Hallan culpable a ex policía ebrio por golpear a una cantinera

Por en Chicago 11/14/12 11:06am

Casi seis años después de la golpiza que el ex oficial Anthony Abbate le propinó a  la cantinera Karolina Obrycka en el club Jesse’s Short Stop Inn en febrero de 2007, un jurado decidió que este y la ciudad deben compensar a la mujer.

Un jurado falló el martes contra Abbate y al municipio por la golpiza captada en video de la cantinera que le dio la vuelta al mundo.

El jurado decidió como parte del fallo que Obrycka sea compensada con $850,000 por daños, que serían pagados por la ciudad, según los abogados de Obrycka, indicó el diario Chicago Tribune.

Luego del veredicto, Obrycka dijo que estaba sin palabras, “estoy contenta que se hizo justicia y todo se acabó”.

Las ocho mujeres y tres hombres del jurado encontraron que Abbate fue parte de una conspiración para encubrir la golpiza y que el Departamento de Policía comparte un amplio código de silencio que envalentonó a Abbate para golpear a la mujer, quien es mucho más pequeña que él.

Terry Ekl, abogado de Obrycka, indicó en el juicio luego que luego que Abbate se dio cuenta que había sido video grabado empezó a llamar frenéticamente a sus colegas para que lo ayudaran a mantener el caso en silencio.

Durante el juicio, oficiales de la Policía y fiscales del Condado de Cook se contradijeron sobre quien pidió cargos mayores contra Abbate después de la golpiza. Abbate inicialmente fue acusado con cargos menores, lo que habría puesto en peligro el caso, según un fiscal.

Tras el veredicto, el municipio de Chicago indicó que la golpiza contra la cantinera no tiene excusa pero fue responsabilidad sólo de Abbate e indicó, en una declaración, que estaba en desacuerdo con el fallo y que tenía la intención de objetarlo en mociones y de ser necesario presentar una apelación.

Según la declaración, el alcalde Rahm Emanuel confía en el jefe de Policía Garry McCarthy y su equipo no aprueban y menos participarían de un código de silencio.

Flint Taylor, un abogado que ha presentado casos de abuso policial contra la ciudad, indicó anteriormente que el fallo podría dar paso a litigios similares y a llamados para reformar la Policía de Chicago.