Obama, con poco tiempo para saborear el triunfo

Baracl Obama, presidente de EEUU, el martes en la noche en Chicago luego de ganar la reelección. JEWEL SAMAD | GETTY

Por Steve Holland y Matt Spetalnick

WASHINGTON D.C. — El presidente Barack Obama reanudó sus actividades el miércoles con poco tiempo para saborear su victoria en la reelección, pues enfrenta desafíos económicos urgentes, un problema fiscal inminente y un Congreso aún dividido que es capaz de bloquear todos sus movimientos.

Obama derrotó a su contendor republicano, Mitt Romney, el martes por la noche y usó su discurso de aceptación para enviar un mensaje conciliador para con sus opositores políticos.

Pero estaba claro que pese a que los votantes hayan endosado un segundo período para Obama, el presidente tendrá una tarea dura para traducirlo en un mandato para impulsar su agenda.

Los estadounidenses escogieron mantener el status quo de un Gobierno dividido en Washington. Los demócratas de Obama retuvieron el control del Senado y los republicanos mantuvieron su mayoría en la Cámara de Representantes, lo que les da el poder para contener las ambiciones legislativas del presidente en todo, desde impuestos a reforma inmigratoria.

Esa es la realidad política que enfrentará Obama cuando regrese a Washington el miércoles.

Pero eso no le impidió disfrutar su triunfo electoral junto a miles de simpatizantes en Chicago.

“Ustedes votaron por la acción, no por la política como suele ser”, declaró el mandatario, llamando a un compromiso y prometiendo que trabajará con los líderes de ambos partidos para reducir el déficit, reformar el código tributario y las leyes inmigratorias y para reducir la dependencia del petróleo extranjero.

Obama dijo a la multitud que esperaba sentarse con Romney en las próximas semanas y examinar modos de cumplir con los desafíos por delante, aunque el presidente podría necesitar más limar asperezas con líderes republicanos en el Congreso que tienen peso en Washington.

Los problemas que incomodaron a Obama en su primer mandato aún lo persiguen. Debe lidiar con déficits anuales de 1 billón de dólares, contener la deuda nacional de 16 billones de dólares, reformar caros programas sociales y enfrentar la división del Congreso.

El foco inmediato de Obama y los legisladores estadounidenses será enfrentar el “abismo fiscal”, una mezcla de aumentos de impuestos y recortes de gastos que restarán 600,000 millones de dólares a la economía local a fin de año si el Congreso no llega antes a algún acuerdo.

Economistas advierten que si no se llega a un acuerdo, Estados Unidos podría volver a caer en recesión.

El líder de la mayoría en la Cámara de Representantes, John Boehner, se movió rápido respecto al tema del abismo fiscal y dijo que emitirá una declaración el miércoles, citando “la necesidad de que ambos partidos encuentren puntos en común y den pasos juntos para ayudar a nuestra economía a crecer y crear empleos, que es crítico para resolver nuestra deuda”.

Obama también enfrenta desafíos internacionales, como la disputa nuclear de Occidente con Irán, la guerra civil en Siria, el retiro de Afganistán y lidiar con una China cada vez más enérgica.

Tras las elecciones, había indicios de que continuaría el estancamiento partidista en Washington.

El líder republicano en el Senado, Mitch McConnell, no dio señales de que estuviera dispuesto a ceder en sus principios conservadores, señalando posibles confrontaciones.

“Los votantes no han endosado los fracasos o excesos del primer mandato del presidente, simplemente le han dado más tiempo para terminar el trabajo que le pidieron que hiciera junto a un Congreso que restauró el equilibrio en Washington tras dos años de control de un solo partido”, declaró McConnell.

Obama, que inició su primer mandato en el 2009 mientras los efectos de la crisis financiera golpeaban a la economía de Estados Unidos, debe continuar con sus esfuerzos por impulsar un fuerte crecimiento y recuperarse de la peor depresión desde la década de 1930.

Una recuperación dispar ha mostrado señales de fortaleza, pero la tasa de desempleo del país, actualmente en un 7.9 por ciento, continúa persistentemente alta.

El presidente enfrenta ahora la necesidad de refrescar a su gabinete, pues tanto el secretario del Tesoro, Timothy Geithner, como la secretaria de Estado, Hillary Clinton, planean dejar sus cargos pronto.

Los demócratas mantuvieron el control del Senado, que cuenta con 100 escaños, y se quedaron con antiguos sillones ocupados por republicanos en los estados de Massachusetts e Indiana, mientras que retuvieron la mayoría de los que ya tenían, incluyendo a Virginia y Misuri.

La mayoría republicana en la Cámara de Representantes, de 435 miembros, significa que el Congreso aún vive una profunda división partidista mientras enfrenta el “abismo fiscal” y otros temas.

“Eso significa la misma dinámica. Eso significa las mismas personas que no pudieron llegar a un acuerdo en los últimos tres años”, comentó Ethan Siegel, un analista que sigue la política en Washington para inversores institucionales.

Líderes internacionales ofrecieron sus parabienes a Obama.

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu -quien ha tenido una relación algo áspera con el líder estadounidense- prometió que trabajará con Obama “para asegurar los intereses que son vitales para la seguridad de los ciudadanos de Israel”.

El primer ministro David Cameron dijo que Gran Bretaña y Estados Unidos deberían convertir en una prioridad el hallar un modo de resolver la crisis siria tras la reelección de Obama.

El presidente ruso, Vladimir Putin, recibió con beneplácito la reelección de Obama y esperaba que tuviera un impacto positivo sobre los vínculos con Estados Unidos.

En Oriente Medio, donde el Gobierno de Obama adoptó una postura de cautela mientras la Primavera Arabe ha remecido a la región, la reelección del mandatario fue recibida más con una sensación de alivio que de felicidad.

Un “tweet” de uno de los clérigos más influyentes de Arabia Saudita resumió la respuesta de Oriente Medio. “Obama no es bueno, pero es el mal menor”, opinó Salman al-Oudah.

En

EEUU, Noticias

Temas en este artículo

Agenda, Congreso, elecciones, Obama

El autor

Reuters es agencia de noticias Vívelohoy

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero debemos indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página. Evita, por favor, las descalificaciones personales, comentarios maleducados, o calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, o a otro comentarista.