Maestros de Chicago le quitan inversiones a fabricantes de armas de asalto

Por en Chicago 01/22/13 10:31am
Una ametralladora AR-15 a la venta en una tienda de Tinley Park, Illinois. SCOTT OLSON | GETTY

La masacre de 20 niños  y 6 adultos en la escuela primaria Sandy Hook, de Newtown, Connecticut, ya tuvo sus consecuencias para los fabricantes de armas, por lo menos en Chicago.

El martes, la Junta que administra los fondos de jubilación de los maestros de esa ciudad, retiró $260,000 en inversiones a compañías que fabrican armas de asalto.

Lo anterior como una forma de evitar riesgos, según un comunicando de la Junta del Fondo de Pensiones de los Maestros de Chicago (Chicago Teachers’ Pension Fund, CTPF).

La miembros de la Junta votaron para retirar los fondos la semana pasada, pero recién dieron a conocer los resultados de su voto.

Jay Rehak, presidente de la Junta, indicó que al retirar los fondos, los miembros de la Junta de CTPF tomaron en cuenta que el valor de las acciones de los fabricantes de armas de asalto puede ser afectado por riesgos de “reputación, reglamentación y estatuto”.

“Somos maestros, en aulas y escuelas todos los días, y muchos de nosotros desafortunadamente entienden demasiado bien las tragedias por la violencia de las armas”, según Rehak, quien agregó que en el pasado ciclo escolar 319 estudiantes de las Escuelas Públicas de Chicago (CPS) fueron heridos de bala y 24 de ellos fallecieron.

“Estas no son sólo estadísticas trágicas, sino que son nuestros estudiantes”, indicó Rehak.

La decisión de la junta de CTPF viene días después que el alcalde de Chicago Rahm Emanuel pidiera a su contralor revisar los fondos de jubilación de la ciudad para retirar las inversiones a las empresas que fabrican o venden armas de asalto.

Según CTPF, la Junta maneja unos $9.5 mil millones en inversiones, de los cuales tres incluyen a fabricantes de armas. Los $260,000 retirados representan el .003 por ciento del portafolio de los fondos de jubilación de los maestros.

Mientras, la Junta toma tomó este voto, la Asociación Nacional del Rifle (NRA), que aboga por la portación de armas, indicó que por seguridad todas las escuelas del país deberían tener guardias armados, entre otras medidas para evitar tragedias.

Sin embargo, esa posición ha sido criticada en Chicago por líderes religiosos y grupos opuestos a las armas.