot’
Hay que recordar que la primera ronda de votación es para elegir a los nominados de cada una de las categorías que competirán por una estatuilla.

Cada “segmento” de la Academia vota por sus colegas para obtener a los postulados. En el rubro de los directores fueron 371 realizadores quienes sufragaron para elegir a los nominados a ese Oscar, no el total de los integrantes de la Academia (más de 5 mil).

El voto de los integrantes de cada rama especializada es ponderado, es decir, no eligen a uno, sino a cinco nombres o propuestas, por lo que tiene más importancia estar arriba de la lista que aparecer en el mayor número de boletas.

Con Affleck pudo haber sucedido que no fue la primera opción de los directores que eligieron a los postulados en esta categoría. Y eso no quiere decir que no lo quieran, simplemente significa que no era su primera opción.

O peor aún, algunos miembros podrían haber considerado que Argo llevaba tanta fuerza, que decidieron votar por otro, confiándose en que los demás votarían por él… lo cual no sucedió.

2da. Teoría: La globalización
Michael Cieply del New York Times tiene una teoría diferente, pues asegura que muchos de los directores de la Academia que antes favorecían a las grandes películas y directores de los estudios de cine norteamericanos (como Warner Bros, distribuidora de Argo) ya murieron, como Sydney Pollack, Blake Edwards y Tony Scott.

Por lo tanto, agrega, la globalización del cine y la cantidad de cineastas independientes que se han unido a este cuerpo colegiado hollywoodense favorecen las nominaciones de realizadores extranjeros o independientes.

Lo cual explicaría las nominaciones de Michael Haneke por Amour, y Benh Zeitlin por Beasts of the Southern Wild.

La segunda ronda de votación es para elegir al ganador de cada categoría, es decir, al ganador del Oscar y éste es un evento de “todos contra todos”, por lo que los 5 mil 856 miembros votan en todas las categorías, incluyendo la de Mejor Director.

En caso de que individualmente cada votante hubiera pensado en repartir los premios y darle su voto de Director y Película a diferentes filmes, para premiar a las dos favoritas (Argo y Lincoln), ahora se topan con la disyuntiva de que si le quieren dar un Oscar a Argo sólo lo pueden hacer en Mejor Película.

Con el gran sentimentalismo que ha provocado su “no nominación” y los premios que ha ganado del Gremio de Productores, Directores y Actores, un Oscar para Affleck no es algo disparatado.

Algunos de estos profesionistas se empalman con los votantes del Oscar, ya que los actores, productores y directores que pertenecen a la Academia también votan en los otros gremios.

La más reciente victoria de Affleck en los BAFTA asegura que los británicos que pertenecen a la Academia también votarán por Argo para Mejor Película.

Parece que el que ríe al último, ríe mejor. Y entonces, más vale que, por si las moscas, el actor lleve un discurso listo la próxima semana.

Las que se dirigieron solas
Sólo tres películas han ganado el Oscar de Mejor Película sin tener a su director nominado:
-Wings, (1927)
Grand Hotel (1932)
-Driving Miss Daisy (1989)

Un caso similar
Ron Howard ganó su Oscar como Mejor Director por A Beautiful Mind (2001), pero unos años antes le aplicaron “la Affleck”.

Su cinta Apolo 13 (1995) ganó los premios del Gremio de Directores, Productores y Actores, pero el cineasta no estaba nominado al Oscar.

La noche de la ceremonia Howard se fue con las manos vacías, ya que Braveheart, (1995) se llevó la estatuilla de Mejor Película.

Ya sabe lo que se siente…
Steven Spielberg es a quien las apuestas favorecen para ganar la estatuilla como Mejor Director por Lincoln y ha vivido en carne propia lo que le pasó a Affleck.

Cuando sus cintas Jaws, (1975), The Color Purple, (1985) y War Horse (2011) fueron nominadas para Mejor Película, su nombre no figuró en la lista de directores.

Para echarle más sal a la herida, The Color Purple perdió sus 11 nominaciones y es la mayor perdedora de la historia de la Academia, junto con la cinta The Turning Point, (1977).