Amenazas de muerte durante misa por víctimas en Newtown

Por en EEUU 12/16/12 1:27pm
Un oficial de policía de Connecticut se posiciona a las afueras de la iglesia Santa Rosa de Lima en Newtown, luego de una supuesta amenaza de muerte durante una misa en honor de las víctimas del tiroteo del viernes. PETER FOLEY | EFE | EPA

NEWTOWN, CONNECTICUT - La Iglesia Santa Rosa de Lima de la localidad de Newtown, Conneticut, donde este viernes tuvo lugar el tiroteo que acabó con la vida de 28 personas, 20 de ellas niños, tuvo que ser hoy evacuada por una amenaza de muerte durante una misa celebrada por las víctimas, según pudo confirmar Efe.

Según explicó en una rueda de prensa el portavoz de la iglesia, Brian Wallace, hacia la mitad del oficio una persona se levantó de su asiento y se dirigió al altar para informar al monseñor Robert Weiss de una llamada telefónica que amenazaba al templo.

“Alguien avisó de la llamada al monseñor y él pidió a todo el mundo que se fuera. Se fueron calmados pero con aún más tristeza en sus caras”, dijo.

“Obviamente es muy frustrante para las familias, que ya han sufrido lo suficiente. Hemos cerrado para proteger a todos los que estaban en la iglesia que por hoy permanecerá cerrada. No sé de dónde vino la llamada, pero la Policía estaba en ello de inmediato”, añadió Wallace ante numerosos medios, entre ellos Efe, que fueron convocados a las afueras de la iglesia.

Preguntado por si se había sorprendido ante la amenaza, contestó: “Ya no podemos sorprendernos de nada después de lo que ha pasado”.

La iglesia estaba rodeada por cinco vehículos de policía y con un cartel colgado en la puerta prohibiendo la entrada a la prensa.

El diario New York Post apuntó que aparentemente un psicópata hizo una llamada telefónica amenazando con atacar la iglesia, por lo que Weiss pidió la evacuación inmediata.

“Ha habido una amenaza contra la iglesia -dijo Weiss a los feligreses-. Necesito que todos evacúen”.

Además, unos 30 niños que estaban ensayando para el desfile anual navideño en un edificio cercano también abandonaron las instalaciones en las que se encontraban.

Todo el recinto ha sido acordonado después de que la Policía Estatal comenzara un barrido de la zona.