México aprueba reforma laboral en postrimerías del mandato de Calderón

Por en Mundo 11/14/12 4:56pm
Rosalinda Vélez Juárez, ministra mexicana del Trabajo, considera que la reforma laboral es “humana, pues busca una protección más efectiva de los derechos de los trabajadores. ALEX CRUZ | EFE

CIUDAD DE MÉXICO — El presidente de México, Felipe Calderón, logró que el Congreso avalara una importante reforma laboral que introduce los primeros cambios en la materia en 42 años, celebró Rosalinda Vélez Juárez, ministra del Trabajo.

“El derecho al trabajo digno, con prestaciones, con seguridad social, será una realidad para millones de mexicanos sin afectar los derechos ni la estabilidad laboral de quienes hoy participan en la actividad productiva formal”, dijo Vélez.

En una rueda de prensa, Vélez celebró una reforma calificada por algunos de radical, que flexibiliza el mercado laboral mexicano, permite los contratos por horas y los periodos de prueba, y regula la tercerización del empleo, entre otros temas.

También endurece las multas a las empresas que incumplan sus obligaciones, al pasar la más alta de ellas de 19,000 a 300,000 pesos mexicanos (de 1,450 a 22,900 dólares).

Es una reforma “con rostro humano pues busca una protección más efectiva de los derechos de los trabajadores y, al mismo tiempo, abre la oportunidad al trabajo formal para grupos de población como mujeres, jóvenes y adultos mayores”, subrayó.

Por ello, consideró que se trata de “un paso histórico hacia la modernidad y hacia la justicia” para los trabajadores de México.

Sobre el efecto en los salarios reales y en la informalidad de la nueva normativa, que entregará en vigor una vez sea promulgada por el Ejecutivo, dijo que espera que sea “muy positivo”.

Vélez indicó que el apoyo del Congreso a la reforma, probablemente la última importante del mandato de Calderón, envía “una clara señal a la sociedad y hacia el exterior de que en México es posible llegar a acuerdos en temas fundamentales”.

Ello “se traduce en confianza hacia nuestro país y hacia nuestras instituciones”, dijo la ministra, quien agradeció “el compromiso y responsabilidad” de los legisladores que aprobaron los cambios a la Ley Federal del Trabajo “tras 42 años de vigencia” y “más de medio millar de iniciativas presentadas” sin éxito.

El presidente electo de México, Enrique Peña Nieto, consideró que la aprobación de la ley es “una señal muy positiva” que beneficiará el desarrollo económico del país.

Peña Nieto, quien asumirá el poder el 1 de diciembre, valoró positivamente “la apertura y el ánimo conciliador” de senadores y diputados de los distintos partidos en las negociaciones.

Varios de ellos hicieron valoraciones disímiles de la legislación aprobada, siendo el más crítico el izquierdista Alejandro Encinas.

“Se ha consumado un despojo a las garantías y derechos sociales de los trabajadores mexicanos”, sostuvo el senador del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en declaraciones a la emisora MVS.

Cargó sobre todo contra la introducción del contrato por horas, al resaltar que “no va a garantizar necesariamente salarios importantes y estabilidad en el empleo” porque se presta a abusos de los patrones.

También consideró improbable que aumenten los empleos formales. “Los trabajadores tendrán que tener dos o más empleos para poder tener un ingreso suficiente” para cubrir sus necesidades, dijo.

Por su parte, el también senador y ex ministro de Trabajo Javier Lozano, del conservador Partido Acción Nacional (PAN), señaló que la reforma abona la “competitividad, la productividad y el trabajo decente” en México, un país con un desempleo del 5%, pero con tasas de informalidad del 29.2%.

El senador Ernesto Gandara, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), de Peña Nieto, estimó positivo “actualizar” la normativa laboral y restó importancia al hecho de que no pasaran dos artículos sobre transparencia sindical luego de dos rondas de debate y votación en ambas Cámaras.

Dichos artículos fueron enviados nuevamente a los diputados para que continúe el proceso legislativo normal, lo que no impide que el resto del texto aprobado sea promulgado.

“No estamos de acuerdo cómo está planteado porque (hablar de democracia sindical) se presta a demagogia” y a “hostigamiento con las pequeñas y medianas empresas”, a las que pidió seguir escuchando para ser más sensibles a sus intereses en esta materia, añadió Gandara.

—EFE