Más resultados de nuestra encuesta a los proveedores de servicios a victimas de violencia doméstica

Por en Noticias 01/21/13 4:08pm
Una mujer y su bebé en su nuevo hogar, 02 de mayo 2012. (Stacey Wescott/ Chicago Tribune)

En Hoy, trabajamos en una serie sobre el fenomeno de la la violencia doméstica en las comunidades inmigrantes.

Nos comprometimos a mantener a nuestros lectores informados sobre nuestros resultados a medida que avanzamos.

Para empezar, averiguamos los recursos que están disponibles en la web para las víctimas de la violencia doméstica.

Hace casi dos semanas les informamos que el sitio web del Departamento de Servicios Humanos de Illinois contiene información fuera de la fecha en su página web.

La semana pasada publicamos los resultados preliminares de una encuesta a los proveedores de la violencia doméstica en el estado.

Aprendimos lo siguiente luego de platicar con siete organizaciones diferentes:

1) Los tiempos son difíciles para los proveedores de servicios a victimas de violencia doméstica

2) Hay más actividad bilingüe en las agencias que en sus sitios web

3) Pocas agencias cuentan el número de inmigrantes que asisten

4) Hay un fuerte compromiso para comunicar que hay opciones disponibles para víctimas de la violencia doméstica, pero no hay mucho esfuerzo dirigido específicamente a las comunidades inmigrantes

5) Los redes sociales no son un área fuerte para los proveedores

6) Ha muchos grupos de inmigrantes a quines les falta un proveedor específico.

La semana pasada encuestamos a 13 proveedores más para obtener una mejor visión de lo que hay para los inmigrantes.

(Dos de los proveedores, La Esperanza de Rochelle y el Centro Oasis de las Mujeres, no quisieron participar en nuestra encuesta.)

Esto es lo que aprendimos:

I. La raza, la etnicidad y la inmigración están confundidas

Una de las preguntas que hicimos a los proveedores es: “¿Recopilan información sobre la nacionalidad de sus clientes? Si es así,¿a cuántos inmigrantes les proporcionan servicios cada año?”

A la primera pregunta, la respuesta de muchos fue “Sí”.

Pero cuando hacemos otras preguntas, la respuesta es diferente.

Por ejemplo, Kathy Doherty, directora ejecutiva de Between Friends (Entre Amigos), nos dijo que su grupo considera que aproximadamente un tercio de sus clientes son afroamericanos, otro tercio son hispanos, un poco menos son blancos, y un pequeño porcentaje son los asiáticoamericanos.

Doherty nos envió información más específica por correo electrónico de su base de datos sobre los inmigrantes.

En ese correo, nos dijo que 39% de los clientes que sirve son hispanos y el 20% tienen capacitad limitada en el inglés. No tenía información más específica sobre los inmigrantes que sirve.

Esto no es para criticar a Doherty bajo ninguna circunstancia, pero es un ejemplo de lo que estamos viendo: Muchas agencias dicen “Sí” a la pregunta sobre el seguimiento de la nacionalidad, pero en su lugar tienden a referirse a la raza y la etnicidad.

Hay algunos grupos que sí anotan los inmigrantes de forma explícita. Apna Ghar es uno de ellos.

Pero nos dimos cuenta de que las víctimas no son contabilizadas por todos lugares.

II. Las restricciones federales limitan los recursos disponibles para los indocumentados 

Algo que aprendimos y planeamos seguir consiste en que algunos apartamentos de vivienda transitoria están restringidos a los inmigrantes debido a las normas establecidas por el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano.

Pat Davenport, que trabaja en A Safe Place, dijo que la organización mantiene un campus en Zion con 40 apartamentos para víctimas de violencia doméstica.

Veinte de esos apartamentos están abiertos a las víctimas de la violencia doméstica, independientemente de su estatus legal.

El resto de las viviendas, sin embargo, está fuera del alcance de las víctimas indocumentadas de violencia doméstica debido al financiamiento federal.

“No van a permitir que nadie viva allí si [no tienen estatus legal],” dijo Davenport.

III. Para muchos, los jóvenes son un foco de difusión

Varias organizaciones envían personal a las escuelas en su área de servicio para educar a los jóvenes sobre la violencia doméstica.

“Tenemos una gran cantidad de la educación en las escuelas y tratar de llegar a casa información a las familias a través de ese camino”, dijo Margaret Morrison, directora ejecutiva de la ADV y SAS.

“Tenemos una gran oportunidad para enviar información a las familias a través de las escuelas”, dijo Margaret Morrison, directora ejecutiva de la ADV y SAS.

Rosemary Cain, directora ejecutiva de Freedom House, dijo que ella tiene defensores que salen a la comunidad.

“Tenemos a los educadores de prevención que van a las escuelas”, dijo Cain. También van a la policía, los restaurantes y otros lugares para colocar los volantes y difundir la información acerca de su organización.

Otros que hablaron de visitas a las escuelas incluyen Mid-Central de Acción Comunitaria y Servicios Refugio Familiar.

Doherty, de Between Friends, nos dijo que su organización habló con unos 4,000 jóvenes -estudiantes de séptimo y octavo grados, principalmente- en las capacitaciones sobre la prevención de la violencia doméstica.

“Consideramos que la prevención es tan importante como el trabajo con personas que han sido afectadas por este fenómeno”, dijo Doherty. “La prevención es la clave para acabar con el ciclo de la violencia doméstica”.

IV. El transporte es un problema en los condados rurales

Fulton-Mason Servicio de Crisis sirve los condados de Mason y Fulton, dijo Martha Daly, directora ejecutiva de la agencia.

Es una comarca muy aislada y rural, dijo Daly y citó el “transporte” como uno de los grandes retos de su agencia. Eso se hizo eco de Morrison con ADV y SAS.

“Realmente no hay ningún transporte público en los condados de LaSalle y Livingston, y son dos de los más grandes del estado”, dijo Morrison.

“Hemos tenido gente que dice, ellos pueden pedir a un taxi'”, dijo Morrison. “Varias de nuestras comunidades no tienen servicio de taxis. No sólo no hay un servicio de autobús que va alrededor del condado [no hay taxis]“.

V. Testificar es desafiante y doloroso para las víctimas

Uno de los retos mencionados por los proveedores de servicios a victimas de violencia doméstica es el que enfrentan las víctimas de abuso: el sistema no es siempre amable con quienes buscan ayuda.

“Uno de los problemas más grandes es que es el sistema de justicia criminal, no el sistema de justicia de las víctimas,” dijo Carmen Figanbaum, de la Acción Comunitaria Centroamericana Central.

Figanbaum dijo que las víctimas son “casi siempre revictimizadas cuando regresen a la corte”.

Damos la bienvenida a sus comentarios.