CTU va por las licencias de conducir para indocumentados

Jesse Sharkey, vicepresidente de CTU, habla con padres en la escuela Monroe, en el norte de Chicago. CORTESÍA/LSNA

Carolina Hernando dice que si tuviera una licencia de conducir podría involucrarse más en la educación de sus dos hijos.

Hernando, sin embargo, no conduce porque no tiene documentos y por lo tanto no puede solicitar una licencia para conducir.

“No manejo tengo temor que la policía pueda pararme”, dijo Hernando, de 30 años, quien tiene dos hijos de 11 y 6 años.

Hernando, de 30 años, dice que al igual que otros padres que salen del trabajo por la tarde, movilizarse sin un auto es complicado para llegar a los lugares donde ofrecen los programas para padres, si estos no son ofrecidos en las escuelas de sus hijos.

La madre, sin embargo, se siente confiada que eso va a cambiar y el viernes de la semana pasada participó en una reunión en la escuela en la escuela primaria Monroe, del norte de Chicago, en donde otros padres compartieron sus experiencias y dificultades por no poder manejar debido a que no cuentan con la licencia para conducir.

Los padres recibieron en esa ocasión el apoyo del Sindicato de Maestros de Chicago (CTU).

Jesse Sharkey, el vicepresidente de CTU, dijo que el sindicato apoya la medida 100 por ciento porque saben que los padres necesitan estar presentes en las escuelas para mejorar la educación de sus hijos.

Según Sharkey, el sindicato apoya la medida porque además de que tener las licencias para manejar haría más fácil que las familias lleguen al trabajo, y también haría las carreteras más seguras porque tendrían que pasar exámenes de manejo..

Se trata de la primera vez que CTU apoya una propuesta que otorgaría licencias de conducir a todos, incluidos los indocumentados, según Bridget Murphy, una portavoz de la Asociación de Vecinos de Logan Square, que organizó la reunión.

Alicia Olvera, otra madre, dijo que aunque ahora no maneja, si trabaja, y tener el documento, la ayudaría a crecer en su empleo porque podría salir a los suburbios a distribuir los productos de su compañía.

“Tendría la libertad de conducir sin temor a ser detenida, ya que podría tener desde el seguro de auto y toda la documentación”, dijo Olvera, de 36 años.

Por ahora, las madres reúnen firmas que presentaran a legisladores en Springfield el 27 de noviembre, antes que inicie la sesión del veto.

La propuesta también tiene el apoyo del alcalde de Chicago, Rahm Emanuel.


El autor

Jaime Reyes es Reporter, Writer Vívelohoy

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero debemos indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página. Evita, por favor, las descalificaciones personales, comentarios maleducados, o calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, o a otro comentarista.