Rahm Emanuel promete no subir impuestos ni tarifas, pero…

Por en Chicago 10/10/12 4:33pm
Rahm Emanuel, alcalde de Chicago, durante la reunión con la junta editorial del diario Chicago Tribune. E. JASON WAMBSGANS | TRIBUNE

CHICAGO — Este miércoles, Rahm Emanuel, alcalde de Chicago, hizo público su propuesta presupuestal para 2013. Son $8,300 millones dedicados a balancear las finanzas de la ciudad.

El plan del alcalde se llevará a cabo, según dijo el miércoles ante el Concejo Municipal y la junta editorial del diario Chicago Tribune, sin nuevos impuestos, multas o tarifas, y al eliminar por completo para 2013 el impuesto al empleado (Head Tax) que las empresas deben pagar y que muchos consideran impide la creación de empleos.

Tampoco, dijo, aumentará los impuestos a la propiedad. Se trata, agregó, de “invertir a través de reformas en lugar de aumentar impuestos”.

Entre las áreas de inversión resaltan la educación (pre kínder, programas para después de clases, empleos de verano y exámenes oculares), seguridad pública (457 nuevos oficiales, mayor vigilancia todos los fines de semana y redistribución de recursos), calidad de vida (ampliar reciclaje, jardinería, combate a roedores y más inspecciones) y servicios (alimentos y prevención de la violencia de género, entre otros).

Los detalles en cifras sobre el presupuesto puede consultarlos aquí.

Los detalles en cifras sobre el presupuesto puede consultarlos en www.cityofchicago.org.

Hacia donde Emanuel sí enfiló sus baterías fue al fondo de pensiones y advirtió que si Springfield no aprueba una reforma al respecto, será difícil evitar un aumento en los impuestos a la propiedad o eliminar servicios.

Si no se hace algo al respecto, indicó, en menos de cuatro años las obligaciones del ayuntamiento al fondo de pensiones representarán poco más de una quinta parte (22%) del presupuesto municipal.

De no hacer nada, vaticinó, “terminaremos pagando 150% más en impuestos a la propiedad”.

En cuanto a eliminación de empleos en la alcaldía, Emanuel señaló que varios corresponden a plazas que están vacantes y que no se repondrán, y también habrá despidos, “pero menos de 200”.

En contraste, resaltó que la llegada, reubicación o ampliación de 50 empresas (GE Transp., Motorola y Sara Lee, entre otras) en Chicago han permitido la creación de “más de 4,000 puestos de trabajo”. Esto en un periodo de 18 meses y se espera que en los próximos años añadan casi 20,000 nuevos empleos.

En resumen, la meta es, según Emanuel, “reformar lo que se pueda, reducir donde se debe e invertir donde importa: Oportunidades para los niños, mejores servicios e impulsar la microindustria”.