Tras Newtown, líder pro armas quiere “armar” a los maestros

Por en Chicago 12/18/12 1:07pm
Una ametralladora AR-15 en el mostrador de la tienda Freddie Bear Sports en Tinley Park, Illinois. SCOTT OLSON/GETTY
Una ametralladora AR-15 en el mostrador de la tienda Freddie Bear Sports en Tinley Park, Illinois. SCOTT OLSON/GETTY

Luego que oficiales del área de Chicago pidieran una prohibición a las armas de asalto, la Asociación del Rifle de Illinois (ISRA) descalificó las peticiones y uno de sus líderes dijo que maestros y custodios deberían estar armados.

Richard Pearson, director ejecutivo de ISRA, dijo al diario Chicago Sun-Times que el problema que, “tenemos una zona libre de armas alrededor de las escuelas. Cada loco sabe eso. Entonces, esa zona libre es como un imán para los lunáticos”.

“Si hubiera habido un guardia de seguridad armado, esto no hubiera pasado. Si hubiera habido un maestro armado, eso no hubiera pasado”, dijo Pearson al diario.

Las declaraciones de Pearson vienen luego de que Adam Lanza mató a tiros a 20 niños  y seis adultos de una escuela primaria en Newtown, Connecticut, el viernes pasado.

Lanza habría matado antes a su madre Nancy en su domicilio y éste se suicidó tras la masacre en la escuela.

La Asociación también indicó en una declaración que “la compasión que sentimos por la víctimas de este crimen iguala el profundo desdén que sentimos por el gobernador de Illinois Pat Quinn, el alcalde de Chicago Rahm Emanuel, el alcalde de Nueva York Michael Bloomberg y el resto de los oportunistas políticos que se abalanzaron sobre Newtown como una bandada de buitres hambrientos sobre la 2ª enmienda (de la Constitución por la tenencia de armas de fuego)”.
En una extensa carta, ISRA señaló que los ecos de las sirenas apenas se habían desvanecido cuando Quinn y otros “extremistas por el control de las armas” llegaron a los medios para abogar por abolir la enmienda.

Un día antes, Quinn dijo al Chicago Tribune que esperaba que la tragedia motive a legisladores estatales para que aprueben el mes entrante una prohibición contra las armas de asalto y sus cargadores.

Quinn también pidió el martes a agencias estatales a que revisen sus programas de protección de estudiantes y determinen si deben mejorarse.

Una petición similar, pero a nivel federal, hizo el alcalde Emanuel, quien indicó que el Congreso debe tener un voto de conciencia sobre las armas de asalto.

El tema tiene tanta importancia enb el público que una petición a la Casa Blanca para que el Congreso controle las armas de asalto recibió más de 180,000 firmas en cuatro días cuando sus simpatizantes esperaban 25,000 firmas para el 13 de enero.

Por otro lado, Illinois es el único estado del país que actualmente prohíbe la portación de armas, pero la 7ª Corte federal de Apelaciones declaró inconstitucional la prohibición la semana pasada.