(VIDEOS) Amanda Miguel y Diego Verdaguer en Chicago: Pensamiento y acción

Por en Entretenimiento 12/7/14 4:52pm
Diego Verdaguer. GISELA OROZCO/HOY
Diego Verdaguer. GISELA OROZCO/HOY

CHICAGO - Los conciertos de Amanda Miguel y Diego Verdaguer en la ciudad se han convertido ya en una cita anual a la que vale la pena asistir.

La noche del 6 de diciembre en el Olympic Theatre de Cicero, no fue la excepción. La pareja argentina y nacionalizada mexicana, reafirman una vez más que, con los grandes talentos no hay pierde, que se mantienen y que son una mezcla de don con el que se nace, trabajo, dedicación y perseverancia. Eso es lo que hace conexión con el público.

Pasaba de las 9:30 pm y ya, las típicas rechiflas con la que los asistentes siempre demuestran su desesperación e impaciencia por ver puntuales a el artista por el que pagaron por ver, comenzaban.

Diego fue el primero en salir al escenario. Con su cámara GoPro puesta en tripié y en mano, grabó esa primera reacción de su encuentro con el público, ese instante de la bienvenida, para luego cantar uno de  sus éxitos: “La ladrona”.

Vendría después una verdadera oda-homenaje a los años 70, al interpretar “El pasadiscos”, mientras visualmente lo acompañaban imágenes de íconos setenteros, desde Farrah Fawcett, Freddie Mercury, David Bowie, John Lennon y Yoko Ono, José Luis Rodríguez “El puma”, Joan Sebastian y claro, él mismo. Vendría un tema reciente, “No volverás”.

Le tocó el turno a Amanda, que entró retante, potente, cantando “Castillos” y dando esas notas musicales que sólo ella puede alcanzar y que el público, por más que lo intente, sólo queda ronco (pero el intento se hace).

“Saben cómo los queremos, bienvenidos sean esta noche”, dijo al público para luego deleitar con “Como un títere”, “No me vas a olvidar”,  “Ámame una vez más” y “Las pequeñas cosas”.

Acompañando a Diego y Amanda estuvieron en el escenario una banda de cinco músicos y una corista, todos mexicanos, según precisó Diego.

Se reunieron en el escenario para cantar a dueto “Simplemente amor”.

Y mientras que Amanda (58 años)  era breve en sus mensajes y entregada totalmente a sus canciones, Diego (de 63)  fue más hacia la oratoria, hacia el mensaje.

Hizo uso del recuerdo, de su propia experiencia cuando de niño, soñaba con ser cantante. Asegurando que los sueños cuando se actúa con “fe, esperanza y ética” se hacen realidad.

Cantó luego temas que dijo, lo acercaban más a México, al que rinde homenaje en sus producciones “Mexicano hasta las pampas” 1 y 2. Hizo entonces su interpretación “muy a lo Verdaguer”, del tema “Ella” de José Alfredo Jiménez.

Y luego entonó “Pídeme”, “Voy a conquistarte” , su nuevo tema, “Te voy a demandar” y “Quién de los dos será”.

En su regreso al escenario, Amanda no dio tregua. Una tras otra, canción que era coreada y celebrada: Empezó con la juguetona “El gato y yo”, luego con la romántica “Mi buen corazón”.

Y luego con las incendiarias “Así no te amará jamás” y “Él me mintió”, para luego entonar “Esclavo y amo”.

Diego regresó para cantar “Usted qué haría”, haciendo derroche de vitalidad en el escenario y yendo de un lugar para otro con mucha energía.

La despedida, vendría.

Al final, Verdaguer tuvo una sesión de firma de discos y fotografías con los fanáticos, que esperaron -algunos desesperados, de nuevo por la espera- por verle y convivir con él.



  • Prieto Isela

    Divinos.