Rahm Emanuel: las licencias sí, la presidencia no

Por en Chicago 11/27/12 6:32pm
Rahm Emanuel, alcalde de Chicago. NANCY STONE/CCHICAGO TRIBUNE

Por Leticia Espinosa y Octavio López

CHICAGO — Rahm Emanuel, alcalde de Chicago, ex jefe de gabinete del presidente Barack Obama y  señalado en algún momento como el responsable de entorpecer el avance de una reforma migratoria, aboga ahora por licencias de conducir para indocumentados, la naturalización de nuevos ciudadanos y pretende que no sólo Chicago, sino Illinois, sean ejemplo de sitio amigable con los inmigrantes.
Tras el respaldo del voto hispano para reelegir al Presidente, Emanuel dijo en una entrevista con diario Hoy que no capitaliza ese apoyo para su beneficio, negó cualquier posibilidad de lanzar una candidatura presidencial en 2016 bajo el argumento  de que “adoro mi trabajo” como alcalde.
Y a pesar de haber sido uno de los más cercanos asesores de Obama, indicó que no está en condiciones de recomendar o no una moratoria a las deportaciones en tanto se desarrolla el debate de una posible reforma migratoria.
La entrevista con el alcalde se dio en torno a la segunda ceremonia de naturalización realizada en el Concejo Municipal, y en la que Emanuel se mostró emocionado al recordar la historia de sus abuelos inmigrantes que llegaron a este país sin familia, sin hablar inglés y sin imaginar que su nieto sería, algún día, alcalde de la ciudad.
Al preguntarle sobre la posibilidades de que Chicago o el país tengan un alcalde o presidente latino, Emanuel respondió que no hace ese tipo de predicciones, y afirmó que la belleza de esta nación es que permite que esos puestos los ocupe “un nigeriano, polaco, chino, surcoreano, serbio o bosnio. Esa es la belleza de América. Yo soy judío, somos sólo el 4 por ciento en la ciudad; puede ser un hispano, un afroamericano, como lo fue Harold Washington, o el primer judío, como Rahm Emanuel; puede ser un mexicano o un puertorriqueño”.
Y al responder sobre qué tipo de reforma migratoria vislumbra, Emanuel primero mencionó que hizo un llamado para que en el estado se aprobara el año pasado la ley DREAM Act de Illinois, “y he recaudado $275,000 para que cientos de jóvenes logren el sueño de una educación superior. Ahora nos enfocamos en asegurar que los indocumentados tengan una licencia de conducir, esto beneficiará a nuestra ciudad, hará más seguro el camino de la casa al trabajo, significa mayor seguridad también para toda la gente; manejarán con una licencia y un seguro. Eso sería benéfico para nuestros negocios”.
Emanuel agregó que mientras eso sucede, podrían darse los frutos de la lucha a largo plazo del representante federal Luis Gutiérrez en pro de una reforma migratoria.  “El próximo año podría aprobarse una reforma migratoria, algo que no se ha visto desde (1986, con el presidente) Ronald Reagan”.
El alcalde se negó a contestar si el presidente Obama debería o no declarar una moratoria a las deportaciones, “no voy asesorar al presidente Obama. Creo que una reforma migratoria pasará en éste término”.
Sobre cuál podría ser su beneficio político al cortejar a los hispanos con las licencias de conducir y la reforma migratoria, Emanuel aclara que “mi trabajo es hacer lo correcto por el mejor interés de la ciudad”. Esta es una política de “seguridad en el tránsito. Y, lo más importante, de igualdad de valores. Y realmente quiero ir a casa o al lugar de trabajo con seguridad”.
El alcalde añadió que su objetivo es convertir a Chicago en la ciudad más amigable para los inmigrantes, y dijo que lo hace a través de su oficina de Nuevos Americanos, la cual promueve la naturalización de miles de inmigrantes, beneficios para los “dreamers” y su apoyo a las licencias para indocumentados.
¿Trabaja entonces ya para asegurar su reelección? “No”, contestó al diario HOY.
“Respondo a los votantes con una reforma educativa, una reforma a la seguridad pública, reforma financiera, fiscal, para crear de empleos, negocios, progreso, cumplir metas, ser exitosos y en cuatro años dejarlo atrás”, añadió Emanuel.
Antes de la entrevista, el alcalde testificó la juramentación de 50 nuevos ciudadanos de 26 países diferentes que juramentaron en el Concejo Municipal. Fue la segunda ceremonia de ciudadanía que se realiza en el recinto.
Los inmigrantes juramentaron representando “un arcoíris” por sus pieles y cabellos de diferentes colores, diferentes culturas y diferentes religiones, comentó el representante federal Luis Gutiérrez, uno de los oradores del evento.
Emanuel felicitó al grupo y comentó que aunque las raíces de cada uno de ellos son diferentes, todos persiguen el mismo objetivo, el de ser ciudadanos de este país. Y les dijo que el paquete viene con derechos y responsabilidades.
También mencionó que su objetivo es que al menos 10,000 inmigrantes se naturalicen porque ellos reflejan “el valor de la ciudad”.
—Hoy

“Mientras construimos la economía del siglo XXI, debemos trabajar para atraer y retener a los inmigrantes, ayudándolos a ser exitosos, y darles bienvenida”
—Rahm Emanuel, alcalde de Chicago