Imágenes y nombres de las víctimas de la masacre en Connecticut

Por en Mundo 12/15/12 8:25 PM

La policía reveló el sábado los nombres de las 26 personas asesinadas a tiros en una escuela primaria de Connecticut el viernes, la lista incluye a 20 niños de seis y siete años, en una de las peores masacres ocurridas en la historia de Estados Unidos.

Entre ellas dos posiblemente de origen hispano, la maestra Victoria Soto de 27 años y la estudiante Ana Márquez-Greene, de seis años.

Seis adultos de entre 27 y 56 años – todas mujeres – fueron identificadas por las autoridades, el día después de que un hombre armado de 20 años ingresara a la fuerza a la escuela primaria Sandy Hook de la localidad de Newtown. Entre los menores había ocho niños y 12 niñas:

Adam Lanza, de 20 años, mató a 20 niños y seis adultos, la directora de la escuela, un psicólogo y cuatro profesores de primer grado, en la escuela donde trabajaba su madre.

Además, el forense indicó que la mayoría de los pequeños fallecidos eran de primer año y que recibieron más de un disparo con un rifle de asalto.

“Creo que son todos de primer año”, dijo el jefe de medicina forense de Connecticut, H. Wayne Carver. Eso significa que los niños tenían seis y siete años.

“Todas las heridas que analicé fueron realizadas con un arma larga”, agregó, en alusión al rifle automático de tipo militar hallado en la escena.

Los fallecidos son: Charlotte Bacon, 6; Daniel Barden, 7; Rachel Davino, 29; Olivia Engel, 6; Josephine Gay, 7; Ana Marquez-Greene, 6; Dylan Hockley, 6; Dawn Hochsprung, 47; Madeleine Hsu, 6; Catherine Hubbard, 6; Chase Kowalski, 7; Jesse Lewis, 6; James Mattioli, 6; Grace McDonnell, 7; Anne Marie Murphy, 52; Emilie Parker, 6; Jack Pinto, 6; Noah Pozner, 6; Caroline Previdi, 6; Jessica Rekos, 6; Avielle Richman, 6; Lauren Rousseau, 30; Mary Sherlach, 56; Victoria Soto,27; Benjamin Wheeler, 6; Allison Wyatt, 6.

Ana Marquez-Greene

Hace un año, Ana Márquez-Greene, de seis años, estaba disfrutando de las celebraciones decembrinas con sus familiares en un viaje a Puerto Rico. Esta ocasión será entristecedoramente distinta.

Elba Márquez, su abuela, dijo que la familia de la niña se mudó a Connecticut hace apenas dos meses desde Canadá en parte por la buena reputación de la primara Sandy Hook, donde ocurrió la masacre, reportó la agencia AP.

La maestra Victoria Soto

La familia de la maestra Victoria Soto la consideran una heroína. Los investigadores informaron a su familia que la maestra de 27 años murió por proteger a sus niños de primer grado. Dijeron que escondió a algunos en un baño o armario para ponerlos a salvo.

En medio del drama por el asesinato la historia de una heroína dio otra dimensión a la tragedia.

La maestra Victoria Soto, quien tenía cinco años impartiendo clases en el centro escolar Sandy Hook, fue una de las víctimas de la matanza en la primaria, reportó la revista mexicana Proceso.

De acuerdo con testimonios, Soto se dio cuenta inmediatamente de que alguien estaba disparando indiscriminadamente a la gente en el salón de al lado.

La profesora de 27 años reaccionó e intentó tranquilizar a los 17 pequeños estudiantes de su clase y les pidió que se escondieran en los armarios porque los ruidos que escuchaban formaban parte de un juego.

Además, les hizo creer que formaban parte de ese juego y que para ganar tendrían que esconderse todos y permanecer en silencio. Los alumnos la obedecieron.

Cuando los niños se encontraban escondidos, el asesino Adam Lanza apareció por la puerta de la sala y se encontró de frente con Victoria. Ella, según trascendió, le dijo al asesino que los alumnos “estaban en clase de gimnasia” y que el aula estaba vacía. Luego se abalanzó sobre él pero fue abatida por las balas.

Sus amigos la describen como una joven “cariñosa, sonriente, guapa y simpática”. Además, su familia asegura que “adoraba a sus pequeños como si fueran sus hijos”. Por lo sucedido, la afirmación no es una exageración.

La familia de Vicky, como era conocida por sus amigos y parientes, dice que “el dolor se consuela al saber que ella tuvo un comportamiento tan valiente”.

El forense explicó que todos los cuerpos presentaban entre 3 y 11 impactos de bala, por lo que el asesino se aseguró de que acabaran muertos.

El atacante usó un rifle de caño largo para perpetrar los asesinatos, dijo a periodistas el jefe de los examinadores médicos del estado de Connecticut, agregando que “todas las heridas que revisé” fueron causadas por un fusil.

