El voto latino, un gigante dormido

Por en Chicago 10/3/12 12:30pm

 

Una jueza de elecciones revisa la identificación de William Guzmán, un votante de Chicago. JOSÉ MORÉ | CHICAGO TRIBUNE

Fernando Martínez, quien votó por Barack Obama en 2008, dijo que a pesar del récord del presidente en inmigración y otros temas, volverá a votar por él.

A Martínez, de 28 años, dijo no le convence el candidato republicano Mitt Romney, quien, en su opinión es muy indeciso y siempre cambia de opinión.

Martínez, que vive en Chicago, es unos de los 9.7 millones de latinos que votaron en las elecciones presidenciales de 2008, según un reporte del Pew Hispanic Center (Pew) publicado el 1 de octubre.

El reporte “Tendencias de participación latina” indica que a nivel nacional hay unos 23.7 millones de latinos elegibles para votar en 2012, un aumento del 22 por ciento en comparación con 2008 cuando, había 19.5 millones.

A Martínez le preocupa que bajo el mandato de Obama el número de deportaciones aumentó a niveles récord y que pasó una reforma bancaria y de salud muy diluidas, a lo que también achaca la cerrazón de legisladores republicanos.

A poco más de un mes de las elecciones presidenciales, varios expertos insisten en que, debido a lo reñido de la contienda entre ambos candidatos, los hispanos serán clave el próximo 6 de noviembre.

Y aunque las encuestas muestran que los votantes latinos favorecen ampliamente al presidente Obama sobre el ex gobernador Romney, reportes y expertos indican que las tendencias muestran que ese grupo poblacional acude en menos a las urnas, lo que va detrimento de esa comunidad.

El reporte de Pew indica que sólo 50% de los votantes latinos sufragaron en 2008, en comparación con el 65% de los votantes afroamericanos y 66% de los anglosajones.

Hasta el cierre de esta edición, ni la campaña de Obama ni la de Romney respondieron para comentar sobre cómo la baja participación del votante latino afectaría los resultados.

El caso Carpentersville
Las elecciones en abril 2006 en Carpentersville, Illinois, serían un buen ejemplo de lo que ocurriría a nivel nacional si los latinos no votan.

Ese año, Silvia Realzola, residente de ese suburbio, se dijo ofendida porque los síndicos Judy Sigwalt y Paul Humpfer introdujeron propuestas que, consideró, perjudicaban a la comunidad latina.

Una de las propuestas multaba a negocios que emplearan a indocumentados, negaba y prohibía la renovación de permisos a dichos negocios y multaba a propietarios cuyos inquilinos fueran indocumentados.

El día que la propuesta iba ser debatida, unas 3,000 personas protestaron frente al ayuntamiento. El entonces presidente Bill Sarto aplazó el debate citando la Ley de Reuniones Públicas. Semanas después, la Junta de Síndicos pospuso el debate hasta que no se decidiera el caso legal de una propuesta similar en Hazleton, Pennsylvania.

Los síndicos introdujeron luego una propuesta que después se convirtió en resolución, que declaró al inglés como el idioma oficial del poblado.

Fue así como Realzola se hizo voluntaria de una candidata que votaría en contra de dichas propuestas.

Realzola y otros voluntarios visitaron domicilios de hispanos para que, quienes fueran elegibles, se inscribieran para votar.

Triste resultado
Realzola indicó poco antes de las elecciones de abril de 2006 que inscribieron a más de 2,000 votantes latinos, que junto a los inscritos era suficiente para elegir a una candidata que representará los intereses de la comunidad.

Contrario a lo que Realzola y otros voluntarios esperaron, el día de las elecciones los latinos no salieron a votar.

Su candidata, Laura Zambrano, apenas obtuvo 1,290 votos, insuficientes para ocupar un puesto. Los síndicos Sigwalt y Humpfer se reeligieron al recibir 1,519 y 1,490 votos respectivamente.

Tras la jornada electoral, Realzola calificó la participación latina como triste.

“Fueron muy pocos votos. Es triste porque teníamos los votos para ganar, pero lamentablemente la gente no salió a votar. La gente piensa que otros van a solucionar el problema. Tenemos que decir presente cuando es necesario”, indicó Realzola al diario Hoy luego de esas elecciones.

Para noviembre
Seis años después, a poco más de un mes de las elecciones presidenciales de 2012, los expertos indican que el voto latino será primordial.

Asimismo, varias encuestas indican que los latinos favorecen al presidente Obama.

Según una encuesta de NBC News, The Wall Street Journal y Telemundo, los latinos prefieren a Obama sobre Romney  por un porcentaje de 63% sobre 28%.

Otra encuesta de Impremedia y Latino Decisions encontró que 65% de los hispanos apoyan la reelección de Obama, mientras que sólo 26% de ese grupo apoyaría a Romney.

Un reporte del Pew Hispanic Center (Pew) encontró que 68% de los latinos inscritos para votar apoyan a Obama por un 23% que apoya a Romney.

Sin embargo, el mismo reporte del Pew encontró que el nivel de aprobación de esos votantes al trabajo del presidente Obama cayó del 54% en 2010 a 46% en 2011.

