Festejan a la Virgen de Guadalupe hasta en el más pequeño rincón

Por en Chicago 12/12/12 5:13 PM

Los fieles guadalupanos le cantaron, lloraron, suplicaron y agradecieron a La Morenita del Tepeyac su presencia, en diversos países del mundo.

Oraciones, devoción, lágrimas y fe, marcaron las celebraciones entorno al día de la Virgen de Guadalupe este 12 de diciembre, día de la Reina de los mexicanos, de la Emperatriz de América.
Una multitud, estimada en más de seis millones de peregrinos habrían pasado por la Basílica de la Virgen de Guadalupe en la Ciudad de México, considerada la mayor peregrinación anual de Latinoamérica.
En tanto, comunidades de mexicanos residentes en el exterior también se unieron a la conmemoración de la aparición de la Virgen -hace 481 años- al indígena Juan Diego al pie del cerro del Tepeyac, en el norte de Ciudad de México.
Al menos 100,000 muy abrigados fieles llegaron de varios estados de territorio estadounidense hasta el Santuario de la Virgen de Guadalupe en el Cerrito del Tepeyac, en Des Plaines, Illinois, el único sitio en el que pueden pagar sus mandas en Estados Unidos y donde se sitúa una réplica de la imagen de la Virgen.
Y en iglesias locales, como en San Pio, en el barrio de Pilsen, aproximadamente unos 6,000 fieles la visitaron desde la madrugada del 12 de diciembre.
Por lo menos en 145 parroquias de la Arquidiócesis de Chicago la veneraron, al filo de la media noche, en la Misa de Gallo, familias completas acudieron, con niños, bebés, y abuelos.

“Virgen Morena reina de la esperanza…”, le cantaron, hoy “venimos con gran devoción, a decirte lo que hay en nuestro corazón… hoy es día de fiesta hasta en el más pequeño rincón…”, prosiguió el Himno a la Humildad dedicado a la Morenita.

Y alrededor de las 5 de la mañana se hicieron escuchar las trompetas y guitarras del mariachi que interpretó las tradicionales Mañanitas a la Virgen.
Esto es “ser guadalupano”, comentó el padre Brendan Curran, párroco de la iglesia San Pio.
“Los guadalupanos asisten a la novena, vienen a la iglesia a rezar, y cumplen las promesas que le hacen a la Virgen”, agregó Curran.
Y como cada año, los guadalupanos llegaron a la cita, porque para ellos, María de Guadalupe  realmente es la Reina de la Esperanza, a la que le piden por la salud de sus padres, hijos; por la recuperación sus enfermos; a quién le encomiendan un trabajo, su futuro, a quien le piden poder volver a su tierra a ver a sus seres queridos.
María de Guadalupe, es la Morenita a la que le cantan con banda o mariachi, a la que le ofrecen rosas, por la que caminan kilómetros, por la que llegan de rodillas; porque dicen, ella es quien los escucha, los reconforta, los acompaña.
María Guzmán acudió con sus cuatro hijos a la Misa de Gallo, pidió a la Virgen por “los estudios de mis hijos, quiero que se gradúen, que sean hombres de bien, y que tengan mejores trabajos que el mío”, la madre soltera trabaja en un hotel, tendiendo camas, y dice que le va bien “no me quejo, le pido a la Madre de Dios que no nos falte el trabajo”, agregó la mujer de origen guanajuatense.

Vestida de China Poblana, Micaela García de 5 años, fue llevada por sus padres, “le agradecemos su protección y le pedimos que nos deje volver pronto, con una amnistía la vida sería más fácil para muchas familias”, comentó Rita, la madre de Micaela, llevaba en sus manos 2 veladoras que ofreció a la Virgen, una en nombre de su familia en Chicago, la otra para pedir por sus padres en Michoacán.
Durante la madrugada, el grupo de participantes en la carrera La Antorcha Guadalupana, en la que participan feligreses de varias iglesias de Chicago, regresaron tras caminar alrededor de seis horas y cumplir la misión de visitar a la Santa Madre en el Cerrito de Des Plaines y traer la llama de la esperanza bendita a sus templos.
Y después de las Mañanitas, disfrutaron tamales, atole, menudo o pozole que se sirvió a los desvelados feligreses, en la mayoría de las iglesias, ello ya es tradición.
Las celebraciones contaron este año con la presencia a través del ciberespacio del papa Benedicto XVI, que al mediodía romano mandó su primer mensaje en la red social Twitter, precisamente para referirse a esta festividad.
En tanto en México, ante la afluencia de los millones de fieles, las autoridades del Distrito Federal desplegaron 20,300 policías, cinco helicópteros y establecieron ocho puntos de atención de emergencia.
La cifra de peregrinos la conforman en su mayor parte mexicanos que acuden desde distintas partes del país, pero también pequeños grupos procedentes de Centro y Suramérica.
La peregrinación a la Basílica en México con motivo de la fiesta anual de la Virgen de Guadalupe es considerada la mayor concentración de católicos que se realiza en el mundo en un mismo lugar de peregrinación, según la arquidiócesis de Ciudad de México.
En los jardines de Ciudad del Vaticano unos 500 fieles rezaron el rosario ante una escultura de la virgen mexicana.
“Hemos traído aquí no sólo un pedacito de México, sino también de Estados Unidos, de Perú, Colombia, Chile, Argentina, de Centroamérica y Canadá, de todas las naciones a las cuales nos envuelve el amor a la Virgen de Guadalupe”, dijo el sacerdote Eduardo Chávez, durante la ceremonia, según una transmisión televisiva.
En París, conjuntos de mariachis dieron una serenata a la Virgen que este año tuvo lugar en la iglesia de La Magdalena.
Por su parte, en Guatemala, las autoridades cerraron al tránsito los alrededores de la Basílica, mientras se prepara la celebración de una alborada y una procesión al amanecer.
En San Pedro, segunda ciudad hondureña, se bendecirá una nueva imagen de la Virgen guadalupana en medio de una procesión de niños vestidos con trajes indígenas.
La peregrinación en México incluyó a cerca de 6,000 jóvenes rockeros que con vestimentas y peinados punk celebraron un improvisado concierto bajo el lema “La vida es un milagro”.
De esta manera, los fieles festejaron los 481 años de la aparición de la Virgen de Guadalupe al indio Juan Diego, en el Cerro del Tepeyac, quien se encargó de proclamar el milagro entre el pueblo indígena.

Con información de agencias.