El tifón Bopha deja 283 muertos y cientos de desaparecidos en Filipinas

Por en Mundo 12/5/12 12:32pm
Estos residentes de Nueva Bataan buscan recuperar algunas de sus pertenencias luego de que su vivienda fuera destruida por el tifón Bopha, al sur de filipinas. TED ALJIBE | GETTY

Por Eric de Castro

NUEVA BATAAN, FILIPINAS — Carreteras bloqueadas y comunicaciones interrumpidas en el sur de Filipinas frustraban el miércoles las labores de los grupos de rescatistas, quienes buscaban a cientos de personas desaparecidas tras el impacto de un poderoso tifón que dejó al menos 283 muertos.

El tifón Bopha, que registró vientos de 120 kilómetros por hora (kph) y ráfagas de hasta 150 kph, azotó centros vacacionales junto a la costa y zonas de buceo en la isla de Palawan, pero se debilitaba en su camino hacia el oeste.

El área más duramente golpeada fue la isla sureña de Mindanao, donde Bopha tocó tierra el martes. La tormenta provocó aluviones e inundaciones junto a la costa y en localidades mineras y agrícolas del interior.

El ministro del Interior Manuel Roxas dijo que 300 personas se encontraban desaparecidas.

“Familias enteras fueron arrastradas”, dijo Roxas a periodistas mientras inspeccionaba la zona de desastre.

Buena de parte de las áreas afectadas quedaron aisladas por carreteras destruidas y puentes colapsados, por lo que los equipos de rescate del Ejército estaban siendo trasladados en helicópteros.

La red de suministro eléctrico y los servicios de comunicaciones también estaban suspendidos.

De acuerdo a cifras entregadas por el Ejército y funcionarios de agencias de emergencias, 283 personas perdieron la vida.

Miles de filipinos estaban en refugios y las autoridades solicitaron alimentos, agua y frazadas. Decenas de vuelos domésticos fueron suspendidos el miércoles.

El gobernador de la provincia más afectada, el Valle Compostela, en Minadao, dijo que muros de agua y lodo llegaron hasta el sector montañoso y arrasaron casas, escuelas, edificios municipales y clínicas donde los residentes habían acudido en busca de refugio.

La cifra de muertos sólo en la provincia llegó a 160. En la vecina Davao Oriental, donde el tifón tocó tierra, unas 110 personas perdieron la vida.

“El agua llegó de forma muy repentina e inesperada, y los vientos eran sumamente feroces”, dijo el gobernador de Compostela, Arthur Uy, a Reuters por teléfono.

Los daños a los cultivos y la infraestructura del sector eran masivos, indicó.

Un comandante del Ejército sostuvo que dos decenas de personas fueron rescatadas del lodo en una zona y que estaban siendo tratadas en un hospital.

Cerca de 20 tifones golpean Filipinas cada año, a menudo causando muerte y destrucción. Casi hace un año, el tifón Washi provocó la muerte de 1,500 personas en Mindanao.

Muchos de los fallecidos murieron enterrados por avalanchas de tierra, como sucedió en la localidad de Nuevo Bataan, en el Valle de Compostela; otros perecieron ahogados o desaparecieron arrastrados por la riadas, mientras que los menos fallecieron electrocutados o golpeados por objetos impelidos por el viento.

Los relatos de los supervivientes, que ascienden a 167.294 en los distintos centros de acogida, describen a los medios locales los horrores vividos.

—Reuters

 

PIE DE FOTO