Miles de padres deportados no saben qué pasa con sus hijos

Por en Chicago 12/19/12 4:16pm
Los hermanos Ixtel y Jesús Torres frente a una foto de su padre Omar, quien fue detenido por autoridades de inmigración a inicios de diciembre. ANTONIO PÉREZ/CHICAGO TRIBUNE

En poco más de dos años, 204,810 padres de hijos ciudadanos estadounidenses fueron deportados, según autoridades de inmigración, lo que para algunos activistas pro inmigrantes es un una cifra escandalosa.

Según la publicación de Internet Colorlines, que obtuvo los datos del gobierno federal, esa cifra representa alrededor del 23% de todas las deportaciones del 1 de  julio de 2010 al 31 de septiembre de 2012.

En ese mismo periodo, se emitieron a nivel nacional 90,576 órdenes finales de deportación. De esa cifra, 6,107 fueron en el área de Chicago.

Para Vicente del Real, un organizador del grupo Proyecto de Acción de los Suburbios del Oeste (PASO), basado en los suburbios del oeste de Chicago, esa cifra es “escandalosa”.

“Es un número terrible porque quiere decir que las familias son separadas en grandes números”, dijo Del Real. “Las autoridades no buscan a los inmigrantes criminales en la calle, sino a padres inmigrantes en los lugares de trabajo”.

Según el sitio Colorlines, algunas de las personas pudieran haber sido deportadas más de una vez en el mismo período; la información representa el número total de deportaciones, no el número de personas deportadas.

Según expertos, el número total de padres deportados puede ser más alto debido a que algunos padres y madres por temor no les dicen a las autoridades que tienen hijos. Otro grupo que no fue incluido en las cifras es el de padres de hijos que no son ciudadanos.

La representante federal Lucille Roybal-Allard, quien presentó una propuesta para que padres deportados o detenidos no pierdan a sus hijos, dijo a Colorlines que básicamente “vivimos una situación de crisis de la que debemos tomar acción inmediata para evitar estas separaciones innecesarias y permanentes de niños estadounidenses de sus familias”.

Luis Zayas, decano de la Escuela de Trabajo Social de la Universidad de Texas, dijo al sitio que otro problema es que se desconoce qué pasa con los niños, si se quedan aquí o se van con sus padres.

Lo cierto es que en este país “estamos creando toda una clase de huérfanos con padres, y es un crimen moral. En Illinois son más de 56,000 niños que han perdido un padre o una madre por una deportación en los últimos seis años. Por eso la lucha para la legalización este año que entra urge tanto”, dijo Joshua Hoyt, jefe de estrategia de la Coalición pro Derechos de Inmigrantes y Refugiados de Illinois (ICIRR).

Por otro lado, Del Real dijo que PASO llevaría cabo una vigilia en el Centro de Detenciones de Broadview para pedir un alto a la separación de familias y a las deportaciones.

Según reportes, bajo el mandato Obama se ha registrado un número récord de deportaciones mayor a la de otros presidentes.

Por otro lado, tras ganar las elecciones en noviembre, Obama dijo que espera que una legislación para resolver el problema migratorio del país empiece a avanzar en enero próximo.