EEUU busca acuerdo para evitar el abismo fiscal, pero se mantienen brechas

Por en EEUU 12/18/12 1:30pm

 

Las negociaciones para evitar un 'abismo fiscal' continúan entre John Boehner, presidente de la Cámara de representantes, y Barack Obama, presidente de EEUU. OLIVIER DOULIERY | GETTY

Por Richard Cowan y Mark Felsenthal

WASHINGTON — Un acuerdo para evitar un “abismo fiscal” de alzas de impuestos y recortes de gastos en Estados Unidos parecía más cerca el martes, luego de que el presidente de la Cámara de Representantes mantuvo el apoyo de sus colegas republicanos para compromisos en conversaciones con el presidente Barack Obama.

Pese a preocupaciones sobre una revuelta por parte de los republicanos en la Cámara, Boehner salió de una reunión con sus correligionarios indemne y prometió continuar las negociaciones con la Casa Blanca.

La concesión de Boehner la semana pasada de considerar más impuestos para los estadounidenses ricos —una idea a la que su partido se ha opuesto desde hace tiempo— marcó que es posible llegar a un acuerdo antes de un plazo final a fin de año.

El republicano Darrell Issa dijo que los republicanos de la Cámara de Representantes “respaldan al presidente (de la Cámara) (…) No vi a nadie pararse y decir ‘no puedo respaldar al presidente (de la Cámara)'”. Boehner es el republicano de más alto rango en el Congreso.

Tras la reunión de los republicanos, Boehner dijo a la prensa que la más reciente oferta del presidente Barack Obama sobre impuestos a los ricos no es satisfactoria aún, pero que estaba esperanzado sobre alcanzar un pacto.

En una importante concesión a las exigencias de los republicanos, Obama ofreció el lunes establecer un umbral de 400,000 dólares para los ingresos que serán objeto de alzas tributarias cuando expiren a fin de año las bajas tasas impositivas aplicadas durante el gobierno de George W. Bush.

Obama había insistido previamente en establecer el umbral en 250,000 dólares, mientras que Boehner ha estado buscando un nivel de 1 millón de dólares. Analistas creen que podrían alcanzar un acuerdo en 500,000 dólares.

Obama y Boehner trabajan para evitar profundas alzas de impuestos y recortes de gastos que se iniciarían con el nuevo año. Las medidas, conocidas como “abismo fiscal”, podrían generar otra recesión, advierten los economistas.

Como las negociaciones han superado en buena parte las diferencias ideológicas y se concentran en desacuerdos cada vez más estrechos sobre números, los mercados subían por esperanzas a que alcancen un acuerdo.

Las acciones mundiales subieron el martes a un máximo de tres meses y debilitó el apetito por la seguridad de la deuda pública y el dólar.

Mientras ambos partidos intentaban digerir los detalles de un posible acuerdo, Boehner presentó lo que llamó una legislación de “Plan B”. Si fuera llevado a la Cámara, el texto permitiría a los republicanos mostrar que trabajaron para mantener bajas tasas de interés para la mayoría de los estadounidenses.

Obama podría enfrentar el descontento de los propios demócratas. Los demócratas liberales probablemente se opondrán a un compromiso clave que ofreció para permitir aumentos del costo de la vida para todos, excepto los beneficiarios más vulnerables del programa de jubilación de la Seguridad Social.

Boehner había accedido más temprano a que los impuestos de la era Bush terminaran para los más ricos, luego de oponerse durante meses a aumentos de impuestos de cualquier tipo. En vez de eso, el republicano propuso el establecimiento de un umbral de ganancias anuales de un millón de dólares para aumentar las tasas.

Obama también se acercó a Boehner sobre la proporción de un paquete para la reducción de un déficit de 10 años, en oposición a recortes en el gasto del Gobierno.

El mandatario ahora está dispuesto a aceptar una cifra de ingresos de 1.2 billones de dólares, menos que su propuesta previa de 1.4 billones de dólares.

La más reciente propuesta de Boehner pide 1 billón de dólares en nuevos ingresos impositivos a partir de tasas tributarias más altas y la contención de algunas deducciones que tomaban los estadounidenses de altos ingresos.

Un asesor republicano que solicitó el anonimato afirmó que “conceptualmente” hay un acuerdo para hacer cambios permanentes en el código tributario y que algunas de esas modificaciones entrarán en efecto a comienzos del 2013 y otros a inicios del siguiente año.

Boehner está listo para dar a Obama un año de relativa inmunidad respecto a las discusiones entre los conservadores sobre el techo de deuda, mientras que el presidente busca dos años.