Aprueban en Illinois las licencias para indocumentados

Por en Chicago 01/8/13 2:01pm
El representante estatal Edward Acevedo (D-2). E. JASON WAMBSGANS/TRIBUNE

SPRINGFIELD - Luego de un acalorado debate en el pleno de la Cámara de Representantes de Illinois, donde el tema migratorio se impuso al de la seguridad en carreteras, la propuesta de ley SB 957, que dará licencias de conducir a los indocumentados, fue finalmente aprobada.

La votación fue de 65 votos a favor por 46 en contra. La medida fue aprobada ayer en el Comité de Seguridad de Transportes y Vehículos también bajo un fuerte debate, en el que algunos jefes de policía del estado se opusieron a la medida.

La licencia a la que tendrán acceso ahora unos 250,000 indocumentados en el país es la que se otorga a visitantes temporales, conocida como Temporary Visitor’s Driver’s License.

Para que se convierta en ley, el gobernador Pat Quinn, quien ya había expresado su apoyo a la medida se ofreció también a firmarla para que así sea ya que el Senado la aprobó el mes pasado.

El documento será válido por tres años y para obtenerlo el solicitante deberá demostrar que ha residido en Illinois por al menos un año, algo que podrá comprobar con facturas de servicios, contratos de compra de vivienda o de renta de inmuebles.

En un comunicado de prensa, la Coalición de Illinois pro Derechos de Inmigrantes y Refugiados calificó el hecho como histórico y resaltó que, desde 2003, Illinois es el primer estado en aprobar una medida que otorga licencias a indocumentados, algo por lo que “hemos luchado desde hace 13 años”.

Para obtener la licencia, los solicitantes deberán aprobar recibir entrenamiento y aprobar el examen de manejo, además de que les exigirá obtener un seguro para el automóvil. Así, los “indocumentados podrán ir a trabajar, a la escuela, a la iglesia o de comprar sin temor a ser deportados”, agregó ICIRR en su comunicado.

El documento, sin embargo, no podrá ser utilizado como identificación oficial para abordar un avión, comprar un arma o votar.

Lograr que la propuesta de ley se aprobara no fue fácil. En sus argumentos finales, el representante estatal Edward Acevedo, patrocinador de la medida, señaló que el propósito de la medida era dar prioridad a la seguridad de los conductores en las carreteras del estado.

Sin embargo, representantes estatales como Dennis Reboletti, un republicano de Elmhurst, señaló que quedaban varios puntos pendientes y, junto con otros que se oponían a la medida, dijo que el tomar huellas dactilares debió ser parte de la propuesta. Su colega Randy Ramey, del Condado de DuPage, comentó que “muchísima gente va a tener acceso al documento” y que eso dará lugar “al fraude” y “el abuso”.

Pero Tom Cross, líder de los republicanos en la Cámara Baja, apoyó la medida bajo el argumento de que Illinois debe dar la bienvenida a los inmigrantes que “quieren trabajar y ser parte de nuestras comunidades. Debemos trabajar con ellos, no contra ellos”.

Para Toni Preckwinkle, presidenta de la Junta de Comisionados del Condado de Cook, la propuesta responde al “sentido común”, sobre todo porque se permitirá que manejen de forma legal quienes ya lo hacen y además reducirá costos para el condado en cortes y cárceles.

Su oficina indicó que el año pasado se emitieron 40,000 infracciones a conductores sin licencia, correspondientes al 10% de todos los casos que fueron a la corte de tránsito.

Jesse White, secretario del Estado, señaló que su oficina estará lista para atender la demanda de solicitudes que se presente luego de que la medida fue aprobada.

Por su parte, Rahm Emanuel, alcalde de Chicago, comentó en un comunicado que la medida permitirá que “la ciudad y el estado sean más amigables con los inmigrantes, al tiempo que nuestros caminos son más seguros” al hacer que quienes conducen en el estado estén entrenados y asegurados.

Artemio Arreola, director de Política de ICIRR, comentó por su parte que la aprobación de la medida es “un paso adelante para seguir la lucha por la reforma migratoria”.

Reforma al plan de pensiones

Uno de los temas que quedó pendiente en la legislatura que esta tarde concluyó fue la reforma al plan de pensiones del estado.

El plan, presentado por el gobernador Pat Quinn, quien buscaba de alguna manera resolver el creciente problema financiero que representa el sistema de retiros de los empleados gubernamentales, indica el diario Chicago Tribune.

El plan discutido esta tarde buscaba formar una comisión de ocho miembros nombrado por cuatro líderes legislativos, el cual se encargaría de reportar los cambios al sistema de pensiones y que se convertirían en ley a menos de que la Asamblea General votara para derogarlos.