‘Django Unchained’: Quentin Tarantino cuenta su historia de esclavos

Por en 12/20/12 2:09pm

Ni siquiera una cena con un actor ganador del Oscar puede interponerse entre Quentin Tarantino y sus historias.

De acuerdo a Christoph Waltz, quien obtuvo su estatuilla dorada por su llamativa actuación en el última relato de venganza de Tarantino “Inglourious Basterds”, el escritor-director tenía una cita para cenar con Waltz el año pasado. Pero Tarantino estaba tan profundamente inmerso en la escritura de su nueva película, “Django Unchained” que canceló la cena momentos antes de la cita.

“Me llamó y dijo: ‘Lo siento, no nos podremos reunir. Estoy escribiendo y estoy intrigado en cómo terminará la historia’”,  comentó Waltz durante una entrevista en el Comic-Con de este año, donde Tarantino reveló nuevas imágenes de la película para 6000 aficionados que respondieron con una ovación de pie. “Exactamente eso dijo. Él escribe detrás de sus personajes, por lo que los crea, y luego los libera y solo documenta lo que están haciendo en su cabeza. Todo vive dentro de él.”

Lo que ha surgido esta vez desde el cerebro fructífero de Tarantino es una amalgama audaz de un ‘spaghetti western’ y un cuento de la esclavitud en Estados Unidos. Y en forma similar a la historia revisionista que creó en “Inglorious Basterds”, en la que los Judíos matan a Hitler durante la Segunda Guerra Mundial, “Django” se centra en un esclavo con la libertad para vengarse de los hombres que destruyeron su matrimonio y vendieron a su mujer.

Waltz interpreta al Dr. King Schultz, un dentista alemán convertido en cazarrecompensas que libera a Django (Jamie Foxx) y lo hace su socio. Él es parte de un elenco lleno de estrellas que también incluye a Leonardo DiCaprio, Samuel L. Jackson, Kerry Washington, y Jonah Hill como un miembro del Ku Klux Klan.

La película, que se estrena en Navidad, seguramente tendrá sus críticos. Historias acerca de la raza y la esclavitud son siempre una cuestión delicada, sobre todo cuando son creadas por un cineasta blanco. Pero Foxx espera que la película, que no pretende ser un relato histórico preciso, de lugar a un buen diálogo entre los espectadores.

“En realidad, esto nos da la oportunidad de entretener y al mismo tiempo educar a las personas que se preguntan cómo era la nación en tiempos de esclavitud “, dijo Foxx. “Los niños pequeños, blancos y negros, pero sobre todos los negros, no saben acerca de la esclavitud en la actualidad. Así que antes de que salga la película, espero que podamos hablar de lo que pasó en este país. Creo que hemos crecido lo suficiente como para hacerlo ahora “.

Por nicole.sperling@latimes.com, lea la versión en inglés aquí.