Clinton niega que se buscara ocultar lo ocurrido en Bengasi

Hillary Clinton, secretaria de Estado de EEUU, al comparecer esta mañana ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado. PETE MOROVICH | EFE

WASHINGTON - La secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, desestimó el miércoles las acusaciones republicanas de que el gobierno había tratado de encubrir hechos relacionados con el ataque al consulado estadounidense en Bengasi.

“Sólo quiero decir que hay gente que acusó a la embajadora (de Estados Unidos ante la ONU, Susan) Rice y al gobierno de engañar a los estadounidenses. Puedo decir, tratando de situarme en lo que estaba ocurriendo y entender lo que estaba pasando, que nada podría estar más lejos de la verdad”, dijo Clinton en una audiencia del Senado sobre el ataque del pasado 11 de septiembre.

“¿Qué diferencia hace?”, añadió acaloradamente, golpeando el puño sobre la mesa, cuando un senador le preguntó repetidamente por qué el gobierno había culpado inicialmente de manera falsa por el ataque a manifestantes que se congregaban fuera de la legación diplomática en esa ciudad de Libia.

‘Diferencias’ en gestión

Clinton admitió también que ella dirigió la gestión al ataque al consulado del país en Bengasi y que hubo “deficiencias” en la misma, al tiempo que lo enmarcó en un entorno de creciente inestabilidad en el norte de África.

“Bengasi no ocurrió en un vacío”, dijo Clinton al comienzo de unla audiencia. “Las revoluciones árabes han revuelto las dinámicas de poder y sacudido a las fuerzas de seguridad en toda la región”, agregó.

Al Qaeda en África

La funcionaria también advirtió de la creciente presencia del terrorismo en el norte de África y pronosticó que Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) continuará su “empresa criminal” en Mali.

“Esto va a ser una amenaza muy seria y continua”, alertó Clinton y señaló que “esto no es solo un grupo de terroristas, es una empresa criminal”, sostuvo.

Sobre e papel de Sisan Rice

En tanto, la secretaria de Estado aclaró que no fue ella quien seleccionó a la embajadora de su país ante la ONU, Susan Rice, para dar a conocer las informaciones de inteligencia sobre el ataque que sufrió el pasado septiembre el consulado estadounidense en Bengasi (Libia).

Sin embargo, la secretaria añadió en la audiencia que “¿a estas alturas qué importa eso? Nuestro trabajo ahora es que esto no vuelva a ocurrir otra vez”.

El ataque sobre la misión de EEUU en Bengasi se cobró la vida de cuatro estadounidenses, entre ellos el embajador Chris Stevens.

Las críticas republicanas a Rice tienen que ver con la ronda de entrevistas televisivas que hizo días después del ataque en Bengasi y en las que lo atribuyó a protestas espontáneas alrededor del consulado, pese a que las primeras informaciones de la CIA ya apuntaban a un ataque terrorista planificado.

No obstante, después se ha sabido que la Oficina del director de Inteligencia Nacional (DNI), James Clapper, eliminó las palabras “terrorismo” y “Al Qaeda” de los informes sobre el ataque en Bengasi, lo que parece explicar la versión que defendió Rice en televisión.

Tras reunirse a finales de noviembre con varios de los senadores republicanos más críticos con ella, Rice reconoció que sus declaraciones iniciales sobre el ataque fueron “incorrectas”, pero subrayó que nunca quiso “engañar”.

Poco más tarde, se retiró de la lista como posible sucesora de Clinton en la Secretaría de Estado.

“Tienen razón”, reconoció Clinton, “era un atentado terrorista y lo denominamos ataque por milicianos fuertemente armados y eso pasó claramente. Pero -matizó-, la gran pregunta qué lo causó y por qué no lo supimos. No supimos dónde estaban los atacantes ni cuáles eran sus motivos”.

Clinton se refirió también al informe independiente que ella misma encargó para esclarecer los acontecimientos, conocido como ARB (en inglés), y recordó que “el panorama sigue siendo todavía un tanto complicado” porque, como el documento especifica, “las preguntas clave en torno a la identidad, las acciones y motivaciones de los autores quedan por determinar”.

“Recomiendo que todos los miembros y el personal (del Comité) lean la versión clasificada de la ARB, que entra en mayor detalle. Yo, obviamente, no puedo hablar de ello, pero no entraré en más detalles porque había una gran variedad de posibles causas y factores desencadenantes de este ataque”, dijo.

“Hay pruebas de que los ataques fueron deliberados, oportunistas y precoordinados, pero no son necesariamente indicativas de una planificación exhaustiva”, aclaró.

En

EEUU, Noticias

Temas en este artículo

ataque, Bengasi, Clinton, Comparecencia

El autor

Agencias es contribuidor Vívelohoy

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero debemos indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página. Evita, por favor, las descalificaciones personales, comentarios maleducados, o calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, o a otro comentarista.