Una encuesta de CNN/ORC International indicó el martes que 73% de los latinos inscritos apoyan a Obama por 22% que apoya a Romney.

Por su parte, los mismos republicanos reconocen que deben atraer el voto latino.

Ángel García, presidente de la organización Jóvenes Republicanos de Chicago (CYR), indicó que necesitaban trabajar más para atraer el 44 por ciento de votos que obtuvo el ex presidente George Bush en su primera elección.

En las presidenciales de 2008, Obama obtuvo el 67% del voto latino, mientras que su contrincante John McCain recibió el 33% de ese voto.

Cae registro de votantes
Sin embargo, estudios y analistas indican que las cosas apuntan a una historia diferente.

Un reporte del Instituto William C. Velásquez (WCVI) encontró que la tendencia del aumento de votantes latinos para elecciones no presidenciales empezó a cambiar.

Antonio González, presidente de WCVI, indicó que al tiempo que todos los expertos finalmente descubren la importancia del voto latino, “un vistazo más de cerca a las tendencias revela un patrón preocupante en años recientes”.

Según el reporte, basado en tendencias previas, el voto latino debió crecer en 12 millones para 2010, pero bajó a 11 millones.

“Pronosticamos que unos 10.5 millones de latinos votarán (casi un millón más que en 2008), pero mucho menos de los 11 ó 12 millones proyectados previamente. Entre 2004 y 2008, el número de votos latinos aumentó cerca de dos millones”, según el WCVI.

González atribuyó la baja a la recesión y a la crisis de embargos hipotecarios, que afectó más a los latinos y lo que les obligó a mudarse más.

”Cuando te mudas debes preinscribirte y sospechamos que eso no sucedió en 2009 y 2010”, indicó González.

Desinterés y apatía
Otro factor que podría influir en la participación latina de las próximas elecciones es el desinterés que la campaña presidencial ha despertado en esa comunidad.

Según la estación ABC News, cuatro de 10 latinos a nivel nacional dijeron haber seguido las primarias republicanas poco o nada.

Por otro lado, un reporte de Pew Hispanic Center, de diciembre pasado, encontró que 56 por ciento de los latinos inscritos para votar dijeron haber puesto poco o ningún de interés a los candidatos.

Sylvia Puente, directora ejecutiva del Latino Policy Forum (LPF), indicó a Huffington Post que hay una apatía entre los votantes latinos tanto hacia Obama como hacia Romney.

En el caso de Obama, hay inquietud  por el número récord de inmigrantes deportados bajo su mandato y a pesar de su orden ejecutiva de acción diferida.

“El apoyo para Romney es igualmente poco entusiasta dada la postura republicana en temas como el muro fronterizo electrificado, enmiendas al derecho a la ciudadanía al nacer e impulsar la autodeportación”, consideró Puente.

La directora de LPF aclaró que el apoyo de los latinos no se decidirá simplemente por el tema migratorio o que su perspectiva sea representativa de los miembros de esa comunidad.

La gente esta frustrada, o peor aún, apática. La primera es alarmante, pero la segunda suena a desastre, especialmente en estados que no son decisivos, como Illinois”, indicó Puente.

Las consecuencias
Y es que si los latinos no acuden a votar, la comunidad sufriría un duro revés.

Artemio Arreola, director de Política de la Coalición de Illinois pro Derechos de Inmigrantes y Refugiados (ICIRR), indicó que la influencia o poder político que la comunidad latina tenga en futuras leyes depende de la participación de sus votantes en noviembre.

Dio como ejemplo una propuesta de ley para licencias de conducir para conductores sin seguro social, que tendría más probabilidad de ser aprobada si los latinos salen a votar en grandes números.

Isabel Anadon, analista del Latino Policy Forum, indicó que la baja participación afecta a la comunidad porque es percibida como “un bloque de votantes poco serio”, aunque le ve mucho potencial.

A nivel nacional los latinos tienen una población importante que cada día cumple 18 años, la edad para votar. Tan sólo en Illinois, unos 37,000 latinos cumplieron los 18 años este año, según Anadon.

Lo importante es seguir educando a la comunidad en la importancia de votar, indicó Anadon y agregó que en Illinois el público tiene hasta el 9 de octubre para inscribirse para votar para las elecciones de noviembre.

De regreso en Chicago, Martínez dijo estar convencido de votar.

“Hay que apoyar a los candidatos que apoyan nuestras causas, de otra manera se elegirá a otros que no van a representarnos”, dijo Martínez. “Si no votamos, ¿cómo vamos a exigir?”.

Votantes latinos y las elecciones
-Para 2012 hay 23.7 millones elegibles para votar
-En 2010 había 21.3 millones elegibles para votar
-En 2010, unos 11 millones se inscribieron para votar
-En 2008 había 19.5 millones elegibles para votar
-En 2008 votaron 9.8 millones
-En 2004 había 16.1 millones elegibles para votar
-En 2004 votaron 7.6 millones

Participación de votantes en 2008
-El 66.1% de los electores eran sajones
-El 65.2% de los electores eran afroamericanos
-El 49.9% de electores eran latinos
-El 47% de electores eran asiáticos
Fuente: Pew Hispanic Center