Peña Nieto llega a Los Pinos con el sueño de cambiar el país

Enrique Peña Nieto, quien este sábado asume formalmente como presidente de México. JEWEL SAMAD | GETTY

CIUDAD DE MÉXICO — Enrique Peña Nieto sueña con transformar México en la nueva etapa del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en la Presidencia, alejado de casos de corrupción surgidas en administraciones pasadas.

Militante del PRI desde los 18 años y con cargos en la administración pública desde comienzos de este siglo, Peña Nieto devolverá la Presidencia al PRI, que ostentó desde 1929 hasta 2000, cuando el conservador Partido Acción Nacional obtuvo un triunfo contundente en las urnas.

Desde que lanzó su campaña, este abogado de 47 años prometió un cambio profundo en México, relanzar su “posición estratégica en el mundo” y alentar la reconciliación nacional y la unidad para hacer frente a los desafíos del país.

Un vez que ganó las elecciones de 1 de julio, se comprometió a lograr resultados en esta segunda oportunidad para su partido con una nueva forma de gobernar “moderna, responsable, abierta a la crítica”.

Sin embargo, para el analista Carlos Elizondo, el estilo de Peña Nieto aún es una “incógnita” porque “nunca ha tenido un cargo en el Gobierno federal”.

Aunque gobernó de 2005 a 2011 el central Estado de México, “por muy importante” que éste sea, los problemas y los actores que ahora “va a enfrentar son muy distintos a los que ha enfrentado a lo largo de su vida profesional”.

En economía afronta condiciones macroeconómicas favorables y expectativas de crecimiento buenas en un contexto global difícil, pero en materia de seguridad tiene su mayor desafío, dado que los índices de violencia están en niveles muy altos.

Sin embargo, añadió que “parece que el ciclo de violencia va a la baja”, lo que le permite un inicio cómodo en el que deberá mostrar resultados en esa materia y en torno a las reformas de gran calado que ha prometido, para lo cual deberá negociar porque no tiene el control de las cámaras.

El equipo de Peña Nieto ya avanzó conversaciones con las otras formaciones políticas para alcanzar consensos sobre los temas más importantes del país.

La paz y la seguridad, generación de empleo, impulso al desarrollo económico y combate a la corrupción fueron algunas de las promesas de este político que en 2005, cuando fue designado candidato a gobernador del Estado de México, era un gran desconocido.

En esa campaña “la estrategia fue vender a un ‘rockstar’: apuesto, joven, alegre, cálido, con muy buenas formas”, recuerda uno de los que intervino en ella, Liébano Sáenz, citado por la revista Nexos.

Peña Nieto, siempre bien peinado y con su flequillo alzado característico, comenzó en esa época a firmar documentos ante notario en los que plasmaba sus promesas políticas, una estrategia que repitió centenares de veces en la campaña presidencial.

Su mentor político en esa primera etapa fue Arturo Montiel, un tío lejano y gobernador del Estado de México de 1999 a 2005, cuya gestión estuvo marcada por denuncias de corrupción.

En 2000 se convirtió en secretario de Administración del Gobierno del Estado de México, en 2003 fue elegido diputado por el distrito de Atlacomulco, su cuna, la de Montiel y de otros políticos, y el 15 de septiembre de 2005 se convirtió en gobernador de esa región.

En un perfil publicado en el libro “Los suspirantes”, el periodista Ignacio Rodríguez Reyna describe a Peña Nieto como un “político rígido, poco hábil para improvisar, debatir”; lo suyo es seguir el guión en “escenarios preparados y controlados”, añade.

Según Rodríguez Reyna, las mujeres jugaron “un papel crucial en la construcción de su candidatura presidencial”, a pesar de su controvertida vida privada.

“De ninguna manera (soy un seductor), me asumo como un hombre de familia, dedicado a mi familia”, sostiene este político que deberá conciliar esa imagen con la de un estadista que promueve los acuerdos para transformar México.

De la transición al poder
Viernes 30 de noviembre
—Enrique Peña Nieto presenta a su gabinete a las 5 pm en un hotel de Polanco

Sábado 1 de diciembre
—Enrique Peña Nieto tomará protesta a su gabinete en el primer minuto del 1 de diciembre en Palacio Nacional
—Felipe Calderón entregará la banda presidencial a Peña Nieto durante una ceremonia en el Palacio Legislativo de San Lázaro, que durará aproximadamente 15 minutos y que está prevista para las 10 am
—Acto seguido, Peña Nieto dirigiría un mensaje a la nación desde Palacio Nacional
—Posteriormente, las Fuerzas Armadas reconocerán a Peña Nieto como comandante en jefe con un desfile militar en el Campo Marte
—Más tarde, Peña Nieto ofrecería una recepción a los invitados a su toma de posesión
Fuente: Equipo de transición


El autor

Agencia EFE es agencia de noticias Vívelohoy

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero debemos indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página. Evita, por favor, las descalificaciones personales, comentarios maleducados, o calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, o a otro comentarista.