The Host: Max Irons y Jake Abel pelean por su alma dentro y fuera

Jake Abel y Max Irons, protagonistas de 'The Host´durante el día de prensa en Chicago. GISELA OROZCO | HOY

CHICAGO- Un mensaje a los fanáticos de la saga de Twilight: Dejen sus expectativas de ver a los protagonistas de “The Host” como el siguiente capítulo para mantener vivos sueños románticos al estilo “Team Edward” y “Team Jacob”.

Los actores Max Irons y Jake Abel no buscan que tras el estreno del filme este viernes, se despierte una histeria colectiva y un apetito insaciable por saber de cada paso de su existencia como ocurrió con los protagonistas de “Twilight”, Robert Pattinson y Taylor Lautner.

“Es algo totalmente innecesario y sumamente distractivo”, dice Abel, de 25 años durante la entrevista que sostuvimos el 11 de marzo en un hotel del centro de Chicago, como parte del día de prensa realizado en la ciudad para promocionar el filme.

Ese día también estuvo Max Irons de 27 años y la escritora del libro que inspiró el filme Stephenie Meyer, la misma que escribió la saga “Twilight”.

De ahí que exista la conexión entre “The Host” y “Twilight”.

El clima en Chicago ese 11 de marzo, parecía sacado de una escena de la saga de vampiros: Nublado y lluvioso como en Forks, Washington. Al llegar a la habitación del hotel donde tendría la entrevista con Irons y Abel, les mencioné esa coincidencia. Rieron.

“¿Te ofrezco algo de beber?”, me preguntó amablemente Irons como si me hubiese mi anfitrión y me hubiese recibido en la sala de su casa.

“Gracias, estoy bien”, le respondí. Abel le tomó la palabra y pidió té. Max optó por agua de coco en envase. Durante la conversación tomaron sus bebidas con calma. De la misma manera en que piensan llevar su vida y carrera tras el estreno de “The Host”, pase lo que pase.

Situada en un ambiente futurista, en “The Host”, la tierra ha sido invadida por extraterrestres que usan el cuerpo de los humanos y se apoderan de su mente y alma, borrando la personalidad del humano que ocupaba el cuerpo que han usurpado. Pocos humanos se salvan y viven como salvajes, defendiendo su integridad.

Melanie (Saoirse Ronan) es una de las pocas humanas que quedan y cuando es capturada, su lugar lo toma Wanderer, la invasora.

Pero Melanie sigue peleando por quedarse con su cuerpo y las personas que ama en s vudia. Su pareja, Jared Howe (Max Irons) hará cualquier cosa por recuperarla; lo que no cuenta es que Wanderer también se ha enamorado de Ian O’Shea,(Jake Abel) un humano que la protege de ser aniquilada.

Saoirse Ronan (“Hanna”, “The Lovely Bones”), tiene la carga pesada del filme, según sus coprotagonistas.

“Para nosotros fue lo más fácil”, dice Jake mientras le da un sorbo a su taza de té.

“Supongo que sí”, replica Max. “Mi personaje quiere a Melanie de regreso, tan simple como eso. Hará cualquier cosa para lograrlo”.

Y Jack sigue en esa explicación: “Y mi personaje quiere proteger a esta inocente criatura y salvarla de ser asesinada, porque los humanos ‘salvajes’ han intentado sin éxito, extraerlos del cuerpo humano. Es algo nuevo para todos, incluso para Wanderer porque durante su tiempo en la Tierra, le han dicho que todos los humanos son malvados y en su contacto con este grupo, aprende que no es así, que son ideas preconcebidas”.

Max y Jake debían tener una química especial con Saoirse. Cuando audicionaron para el personaje, se dio de inmediato.

Claro, como actores en ocasiones les toca simular que eso existe, actuar. En este caso, estaba ahí, de manera natural.

“Saoirse es una actriz increíble, muy entregada y de una inteligencia emocional sorprendente”, la elogia Irons.

La trama de “The Host” tiene otro mensaje. El hecho de perderse en un ritmo rápido de vida, en la búsqueda por una perfección inexistente y en olvidar las cosas importantes.

“Supongo que eso es lo que plantea la película. Las criaturas invasoras perfeccionan nuestro planeta, pero el precio es que borran lo que somos, nuestra alma y nuestra mente”, comparte Abel.

En ese momento de la charla, Irons se puso filosófico. “Tenemos que defender lo que somos. Evitar caer en la rutina de dormir, trabajar, dormir, trabajar. Nutrirnos. No olvidarnos de los pequeños placeres de la vida, como comer pastel de chocolate y disfrutarlo”, ríe un tanto divertido por su analogía de pastel-vida.

Por eso a estos dos actores convertirse en una celebridad no está en ninguna meta de vida. Quieren hacer un trabajo serio, entregado sin tener vivir asediados por la intensidad de fanáticas de “Twilight”…o sus mamás.

“Recuerdo que en Philadelphia, tuvimos un encuentro con las mamás ‘Twilight’ y fue una locura.  ¡No tienes idea! (risas de ambos). Parece que mucha gente está pensando cómo será para nosotros”, cuenta Abel.

Menos ellos. Ni les apura.

“Creo que ambos sabemos que es poco sano pensar en eso”, recalca Irons.”Tenemos claro y vemos que  de los actores que realmente admiramos y respetados, no leemos nada en las revistas.

Max tiene el ejemplo en casa, con su padre el actor Jeremy Irons.

“Bueno, no porque sea mi padre, pero sí. Él es uno de esos actores de los que no lees en la revistas”.

Max y Jake no quieren ser comidilla de revista de chismes. Quieren tener una vida, salir al super, al cine, no perder su libertad y construir una carrera que crezca gradualmente, no que despegue de un momento a otro…la fama no es su destino.

“Te voy a comentar algo. Cuando estuvimos haciendo la sesión de prensa internacional de ‘The Host’, un reportero me dijo: ‘Vas muy bien, pero tu carrera ha tenido un crecimiento gradual. ¿Por qué?’. Al principio, me sentí ofendido por ese comentario. Luego me di cuenta que no era una ofensa, que en realidad eso es lo que la gente espera de actores como nosotros, que vayas del 1 al 100 de la noche a la mañana. Al menos de que tengas mucha suerte, puedes tener otro tipo de carrera, lograr tener un lugar. Si lo que se quiere es ser celebridad, tengo mucha gente detrás que tomarán mi lugar en un chasquido. No me interesa. Jake y yo nos identificamos en que queremos un crecimiento gradual y seguir trabajando en 50 años, quizá”.

Jake Abel afirma: “Una carrera larga es la meta. Hay otros que querrán todo rápido, fama, dinero, ¿y qué pasará cuando ese momento termine?. Algunos actores dejan de ser humanos, se convierten en una marca, en un producto, yo quiero vivir con libertad”.

La audiencia, dicen, seguro tampoco quiere eso. Al menos no a la que ellos quieren llegar.

“Mira el trabajo de Christopher Nolan (director de la trilogía “Batman”). Ha creado una saga de acción inteligente, bien construida que la gente ama. No todo es explosiones, bombas, ruido. La gente se aburre de eso. Necesitas algo más y creo que puedo hablar por Jake y yo: Eso queremos”.


El autor

Gisela Orozco es la editora de entretenimiento Vívelohoy

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero debemos indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página. Evita, por favor, las descalificaciones personales, comentarios maleducados, o calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, o a otro comentarista.