Dos Ricco´s: Gastronomía ‘méxico-asiática’

Por en Vida 02/20/13 10:38am
Jalapeño Pad Thai, uno de los platillos del restaurante Dos Ricco´s. GISELA OROZCO-HOY

CHICAGO - El humeante tazón nos invita a comer los fideos de arroz con camarones, huevo y cebollines bañados en salsa de tamarindo, adornado con cacahuates picados y cilantro.

Este platillo típico de la cocina tailandesa, bautizado como Pad Thai,  lo he degustado con tofu, con pollo, con mucha o poca salsa en diferentes restaurantes del norte y centro de Chicago.

Tengo hasta mi listado personal de cuál es el mejor pad thai que he comido en Chicago.

El número uno se lo disputaban el pad thai del restaurante Noodle Zone & Sushi Bar en el en el  5427 N. Clark St. del barrio de Andersonville (aunque mi receta favorita es su Pineapple Fried Rice, sin pasas) o en su defecto, el del restaurante Indie Cafe del 5951 N. Broadway St. de Edgewater. o si no hay de otra, el de la cadena Big Bowl (como plus, está que agregan alcachofas a la mezcla).

Tras degustar el pad thai en uno que otro restaurante del sur de la ciudad, me había desencantado y conformado con la idea de que el mejor Pad Thai se servía en el norte.

Pero la vida siempre nos da sorpresas. Y mi percepción cambió cuando degusté el Jalapeño Pad Thai de Dos Ricco´s.

El restaurante, ubicado por el área del aeropuerto Midway -6445 S. Cicero Ave.- me queda camino a casa.

Su propietario y chef es el mexicano Ricardo Meza, originario de Jalpa, Zacatecas. Meza emigró a EEUU en su infancia y junto a su familia se radicó en Fort Worth, Texas. Su primer encuentro con la cocina fue a instancias de su madre, quien lo enseñó a cocinar. Ricardo aprendió más a fuerzas que de ganas.

Ricardo Meza, chef y propietario de Dos Ricco´s. GISELA OROZCO/HOY

Llegada la adolescencia y la edad adulta temprana, Ricardo quiso independizarse. Comenzó a estudiar y a trabajar al mismo tiempo en restaurantes. Escaló todos los puestos que hay en la pirámide laboral de una cocina: Lavaplatos, cocinero, mánager, gerente general.

Viajó por EEUU por su trabajo. Un buen día, sabiendo que dos de sus hermanas radicaban en Chicago, decidió instalarse a la ciudad y abrir Dos Ricco´s.

Su propuesta es una fusión de comida mexicana y asiática. Pareciera que no tienen muchas cosas en común, pero usan ingredientes similares. En sus días de cocinero, cuando la cocina se cerraba para los clientes, Ricardo cuenta que se ponía a fusionar ingredientes, a imaginar combinaciones.

“¿Cómo sabrá un teriyaki con chile de árbol?”, pensaba  y luego lo cocinaba. Y de la curiosidad nació Dos Ricco´s.

“El nombre es por los dos tipos de cocina, las dos riquezas de la cultura, las dos experiencias. Este es un restaurante para todo aquel que es un aventurero y busca nuevos sabores. Para mí ha sido un reto, pero poco a poco se va pasando la voz de lo que hago”, dice.

“El voz a voz” actual es la red social de Facebook. Los comensales con los que he coincidido en el restaurante llegan a Dos Ricco´s diciéndole al chef que se enteraron de su restaurante en Facebook.

Y la clientela es variada: Hay latinos, sajones, afroamericanos, asiáticos, que igual comen unos “tacos exóticos” (Exotic Tacos) que como ingredientes tienen vegetales asados, cebolla caramelizada, repollo y cilantro, o los que luego de haber probado el pozole thai en enero, lo quieren de vuelta en el menú, algo que Meza ya está considerando.

Por lo pronto, tiene la opción de la carne en su jugo al estilo asiático.

Desde que abrió sus puertas hace cuatro meses, Dos Ricco’s me intrigó. Primero, porque un panfleto del menú, de esos que entregan de puerta en puerta, llegó a casa. Lo guardé en uno de los gabinetes de la cocina.

El primer platillo que probé del restaurante fue la hamburguesa de chile poblano y queso mozzarella (Poblano Mozzarella Burger) y la segunda ocasión, repetí (una clara indicación de que me gustó).

En enero, me perdí el Pozole Thai que Meza anunció en Facebook como su platillo especial del mes. El mejor vendría en febrero: El Jalapeño Pad Thai. Una tarde después del trabajo llegué al restaurante. En el pequeño local, en la ventanilla del mostrador que da a la cocina, pedí solamente una agua de horchata.

“Te va a encantar porque tiene anís”, me dijo entonces el chef.

“Muy dulce para mi gusto, pero me gustó mucho el toque de anís”, le respondí a Ricardo.

“¿Por qué no pruebas el pad thai?”, me invitó. Dudé. Ya tenía la idea de que el mejor pad thai se servía en el norte, pero accedí. “Mi platillo favorito de la comida tailandesa es mi pad thai, así que si no me gusta, te lo voy a decir”, le respondí.

Ricardo ni se inmutó, con esa seguridad que muestra alguien que sabe de lo que está hablando.

Rápidamente encendió la estufa y en el wok -sartén especial para saltear la comida, principalmente usada en la comida asiática- comenzó a incorporar los ingredientes.

En menos de cinco minutos lo sirvió. Y me convenció. La deliciosa mezcla de los ingredientes tradicionales del pad thai con ese toque de jalapeño -sin venas, para que no pique en exceso- y que los noodles o fideos no los deja secos sino con suficiente salsa de tamarindo, me hizo tener uno de esos momentos como el del elitista crítico de comida Anton Ego del filme Ratatouille, cuando un platillo realmente conecta con los sentidos.

Sólo que a diferencia de Anton, ni soy crítica de comida y menos elitista. Simple y sencillamente, me encanta comer. ¿A quién no?

Dos Ricco´s
Dónde: 6445 S. Cicero Ave.
Precios: $3-$10
Información 773.284.9088
www.dosriccos.com