77% de los casos de violencia doméstica en la comunidad latina no se denuncian

GOOGLE

La ciudad de Nueva York ha registrado un alza en los casos de violencia doméstica y aunque es un problema “serio” en la comunidad hispana, factores como el idioma y el estatus migratorio hacen que se denuncie menos ante las autoridades.

La violencia doméstica cobró la vida de 75 personas en 2010, trece más que en 2009 y el mayor número ocurrió en Brooklyn con 27 casos, seguido por El Bronx (18), Queens (15), Staten Island (8) y Manhattan (7). 77% de estas situaciones no habían sido denunciadas a la policía, según la Oficina de Violencia Doméstica de la ciudad.

En 2010 las autoridades visitaron 67.761 hogares en respuesta a la denuncias de violencia doméstica, un aumento de 77 % desde 2002.

“La violencia doméstica es un problema grave” en la comunidad hispana, dijo este martes la subfiscal Mayerling Rivera, de la Unidad de Violencia Doméstica en un encuentro con medios latinos como parte de los esfuerzos que realizan para dar a conocer la ayuda disponible y que no deben temer a denunciar al agresor.

En 2010 la policía de la ciudad respondió a 249.440 llamadas relacionadas a la violencia doméstica, lo que equivale a 680 casos por día y 30.000 mujeres fueron atendidas en la sala de urgencias de un hospital, pero se desconoce qué porcentaje eran latinas, de acuerdo con datos ofrecidos por la fiscalía de Manhattan.

Los datos revelan que dicha fiscalía procesó 5.600 casos en 2010 y más del 50% procedían de comunidades de minoría, incluido el Alto Manhattan, hogar de la emigración dominicana y El barrio latino de Harlem, un asentamiento en su mayoría de puertorriqueños y mexicanos.

Rivera, dominicana, aseguró que el número de casos es mayor que las estadísticas que manejan porque muchas víctimas no denuncian a su agresor por razones que incluyen el miedo a la deportación, la barrera del idioma, el económico porque dependen del agresor para su sustento y el de sus hijos, el desconocimiento de cómo funciona el sistema judicial y desconfianza en las autoridades.

“Para una víctima es difícil salir de una relación”, advirtió. “Las víctimas latinas son las menos probables a denunciar” la violencia doméstica que, según la fiscal, se define cuando una persona en una relación íntima trata de controlar a la otra emocional, física o sexualmente y es un problema que “cruza barreras culturales y socioeconómicas”.

La fiscalía destacó además que ha habido un aumento de 5% en el número de arrestos. Rivera precisó además que “la violencia doméstica es la causa más grande de daño físico a la mujer, más que las violaciones, asaltos y accidentes de tránsito en conjunto”.

La subfiscal hizo hincapié a los inmigrantes en que no deben temer de acudir a la fiscalía, llamar a la policía u alguna organización comunitaria que presta servicios a las víctimas de violencia doméstica como el programa de intervención VIP en El Bronx, que ayuda a los latinos.

“El estatus migratorio no se pregunta, no es importante” para brindar ayuda sostuvo y recordó que las víctimas de violencia doméstica que sean indocumentados pueden ser recomendados para obtener la “visa U” de residencia temporal para víctimas de crimen.

Recordó que la víctima puede pedir una orden de protección, que otorga un juez, y que ya pueden obtener mujeres solteras que estén saliendo con un hombre. Mencionó que las víctimas deben tener evidencia del abuso, por lo que les recomienda acudir a un hospital, mostrar fotos de los golpes, muebles u otros objetos rotos como resultado de esa violencia. Pueden incluir también mensajes de texto o correos electrónicos, entre otros.

La fiscalía destacó que existe una unidad de víctimas que brinda diversos servicios que van desde legales, asistencia económica, trabajo social, a referidos para otras agencias del gobierno, donde pueden encontrar ayuda en español e incluso cuentan con traductores para los indígenas mixtecos de México que no hablan español.

En 2010, 650 víctimas de diversos delitos solicitaron recibir servicios en español, de acuerdo con la fiscalía de Manhattan. Cecilia Gastón, directora ejecutiva del programa VIP, señaló que trabajan directamente con la fiscalía, policía o el Consulado de México que les refiere casos en sus oficinas de El Bronx donde cuentan con el número 1-800-664-5880 para recibir llamadas las 24 horas del día.

“En el estado de Nueva York el lugar menos seguro para una mujer es la casa”, aseguró Gastón. El fiscal de Manhattan Cyrus Vance, señaló por su parte que intentan que aumente la penalidad contra personas que hayan cometido un delito menor y vuelva a ser arrestado por violencia doméstica u otro delito.


El autor

Agencia EFE es agencia de noticias Vívelohoy

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero debemos indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página. Evita, por favor, las descalificaciones personales, comentarios maleducados, o calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, o a otro comentarista.