Un incendio que se niega a morir

Por en Chicago 01/24/13 7:24 AM

Bomberos de Chicago regresaron a un almacén, en el sur de la ciudad, en donde se registró uno de los incendios más grandes de los últimos tiempos luego que éste volvió a encenderse el jueves temprano.

El incendio que inició en un edificio abandonado en la cuadra 3700 S. Ashland Ave., en el vecindario de Bridgeport, requirió del trabajo de unos 200 bomberos para ser extinguido el pasado martes y parte del miércoles.

Meg Ahlheim, una portavoz del Departamento de Bomberos de Chicago, dijo al diario Chicago Tribune que era de esperarse que incendios de esa magnitud vuelvan a prenderse.

“Lo esperábamos, tenemos a equipos trabajando ahí de nuevo. Estamos trabajando ahí desde ayer”, dijo Ahlheim.

El siniestro fue uno de dos voraces incendios que mantuvieron ocupados a los bomberos de esa ciudad desde el martes por la mañana.