Oficiales en líos por asesinatos de tres mujeres en Wisconsin

Por en Chicago 11/1/12 2:33pm
Personal de emergencia y policial responde al tiroteo en Brookfield, Wisconsin. STACEY WESCOTT/CHICAGO TRIBUNE

Un grupo de legisladores envió una carta a la Policía de Brown Deer, Wisconsin, por no hacer nada para evitar el tiroteo, en donde murió la esposa del gatillero y otras dos mujeres en un spa en octubre.

La carta, firmada por 10 senadores y representantes de ambos partidos, acusa al departamento de Policía de ese municipio de no hacer cumplir una ley de arresto obligatorio en casos de violencia doméstica, en los que Radcliffe Haughton debió haber sido detenido, según el diario Chicago Tribune, que citó a la agencia de noticias AP.

La carta crítica también al jefe de Policía, Steven Rinzel, por culpar a Zina Haughton, la esposa de homicida.

El 21 octubre, Haughton entró al salón y spa Azana, en Brookfield, abrió fuego e hirió a siete mujeres, tres de ellas fatalmente, incluida su esposa.

Haughton posteriormente se quitó la vida. La investigación posterior encontró que el gatillero tenía un pasado violento.

Según la carta de los legisladores, el deber del departamento de hacer cumplir la ley no debe depender de las acciones de la víctima.

Debes parar de insinuar que la víctima tuvo la culpa por la falla de tu Departamento de hacer el arresto, y por el bien de otras víctimas en Brown Deer y todo Wisconsin debes corregir esas incorrectas y dañinas declaraciones”, según la carta a Rinzel.

Reportes indicaban que Haughton, de 45 años, aterrorizó a su esposa por años, la amenazó con lanzarse acido en la cara, llenó su auto con salsa de tomate y le ponchó las llantas.

En enero del 2011, Haughton se parapetó cerca de la casa y oficiales, quienes creyeron verlo con un rifle, le dijeron que se entregara, pero el gatillero se rehusó y los policías se fueron posteriormente sin arrestarlo.

Rinzel dijo, según el Tribune,  que los oficiales no estaban seguros que Haughton estuviera armado, y no creían que este presentara algún peligro, además de que la esposa no quiso cooperar.