Cuando se le pidió que describiera el ataque, el doctor H. Wayne Carver II, el jefe examinador médico que supervisó las autopsias a todas las víctimas y de hecho realizó algunas, afirmó era que “lo peor que he visto”.

“Eran niños con unos atuendos muy bonitos”, dijo cuando se le pidió que hablara sobre los mnores examinados. “Eran chicos de primer grado. Es la clase de atuendos con los que envías a tus hijos o nietos cuando van al primer grado”, aseveró.

Un total de 28 personas perdieron la vida en la masacre, incluyendo al hombre armado, que se suicidó.

La lista de nombres dada a conocer no incluía al atacante, identificado previamente como Adam Lanza, o a su madre, de la cual se confirmó que fue asesinada por su hijo previamente en una segunda escena del crimen.

El tiroteo, que terminó cuando el agresor se disparó a sí mismo, conmocionó a los miembros de la acomodada comunidad, situada a unos 130 kilómetros de la Ciudad de Nueva York y una vez nombrada como la quinta localidad más segura de Estados Unidos.

La policía recaba evidencia

Previamente la policía dijo que había recabado evidencia sólida sobre los motivos del asesinato.

“Nuestros investigadores en la escena del crimen (…) recabaron muy buena evidencia en esta pesquisa que, con suerte, podría ser usada por nuestros investigadores para dilucidar por completo, y lo más importante, para explicar por qué ocurrió esto”, dijo Paul Vance, teniente de la policía de Connecticut, en una conferencia de prensa.

Residentes de la localidad colocaron pequeños objetos de recuerdos cerca de la escuela de Newtown, entre ellos velas y un adorno de flores que estaba colgado sobre el cartel del colegio.

El hospital Yale-New Haven abrió su centro de intervenciones por crisis en el acomodado suburbio de 27.000 habitantes. Para media mañana, unos 50 vehículos estaban aparcados fuera del recinto.

La tragedia conmovió hasta las lágrimas al presidente Barack Obama durante un discurso en televisión el viernes y remeció a un país ya acostumbrado a tiroteos masivos, aunque no con víctimas de tan temprana edad. También podría revivir el debate sobre las leyes de posesión de armas en Estados Unidos.

En su discurso del sábado por radio e internet, Obama instó a emprender “una acción significativa para evitar más tragedias como esta”, pero no llegó a pedir específicamente leyes más estrictas sobre de control de armas.

“Los niños que murieron pertenecían a clases de los dos primeros grados (de unos seis años)”, dijo Mary Ann Jacob, una bibliotecaria de la escuela que ayudó a unos estudiantes a escapar del tiroteo.

La madre del asesino coleccionaba armas

Unas 50 personas se reunieron para una misa en la iglesia episcopal St. John en la comunidad vecina de Sandy Hook para conmemorar a las víctimas.

Mary Fellows, una residente de Sandy Hook de 49 años, dijo que acudió a la iglesia para encontrar paz mientras esperaba para saber más detalles sobre algunas de las personas asesinadas. “Aunque no sepa sus nombres, conozco sus caras”, sostuvo, antes de que la policía identificara a las víctimas.

Vance, el portavoz policial, declinó dar detalles sobre la evidencia encontrada y respecto a los supuestos motivos del atacante, pero dijo que Lanza ingresó a la fuerza a la escuela.

La madre del asesino, Nancy Lanza, poseía legalmente una Sig Sauer y una Glock, ambos modelos armas habituales de la policía, y un rifle Bushmaster .223 M4 carabina, de estilo militar, según funcionarios de las fuerzas de seguridad que también creen que Adam Lanza usó al menos algunas de estas armas.

Dan Holmes, propietario de un negocio de decoración que recientemente se encargó del jardín de Nancy Lanza para adornarlo para la Navidad, dijo que la mujer era una coleccionista de armas ávida que una vez le mostró un “rifle de alta gama realmente bonito” que había comprado.

“Dijo que a menudo iba a practicar tiro con sus hijos”, comentó Holmes.

La tragedia en época navideña fue el segundo tiroteo mortal en Estados Unidos esta semana y el último en una serie de asesinatos múltiples este año.

La matanza revivió un debate sobre el control de armas en un país con una cultura armamentística floreciente y un fuerte “lobby” que ha desalentado a la mayoría de políticos a abordar en profundidad el fácil acceso a pistolas y rifles.

La cifra de muertos superó la de uno de los tiroteos más conocidos en centros escolares de Estados Unidos, el del instituto de Columbine en Littleton, Colorado, donde dos adolescentes mataron a 13 estudiantes y trabajadores del centro antes de suicidarse.

Con información de la agencia REUTERS.

 



  • esmelytu diosa

    es algo terrible que niños inocentes pierdan la vida asi con toda una vida por delante, me ha consternado la verdad, es algo muy doloroso y al ver sus caras y nombre se te graba en al mente y es inevitable sentirce mal, que Dios los acoja en santo ceno serán recordados siempre, y las prepfesoras son heroinas que dierán sus vidas por portegerlos y por ellas no tenemos más victimas……