Uruguay apela a dispositivos electrónicos en lucha contra violencia doméstica

Por en Mundo 11/25/12 2:33pm
En Uruguay, cerca de 16,000 denuncias fueron presentadas en 2011 en sedes policiales y en el primer semestre de este año ya se observó un incremento de 19.1%, comparado con el mismo periodo del año anterior. Se trata del segundo delito más denunciado, después de los robos. VILLAR LÓPEZ | EFE

Por Ana Inés Cibilis Macedo

MONTEVIDEO — Uruguay comenzará a colocar este mes dispositivos electrónicos a agresores para combatir la violencia doméstica, que según autoridades y organizaciones sociales muestra cifras alarmantes y representa más de la mitad de los delitos contra las personas en el país.

El plan piloto —que comenzará con 100 dispositivos— empezará a implementarse a partir de la semana próxima en Montevideo, donde los jueces tendrán la posibilidad de colocarle un grillete electrónico a personas procesadas por violencia doméstica.

Si el agresor se acerca más de lo permitido a su víctima, o si se saca el dispositivo, se dispara una alarma que avisa a la Policía y a la víctima. El centro de monitoreo también podrá comunicarse con el agresor para intentar hacerlo desistir de su actitud.

“Queremos colocar esta tecnología como una herramienta para las situaciones de mayor riesgo”, explicó Marisa Lindner, directora de la División políticas de género del Ministerio del Interior.

“Creemos que tiene además un impacto secundario, para nosotros el más importante, que es trabajar con el hecho de que se violan las medidas cautelares (para proteger a la víctima) y no pasa nada, no hay pena”, añadió.

“Esto no va a resolver el problema de la violencia doméstica, pero esperamos que ayude a disminuir las situaciones de homicidios y situaciones más graves, aunque tampoco las va a erradicar. Pero sí hay un mensaje: que el Estado, frente a estas situaciones, va a responder para defender los derechos vulnerados”, enfatizó.

Cerca de 16,000 denuncias fueron presentadas en 2011 en sedes policiales y en el primer semestre de este año ya se observó un incremento de 19.1%, comparado con el mismo periodo del año anterior. Se trata del segundo delito más denunciado, después de los robos.

Son “estadísticas alarmantes” para una población de 3.4 millones de habitantes, según Lindner, quien estima que “no representan en absoluto la realidad de la sociedad”, ya que hay un subregistro.

De todas formas, la jerarca cree que el incremento en las denuncias responde sobre todo a un cambio en la forma de registrar las mismas y a que con el incremento de las políticas para defender a las víctimas, éstas se sienten más confiadas para pedir ayuda.

“Cada nueve días una mujer es asesinada en Uruguay por violencia doméstica. Cada cinco o seis días una mujer va a la unidad de terapia intensiva. Y cada 35 minutos una mujer denuncia ser víctima de violencia, es terrible”, aseguró por su parte Jenny Escobar, presidenta de la organización Mujeres de Negro.

Luego que en 2011 se registraran 38 homicidios de mujeres a manos de sus ex parejas, en lo que va de este año 30 mujeres fueron asesinadas, según la organización. Las cifras oficiales serán ofrecidas la semana próxima por el Ministerio del Interior.

Escobar coincide en que “la violencia siempre existió” pero ahora se denuncia más.

“Creemos que la violencia ha crecido porque la sociedad uruguaya se ha dado cuenta que eso es un delito, y responde bien a las mujeres que sufren violencia. Y creo que a más denuncias, menos violencia”, sostuvo.

Para ella, con el uso de las tobilleras electrónicas las mujeres pasarán angustia, pero podrán pedir ayuda. “Si las cosas se hacen bien 100 mujeres van a salvar la vida”, aseguró.

Y sostiene que probablemente, como ocurrió en otros países, al principio se usen mucho pero luego no, “porque los hombres se sienten estigmatizados”.

Mariela Vaz, cuya hermana Lourdes fue asesinada por su esposo en 2007, no es tan optimista.

“Está bien, es un avance. Pero si evaluamos cómo se va a implementar, son segundos en los que la víctima corre con desventajas y en los cuales no va a poder salvar su vida”, opinó.

“No creo que sea una solución, pero es algo más”, sostuvo Vaz, que considera que actualmente “la justicia es totalmente ineficaz” porque no da protección efectiva a quienes denuncian.

A Mariela se le quiebra la voz cuando recuerda cómo el esposo de Lourdes —separada desde hacía unos meses— la acuchilló y la dejó morir, desangrada.

“Él era una persona apacible, tranquila, nunca una mala palabra en sus labios. Pero en esos meses en que estuvo mal la pareja, él premeditó el asesinato de mi hermana, y nadie sospechó eso”, contó. “¿Cómo puedes prevenirlo? No sabría decirlo. Sí puedo decir que es un dolor que no te lo quita nada”.

Más de 3,000 personas marcharon el domingo convocadas por Mujeres de Negro en el “Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer”.

El gobierno, en tanto, anunció el viernes que se revisarán las normas y se buscará aprobar el año próximo una ley más amplia contra la violencia doméstica. Además, se creará un centro de rehabilitación para agresores.