Renunció el congresista Jesse Jackson Jr.

El representante federal, Jesse Jackson Jr. Foto de Archivo/ALEX GARCIA/CHICAGO TRIBUNE

El representante federal Jesse Jackson Jr., cuyo futuro se derrumbó en medio de una investigación federal de ética y ante un diagnóstico de enfermedad mental, dimitió el miércoles a su cargo en el Congreso federal por un distrito del sur de Chicago al que representó durante 17 años.

Reemplazarlo podría costarle a los constituyentes poco más de $5 millones.

La caída de Jackson podría ser una de las últimas consecuencias políticas del escándalo de corrupción, que envió al ex gobernador Rod Blagojevich a la cárcel en marzo pasado, por cargos de intentar vender el escaño del Senado federal que dejó vacante el presidente Barack Obama.

El ascenso político de Jackson se fue en picada tras acusaciones surgidas a finales de 2008, de que sus partidarios se ofrecieron a recaudar $6 millones para Blagojevich a cambio de que el gobernador lo nombrara a ocupar la vacante del Senado, reportó el diario Chicago Tribune.

La carta de renuncia de Jackson al vocero de la Casa de Representantes federal,  John Boehner, republicano de Ohio, fue el primer reconocimiento de Jackson sobre la investigación de corrupción federal, reportó el diario Chicago Tribune.

“Estoy haciendo mi mejor esfuerzo para abordar la situación de manera responsable, cooperar con los investigadores y aceptar la responsabilidad por mis errores, porque son mis errores y sólo míos” dijo Jackson en la carta de dos páginas. “Ninguno de nosotros es inmune a deficiencias o fragilidades humanas, y ruego por ser recordado por lo que hice bien”, indicó.

En una declaración el equipo jurídico de Jackson en Washington, indicó “esperamos negociar una resolución justa, aunque el proceso puede llevar varios meses”.

Y a pesar de admitir “mi cuota de errores”, Jackson aseguró que su deterioro de salud (y tratamiento para la depresión bipolar) es lo que le impide seguir siendo un “legislador de tiempo completo” y dijo que ese fue el motivo de su renuncia.

Jackson fue elegido al Congreso en 1995 en una elección especial para reemplazar al antiguo representante Mel Reynolds, que fue condenado por cargos de la mala conducta sexual con una asistente de campaña de 16 años de edad y por fraude.

La renuncia de Jackson Jr. podría costarles a los contribuyentes de Illinois más de $5.1 millones, según la Junta de Elecciones del Estado.

El hijo del reverendo Jesse Jackson, líder del movimiento pro derechos civiles,  ha estado ausente del Capitolio durante meses, mientras recibía tratamiento para el trastorno bipolar en la Clínica Mayo. Al tiempo que las autoridades federales investigan el supuesto uso de fondos de la campaña para gastos personales.

Analizando dos elecciones especiales celebradas en Illinois, en los últimos años, una para sustituir al vocero  de la Cámara Baja, el republicano Denny Hastert, y otra para reemplazar al ex congresista Rahm Emanuel, la Junta de Elecciones de Illinois calcula el costo de las elecciones entre $2,700 y $4,000 por cada recinto electoral. Con 590 recintos en el Distrito 2 de Jackson, una elección probablemente costaría unos $2,575.000, reportó ABC News.

Illinois celebraría dos elecciones especiales para reemplazar a Jackson, una primaria y una general, por lo que la Junta Estatal proyecta que reemplazarlo podría costar $5,15 millones.

Jackson oficialmente no ha ganado la reelección aún, porque el estado no ha certificado los resultados de las elecciones hasta el 2 de diciembre.

Bajo la ley de Illinois, el gobernador del estado, Pat Quinn, debe establecer la fecha de las elecciones especiales dentro de un plazo de cinco días. La elección deberá realizarse en los siguientes 115 días.

En

Chicago, Noticias

Temas en este artículo

congresista, Jackson Jr, renuncia

El autor

Leticia Espinosa es Community Producer Vívelohoy

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero debemos indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página. Evita, por favor, las descalificaciones personales, comentarios maleducados, o calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, o a otro comentarista.