Julián Castro, ¿el Barack Obama de los latinos?

Julián Castro, alcalde de San Antonio, Texas, durante un discurso en uno de los colegios comunitarios de esa ciudad en febrero del año pasado. REUTERS

CHARLOTTE, CAROLINA DEL NORTE — Julián Castro, el alcalde de origen mexicano de San Antonio, Texas, ofrecerá el martes el discurso de apertura de la Convención Nacional Demócrata, un papel que se otorga sólo a estrellas políticas emergentes, como sucedió con un desconocido Barack Obama en 2004.

“Por supuesto que estoy un poco nervioso”, dijo a la AFP este político de 37 años —que aparenta menos— pocas horas antes de pronunciar en Charlotte, Carolina del Norte (sureste), el ‘keynote speech’, como se denomina en Estados Unidos al discurso fundamental de inauguración de las convenciones partidarias.

Ante el auditorio del Times Warner Arena, el alcalde será presentado por su hermano gemelo, el representante por Texas, Joaquín Castro, lo que “desde el punto de vista personal es emocionante”, dijo sobre su gemelo, con quien es difícil observar alguna diferencia física.

Castro adelantó a la AFP que narrará su historia personal “como reflejo del sueño americano”, dijo sobre su familia de origen mexicano, tanto por parte de padre como de madre.

Julián Castro creció en un hogar de mujeres, con su abuela, la primera del clan en emigrar de México a Texas, y su madre, quien fue activista del movimiento chicano de los años 70 en el oeste de Estados Unidos.

“Quiero hablar de cómo Estados Unidos fue una tierra de oportunidades en el pasado y, más importante aún, de qué tipo de ajustes tenemos que hacer para que sea una tierra de oportunidades en el futuro”.

“Por eso creo que el presidente Obama está haciendo los ajustes necesarios”, dijo el político, casado con Erica Lira Castro desde 2007 y padre de una niña de tres años, Carina Victoria.

Antes de presentar a la primera dama, Michelle Obama, Castro quiere destacar “la necesidad de invertir en las generaciones futuras”. “Voy a dirigirme al pueblo estadounidense en su conjunto”, dijo tras criticar la postura empresarial que a su juicio defiende el rival republicano de Obama, Mitt Romney.

El lugar que ocupará Castro esta noche es percibido por expertos políticos como una tribuna clave para observar a líderes que el partido puede apuntalar de cara a las próximas elecciones, algo especialmente importante ahora, que con la victoria o derrota de Obama en noviembre, los demócratas necesitan un nuevo liderazgo para las presidenciales de 2016.

Pero descarta convertirse en el primer presidente latino de Estados Unidos: “No creo que suceda, no es lo que estoy buscando”, dijo reconociendo que es halagador que se lo pregunten.

Por ahora “estoy tratando de hacer un buen trabajo como alcalde de San Antonio. Si hago un buen trabajo, entonces voy a mirar a mi alrededor, pero una vez que haya terminado mi tarea (de alcalde)”. “Creo que el título de primer presidente latino (de Estados Unidos) será ocupado por otra persona”, sostuvo.

La leyenda de Barack Obama empezó a escribirse precisamente en 2004 cuando, como desconocido representante por Illinois, fue el orador de la apertura de la Convención Demócrata celebrada en Boston.

Por ello, si Castro conquista a las bases del partido y a los 6,000 delegados que han llegado a Charlotte, podría ser pronto un candidato a la presidencia.

“No me pondría al mismo nivel del presidente Obama. Él tiene un talento y habilidades únicas”, afirmó. “Yo soy un alcalde de una ciudad. Voy a tratar de ser yo mismo esta noche y hacer un buen trabajo”, agregó sin dar más detalles de sus aspiraciones.

Su objetivo es recalcar el mensaje de bienestar social con el que los demócratas quieren reconquistar a las mayorías, mostrando un partido diverso, joven y moderno.

“Está claro que esta elección es una elección entre un presidente que quiere invertir en la clase media y crear oportunidades a largo plazo, y el gobernador Romney, que favorece a la gente que ya está muy bien, los ricos”.

Sobre las tácticas para convencer a los electores indecisos e independientes, Castro quiere dejar claro “que Estados Unidos está mejor como nación que cuando Obama asumió el cargo (en 2009), que íbamos hacia una depresión (económica), y ahora estamos creando puestos de trabajo”.

Para el electorado de origen hispano, Castro no tiene dudas de que Obama conservará hasta noviembre y después de las elecciones el liderazgo sobre esta comunidad, la primera minoría en el país, de los cuales unos 12 millones votarán el 6 de noviembre.

“El presidente Obama es el único que ha hecho de todo en Washington” por el tema migratorio que sensibiliza a los hispanos, concluyó.


El autor

AFP es agencia de noticias Vívelohoy

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero debemos indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página. Evita, por favor, las descalificaciones personales, comentarios maleducados, o calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, o a otro comentarista.