Destina EEUU más a inmigración que a todas las agencias federales del orden juntas: reporte

Por en EEUU 01/7/13 1:35pm
Tan sólo el pasado año fiscal, 409,849 personas fueron deportadas del país (una cifra récord), y desde 1990 han sido deportados 4 millones de personas. JOHN MOORE | GETTY

En conjunto, el presupuesto asignado al FBI, la DEA, el Servicio Secreto, el U.S. Marshals y la ATF es considerablemente inferior al asignado a los burós encargados de vigilar las fronteras.

Según un nuevo reporte presentado este lunes por el Migration Policy Institute, con sede en Washington, el gobierno federal puso un énfasis significativo, al menos en términos económicos, en sus políticas migratorias.

El reporte, titulado “Immigration Enforcement in the United States: The Rise of a Formidable Machinery”, determió que el gobierno federal destinó casi $18,000 millones de dólares el pasado año fiscal para financiar agencias como el Buró de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), el Buró de Vigilancia de Inmigración y Aduanas (ICE) y el sistema US-Visite, que registra la entrada y salida de los visitantes a Estados Unidos.

En comparación, indica el reporte, el gobernó federal asignó $14,400 millones en fondos combinados para agencias como el FBI, la DEA, el Servicio Secreto, el U.S. Marshal y la ATF.

En una columna de opinión publicada este lunes en el diario The Washington Post, Doris Meissner, directora de política migratoria para el instituto, señala que, independientemente de cómo se administre, “la vigilancia por sí sola no es suficiente para enfrentar los retos que la migración legal e ilegal representan para el futuro” del país.

Meissner, coautora del reporte y quien fungió como comisionada del Servicio de Inmigración y Naturalización de 1993 a 2000, indicó que desde que se otorgó la amnistía de 1986, el gobierno federal ha presupuestado $187,000 millones de dólares para las labores relacionadas a inmigración.

El gasto, añade, refleja el fuerte consenso que hay en el Congreso a favor de la aplicación de la ley en términos migratorios y creó un “complejo sistema interagencias”, pues va más allá de las fronteras de EEUU al revisar y comparar con diferentes agencias de inteligencia los antecedentes de quienes quieren visitar el país antes de que lleguen a EEUU.

La inversión en este rubro, si es que se le puede llamar así, ha dado también resultados significativos para la administración del presidente Barack Obama, sobre todo en cuanto a remoción de indocumentados.

Tan sólo el pasado año fiscal, 409,849 personas fueron deportadas del país (una cifra récord), y desde 1990 han sido deportados 4 millones de personas.

Sobre la cifra récord de 2012, ICE indicó que el 55% eran criminales, 21% ofensores reincidentes de las leyes de inmigración, 17% fueron deportados en la frontera y 3% eran prófugos. Otro 4 por ciento fue deportado por diferentes motivos.

A pesar de que el gasto y el esfuerzo implementado por la administración Obama en Inmigrción, un punto considerado importante por muchos, activistas pro inmigrantes como el reverendo José Landaverde, en Chicago, critican las medidas y dice que “es hora de parar las deportaciones”.

Landaverde aclaró sin embargo que no están en defensa de los criminales sino en pro de la unión familiar.

En noviembre pasado, luego del arresto de 34 indocumentados durante una redada de ICE en una empresa de tarimas en el área de Chicago, un grupo pro derechos de inmigrantes señaló que la falta de conversaciones sobre inmigración en Washington puede considerarse grave cuando al mismo tiempo arrestan y deportan a los trabajadores que se beneficiarían de una reforma migratoria.

“Las conversaciones sobre una reforma migratoria deben incluir una orden ejecutiva del presidente Barack Obama de una moratoria inmediata a las redadas y deportaciones”, agregaron los activistas.